Aque­llo pa­re­cía la en­tra­da al infierno

Tiempo - - A FONDO -

sue­lo. “El so­ni­do no se te ol­vi­da. Aque­llo pa­re­cía la en­tra­da del infierno, una si­tua­ción dan­tes­ca”, re­me­mo­ra. De in­me­dia­to pen­só en lla­mar al hos­pi­tal Be­lle­vue, el más cer­cano, pa­ra de­cir­les que se pre­pa­ra­sen pa­ra la lle­ga­da de he­ri­dos, pe­ro el mó­vil no le fun­cio­nó. Una per­so­na le pro­pu­so en­trar en un edi­fi­cio co­lin­dan­te, el Fi­nan­cial Cen­ter, don­de ha­bía te­lé­fo­nos fi­jos des­de los que lla­mar.

Mien­tras ha­bla­ba en la pri­me­ra plan­ta, to­do em­pe­zó a mo­ver­se, a caer­se y se fue la luz. Era la caí­da de la pri­me­ra to­rre, la Sur. No se vino aba­jo del to­do, sino que se la­deó y ca­yó en par­te so­bre el edi­fi­cio en el que me en­con­tra­ba. Allí es­tá­ba­mos unas diez per­so­nas, con mu­cho pol­vo y con di­fi­cul­ta­des pa­ra res­pi­rar, has­ta que apa­re­ció un án­gel de la guar­da con una lin­ter­na que nos di­jo que no nos mo­vié­ra­mos, que nos aga­rrá­se­mos de la mano y es­pe­rá­se­mos a que él vol­vie­se tras en­con­trar una sa­li­da”.

Al ca­bo de unos mi­nu­tos re­gre­só esa per­so­na pa­ra sa­car­les de allí. Se pu­sie­ron en fi­la in­dia de­trás de ese in­di­vi­duo. Ro­jas Mar­cos iba el úl­ti­mo y al sa­lir a la luz vio que no que­da­ba na­da del pues­to de man­do que ha­bían pues­to los bom­be­ros. Ha­bía sal­va­do la vida por los pe­los.

En­con­tró su co­che y con la ayu­da del chó­fer fue­ron a re­co­ger a su hi­ja de 9 años al co­le­gio cer­cano en el que es­ta­ba. To­da aque­lla par­te de Man­hat­tan es­ta­ba cu­bier­ta de pol­vo y des­pe­día un des­agra­da­ble olor, pe­ro lo peor no ha­bía pa­sa­do. Cuan­do iban su­bien­do por Park Ave­nue en di­rec­ción Nor­te, con el pa­ra­bri­sas cu­bier­to de ce­ni­za, sa­lió una am­bu­lan­cia de una ca­lle ad­ya­cen­te y les “afei­tó” el pa­ra­cho­ques de­lan­te­ro. “Lle­ga­mos a ca­sa, de­jé a mi hi­ja y fui al hos­pi­tal Be­lle­vue. Allí es­ta­ban es­pe­ran­do doc­to­ras y en­fer­me­ras... pe­ro no ha­bía he­ri­dos”. Fue en ese mo­men­to cuan­do le hi­cie­ron la fo­to de la iz­quier­da. Una de las pa­ra­do­jas del 11-S es que el nú­me­ro de he­ri­dos gra­ves fue bas­tan­te ba­jo en com­pa­ra­ción con los fa­lle­ci­dos. La ma­yo­ría de los muer­tos per­die­ron sus vi­das en la zo­na ce­ro por­que no les dio tiem­po a sa­lir. So­lo una do­ce­na de in­gre­sa­dos su­cum­bie­ron a sus he­ri­das en los hos­pi­ta­les.

ARo­jas Mar­cos se le en­tre­cor­ta la voz cuan­do ha­bla de sus pro­pias se­cue­las. “Mi da­ño fue men­tal, no fí­si­co. Sal­vé la vida por cin­co mi­nu­tos, lo que tar­dé en lle­gar al te­lé­fono. El so­ni­do, el rui­do, el ver a la gen­te caer... to­do eso se une a la in­cer­ti­dum­bre en las se­ma­nas si­guien­tes al 11-S”, re­cuer­da.

Al prin­ci­pio lle­vó bien el as­pec­to aními­co, yen­do de un hos­pi­tal a otro pa­ra ani­mar a los pro­fe­sio­na­les y a la gen­te que iba pre­gun­tan­do por sus se­res que­ri­dos con la es­pe­ran­za de en­con­trar­los con vida. Pe­ro al ca­bo de dos se­ma­nas, en una reunión en el hos­pi­tal Queens de Brooklyn, una en­fer­me­ra pi­dió la pa­la­bra y le pre­gun­tó al “doc­tor Mar­cos” có­mo se sen­tía. “Aque­llo no me lo es­pe­ra­ba y me que­dé sin po­der ha­blar. La je­fa del hos­pi­tal se dio cuen­ta y cam­bió de te­ma. Esa mis­ma no­che, el je­fe de psi­quia­tría del hos­pi­tal me lla­mó pa­ra de­cir­me que yo ne­ce­si­ta­ba ayu­da. Así que el psi­quia­tra Ro­jas Mar­cos se pu­so en ma­nos de com­pa­ñe­ros su­yos de pro­fe­sión. “Apren­dí va­rias co­sas de aquel día. La pri­me­ra, que uno no es in­vul­ne­ra­ble: los psi­quia­tras ne­ce­si­tan a los psi­quia­tras. En mi me­mo­ria es­tán gra­ba­dos los sen­ti­dos, las imá­ge­nes, los olo­res, las sen­sa­cio­nes. Y si to­do es­to lo re­vi­vo de al­gu­na ma­ne­ra, me sien­to tris­te”.

Otro des­cu­bri­mien­to pa­ra él fue la ola de so­li­da­ri­dad que se pu­so en mar­cha a las po­cas ho­ras de los aten­ta­dos. “En me­nos de dos ho­ras ha­bía co­las a las puer­tas de los hos­pi­ta­les con gen­te que no se que­ría ir de allí si no do­na­ba san­gre. Exi­gían ayu­dar a pe­sar de que se les de­cía que no ha­bía he­ri­dos. Ese al­truis­mo me sor­pren­dió mu­chí­si­mo”. Nue­va York no es­ta­ba pre­pa­ra­da pa­ra or­ga­ni­zar a los mi­les de vo­lun­ta­rios que apa­re­cie­ron tras la tra­ge­dia. Un as­pec­to que ya se ha co­rre­gi­do. “En los ma­nua­les que te­ne­mos se ex­pli­ca có­mo en­cau­zar la la­bor de los ciu­da­da­nos que exi­gen ayu­dar, qué ha­cer con ellos, có­mo or­ga­ni­zar esa fuer­za”, con­clu­ye.

Luis Ro­jas Mar­cos y su chó­fer tras so­bre­vi­vir al de­rrum­be de las to­rres y sa­lir de la zo­na ce­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.