Vir­gi­nia y los li­bros

Tiempo - - VIVIR -

De Vir­gi­nia Woolf lo sa­bía­mos ca­si to­do, ex­cep­to to­do lo que ella sa­bía de li­te­ra­tu­ra. Aho­ra, gra­cias a la pu­bli­ca­ción de Ho­ras en una bi­blio­te­ca (Seix Ba­rral) ac­ce­de­mos a una se­lec­ción de ma­te­ria­les crí­ti­cos, re­fle­xi­vos, mis­ce­lá­neos, con los que la au­to­ra de Al fa­ro com­ple­men­ta­ba su ta­rea li­te­ra­ria, ayu­dán­do­se y ayu­dán­do­nos a com­pren­der el ac­to crea­ti­vo, el don, la ilu­mi­na­ción.

La apro­xi­ma­ción de Vir­gi­nia Woolf a au­to­res co­mo Mel­vi­lle, Tac­ke­ray, Con­rad o Dos­toievs­ki nos per­mi­te re­leer sus res­pec­ti­vas obras des­de un pun­to de vis­ta en­ri­que­ce­dor. De es­te úl­ti­mo, por ejem­plo, Vir­gi­nia anotó que ope­ra­ba de ma­ne­ra con­tra­ria a los no­ve­lis­tas de su épo­ca. “Es­tos re­pro­du­cen las apa­rien­cias ex­ter­nas (cos­tum­bres, com­por­ta­mien­tos, pai­sa­jes), pe­ro ra­ra vez el tu­mul­to del pen­sa­mien­to que hu­ra­ca­na den­tro de su pro­pio áni­mo”. Y así, en efec­to, so­lía apli­car­se Dos­toievs­ki en su ob­ser­va­ción de la vida de hom­bres y mu­je­res des­de una óp­ti­ca dis­tin­ta a la de los es­cri­to­res y lec­to­res de su tiem­po. “Con­ti­nua­men­te nos pre­gun­ta­mos si re­co­no­ce­mos el sen­ti­mien­to que Dos­toievs­ki nos mues­tra –se cues­tio­na­ba Woolf–, y con­ti­nua­men­te com­pren­de­mos, siem­pre con el so­bre­sal­to de lo ines­pe­ra­do, que an­tes lo ha­bía­mos vis­to en no­so­tros mis­mos”.

No so­lo de es­cri­to­res se ali­men­ta­ba Vir­gi­nia. Pa­ra de­mos­trar­lo, la re­se­ña que de­di­có a Wal­ter Sic­kert, a quien con­si­de­ra­ba el me­jor pin­tor vi­vo de In­gla­te­rra. Por aque­lla épo­ca, Sic­kert to­da­vía no ha­bía al­can­za­do la con­si­de­ra­ción de sos­pe­cho­so de en­car­nar a Jack el Des­tri­pa­dor y sen­ta­ba cá­te­dra con su Lon­dres som­brío y esos ros­tros sa­ca­dos de la ca­lle

Ien sus orí­ge­nes, Woolf acu­ñó lú­ci­das opi­nio­nes. Des­de el ca­rác­ter vi­ca­rio de es­te nue­vo ar­te con res­pec­to a la li­te­ra­tu­ra, des­de sus so­bre­car­ga­das Anas Ka­re­ni­nas y fal­sos Vrons­kis a la ele­men­ta­li­dad de sus ini­cia­les re­cur­sos –“Un be­so es el amor. Una ta­za ro­ta son los ce­los. Una son­ri­sa es la fe­li­ci­dad, la muer­te es un fé­re­tro”–. Y, en se­gui­da, un prin­ci­pio de in­de­pen­den­cia, esa re­be­lión del ci­ne con res­pec­to a la li­te­ra­tu­ra que a Vir­gi­nia le pa­re­ció en­tre­ver en Doc­tor Ca­li­ga­ri (“Pa­re­ce evi­den­te que el ci­ne tie­ne en su po­der in­nu­me­ra­bles sím­bo­los de la emo­ción que has­ta el mo­men­to no han en­con­tra­do el cau­ce de ex­pre­sión idó­neo”).

Opi­nio­nes cla­ras y úti­les: nor­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.