EL GRAN FA­LLO DE LAS AGEN­CIAS DE IN­TE­LI­GEN­CIA FUE SU DESCOORDINACIÓN

Tiempo - - A FONDO -

de des­per­tar a los ser­vi­cios se­cre­tos y re­que­rir­les de nue­vo un es­fuer­zo sin lí­mi­te pa­ra aca­bar con el enemi­go.

Lo pri­me­ro que pen­sa­ron los es­ta­dou­ni­den­ses al des­per­tar de la pe­sa­di­lla de ese día es que no es­ta­ban se­gu­ros ni en sus pro­pias ca­sas, que lo que no ha­bían con­se­gui­do los ru­sos lo ha­bía lle­va­do a ca­bo un gru­po del que muy po­cos ha­bían oí­do ha­blar: Al Qae­da. Sus ser­vi­cios de se­gu­ri­dad ha­bían fa­lla­do. Ni el FBI, ni la CIA, ni la NSA, ni las de­ce­nas de agen­cias más pe­que­ñas de di­ver­sos de­par­ta­men­tos ha­bían con­se­gui­do re­unir la in­for­ma­ción su­fi­cien­te pa­ra evi­tar el aten­ta­do. Bi­llo­nes y bi­llo­nes in­ver­ti­dos en se­gu­ri­dad no ha­bían ser­vi­do pa­ra na­da.

La co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción crea­da en el Con­gre­so fue du­ra con to­dos y de­mos­tró que el gran fa­llo, el im­per­do­na­ble fa­llo, ha­bía si­do que ha­bían dis­pues­to de nu­me­ro­sos da­tos ais­la­dos que se­ña­la­ban la pre­pa­ra­ción de un aten­ta­do de Al Qae­da, pe­ro que ca­da agencia ha­bía ac­tua­do a su bo­la, sin coor­di­na­ción de nin­gún ti­po.

Otro fa­llo im­per­do­na­ble fue que con el río sin fin de di­ne­ro in­ver­ti­do pa­ra ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad del país, un año an­tes de los aten­ta­dos, la uni­dad de la CIA de­di­ca­da a lu­char con­tra Al Qae­da se que­jó de la in­su­fi­cien­cia de su pre­su­pues­to. Es de­cir, no fue­ron ca­pa­ces de ver que en­tre cien­tos de ame­na­zas, la más gra­ve era la de ese hom­bre alar­ga­do y bar­bu­do que vi­vía es­con­di­do en un pue­blo per­di­do de Af­ga­nis­tán: Osa­ma Bin La­den.

El mun­do cam­bió, y con ellos Es­pa­ña, por­que la ven­gan­za del pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se, Geor­ge W. Bush, in­clu­yó en un pri­mer mo­men­to aca­bar con el escondite de su enemi­go en Af­ga­nis­tán, lo que hi­zo sin mu­chos pro­ble­mas, aun­que sin po­der cap­tu­rar­lo. Pa­ra ese mo­men­to, la CIA ya ha­bía mo­vi­li­za­do a sus co­le­gas de to­do el mun­do pa­ra que les ayu­da­ran a aca­bar con Al Qae­da. Es­pa­ña fue uno de sus pri­me­ros des­ti­nos, al des­cu­brir que me- ses an­tes del 11-S uno de los im­pli­ca­dos, Moha­med At­ta, ha­bía pa­sa­do por va­rias ciu­da­des es­pa­ño­las.

El CNI y la Po­li­cía Na­cio­nal se vol­ca­ron co­mo nun­ca pa­ra de­te­ner a la red de apo­yo de Al Qae­da en Es­pa­ña. Diez días des­pués del aten­ta­do, de­tu­vie­ron a seis ar­ge­li­nos. Y dos me­ses des­pués, se ini­ció la ope­ra­ción Dá­til que su­pu­so el en­car­ce­la­mien­to de otras 13 per­so­nas, en­tre las que es­ta­ba su ca­be­ci­lla, Abu Dah­dah. Es­tos de­te­ni­dos y los que si­guie­ron en los me­ses pos­te­rio­res –en­tre los po­li­cías es­pa­ño­les ha­bía em­po­tra­dos agen­tes del FBI–, con­fir­ma­ban que en Es­pa­ña los te­rro­ris­tas is­la­mis­tas se de­di­ca­ban a la­bo­res de re­ta­guar­dia y cap­ta­ción, no a pre­pa­rar aten­ta­dos.

En la ma­yor par­te de los paí­ses de to­do el mun­do se in­ter­pre­tó que el 11-S era una gue­rra par­ti­cu­lar de Al Qae­da y gru­pos is­la­mis­tas con­tra Es­ta­dos Uni­dos, un gra­ve error que mu­chos ter­mi­na­rían pa­gan­do. El pri­me­ro que lo vi­sua­li­zó fue Es­pa­ña. El Go­bierno de Jo­sé Ma­ría Az­nar y to­dos los ser­vi­cios de se­gu­ri­dad ba­jo sus ór­de­nes se vol­ca­ron con Es­ta­dos Uni­dos. A las de­ten­cio­nes con­ti­nuas si­guió la de­ci­sión del pre­si­den­te del Go­bierno de par­ti­ci­par ac­ti­va­men­te en la in­va­sión pro­mo­vi­da por Bush con­tra Irak. La de­ci­sión po­lí­ti­ca de Az­nar, no sus­ten­ta­da en da­tos reales so­bre las co­ne­xio­nes de Al Qae­da con Sa­dam Hu­sein, ni en la exis­ten­cia de ar­mas de des­truc­ción ma­si­va, lle­vó a Es­pa­ña a la pri­me­ra lí­nea de la lu­cha con­tra Bin La­den. Y el 11 de mar­zo de 2004, sin que na­die fue­ra ca­paz de evi­tar­lo, Madrid fue ata­ca­da por los yiha­dis­tas.

Al­gu­nas me­di­das an­ti­te­rro­ris­tas pro­mo­vi­das por Es­ta­dos Uni­dos, co­mo los con­tro­les ex­haus­ti­vos en los ae­ro­puer­tos, ya ha­bían ex­ten­di­do la sen­sa­ción de ame­na­za so­bre la po­bla­ción de to­do el mun­do. Es­pa­ña y otros paí­ses oc­ci­den­ta­les ha­bían au­men­ta­do las per­so­nas y me­dios de­di­ca­dos a com­ba­tir­los, pe­ro has­ta que no lle­gó el 11-M no se en­cen­dió en nues­tro te­rri­to­rio la luz de alar­ma prio­ri­ta­ria.

Un año des­pués, el 7 de ju­lio de 2005, el ata­que fue con­tra tres va­go­nes de me­tro y un au­to­bús de Lon­dres. Ya no bas­ta­ba con que to­dos los ciu­da­da­nos tu­vie­ran que des­cal­zar­se an­tes de vo­lar en un avión. Aho­ra, has­ta se con­tro­la­ban las mo­chi­las que acom­pa­ña­ban a los jó­ve­nes al en­trar en el me­tro. Los ser­vi­cios de se­gu­ri­dad dis­pa­ra­ron sus pre­su­pues­tos pa­ra ha­cer fren­te a la ame­na­za.

La co­la­bo­ra­ción in­ter­na­cio­nal lle­gó a unos ni­ve­les des­co­no­ci­dos, aun­que al­gu­nos paí­ses se­guían re­ti­cen­tes a con­si­de­rar que la ame­na­za ini­cia­da el 11-S pu­die­ra al­can­zar su te­rri­to­rio. Bél­gi­ca no lo vio ni cuan­do sus ve­ci­nos fran­ce­ses su­frie­ron di­ver­sos aten­ta­dos. Pa­ra en­ton­ces, Bin La­den ha­bía si­do aba­ti­do en Pa­kis­tán por tro­pas de éli­te de EEUU, Al Qae­da ha­bía dis­mi­nui­do co­mo ame­na­za y ha­bía na­ci­do el Es­ta­do Is­lá­mi­co, aún más mor­tí­fe­ro y sal­va­je.

Ac­tual­men­te, el mun­do vi­ve con­vul­sio­na­do por el te­rro­ris­mo is­la­mis­ta, los ser­vi­cios se­cre­tos y po­li­cia­les lo tie­nen mar­ca­do co­mo la ame­na­za nú­me­ro 1 y los paí­ses vi­ven con el te­mor de que sus cam­pos de fút­bol o sus sa­las de fies­ta sean ata­ca­dos. To­do co­men­zó el 11 de sep­tiem­bre de 2001.

Bom­be­ros y per­so­nal sa­ni­ta­rio atien­den a los he­ri­dos tras el de­rrum­be de las To­rres Ge­me­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.