Sal­va­dor Tá­vo­ra DI­REC­TOR TEA­TRAL

Tiempo - - A FONDO -

El gru­po de tea­tro La Cua­dra de Se­vi­lla te­nía pro­gra­ma­da la obra Car­men del 12 al 23 de sep­tiem­bre en el City Cen­ter, un tea­tro ubi­ca­do en la ave­ni­da 55 de Man­hat­tan. Sal­va­dor Tá­vo­ra (Se­vi­lla, 1934) y su gen­te es­ta­ban pre­pa­ran­do el es­pec­tácu­lo aque­lla ma­ña­na del 11-S cuan­do so­bre­vino el pri­mer im­pac­to.

“Se veía to­do per­fec­ta­men­te a lo le­jos y nos lle­ga­ban los so­ni­dos de la zo­na ce­ro. Y lle­gó un mo­men­to en el que veía­mos la ca­tás­tro­fe con nues­tros pro­pios ojos al mis­mo tiem­po que en las pan­ta­llas de te­le­vi­sión”. De aque­llos mi­nu­tos de in­cer­ti­dum­bre y de los si­guien­tes al de­rrum­be de los edi­fi­cios se que­da con la im­pre­sión que le pro­du­jo el ver có­mo la gen­te re­za­ba en las ca­lles, “ca­da uno a su ma­ne­ra”.

El día más lar­go de sus vi­das ter­mi­nó “de la ma­ne­ra más ex­tra­ña po­si­ble”, ya que la al­cal­día de Nue­va York les pi­dió que man­tu­vie­sen el es­pec­tácu­lo del día si­guien­te co­mo ges­to con­tra el te­rror. La com­pa­ñía es­ta­ba alo­ja­da en la zo­na de Man­hat­tan en la que ya no se po­día en­trar, así que Tá­vo­ra de­ci­dió que la fun­ción de Car­men fue­se a puer­tas abier­tas y sin co­brar la en­tra­da a los que se acer­ca­sen por allí.

La ini­cia­ti­va fue un éxi­to ro­tun­do pues el tea­tro se lle­nó de gen­te que ha­bía com­pra­do sus en­tra­das, pe­ro tam­bién de per­so­nas que bus­ca­ban al­go con lo que apa­ci­guar el do­lor del día an­te­rior. El pro­pio Tá­vo­ra se di­ri­gió a los pre­sen­tes al ini­cio de la fun­ción con unas sen­ti­das y es­tre­me­ce­do­ras pa­la­bras en in­glés y cas­te­llano que no de­ja­ron in­di­fe­ren­te a na­die: “To­do fue emo­cio­nan­te esa no­che. La ca­tás­tro­fe pe­só mu­cho y pro­vo­có una es­pe­cie de ca­tar­sis”, su­bra­ya a TIEM­PO. So­lo dos tea­tros más abrie­ron aquel 12-S.

Al día si­guien­te, el crí­ti­co de tea­tro del dia­rio The New York Ti­mes con­tó a sus lec­to­res “que nun­ca las cam­pa­nas del es­pec­tácu­lo so­na­ron tan­to a muer­te co­mo aque­lla no­che”. Pe­ro al me­nos la ciu­dad re­cu­pe­ró al­go de su ale­gría.

La com­pa­ñía La Cua­dra de Se­vi­lla al com­ple­to, en los días pos­te­rio­res al 11-S en el tea­tro City Cen­ter.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.