La Ma­ri­na bri­tá­ni­ca, ba­jo el man­do de Chur­chill, desa­rro­lló los pri­me­ros tan­ques

Tiempo - - VIVIR -

ve­nes ofi­cia­les na­va­les bri­tá­ni­cos los que en 1915 su­gi­rie­ron cons­truir un na­vío te­rres­tre blin­da­do al pri­mer lord del Al­mi­ran­taz­go, rim­bom­ban­te nom­bre que en In­gla­te­rra de­sig­na al mi­nis­tro de Ma­ri­na, ocu­pa­do por un po­lí­ti­co con fa­ma de po­co con­ven­cio­nal, Wins­ton Chur­chill.

Chur­chill es una de las per­so­na­li­da­des más ri­cas de la His­to­ria. Es­ta­dis­ta, mi­li­tar, aven­tu­re­ro, pe­rio­dis­ta, ora­dor, pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra, gran be­be­dor y he­do­nis­ta que a ve­ces re­ca­la­ba en el po­zo de la de­pre­sión, era tam­bién un apa­sio­na­do del pro­gre­so tec­no­ló­gi­co, co­mo pu­so de ma­ni­fies­to la ex­po­si­ción Chur­chill cien­tí­fi­co del Mu­seo de Cien­cias de Lon­dres ha­ce dos años. Su acer­ca­mien­to a la cien­cia era no obs­tan­te he­te­ro­do­xo o, se­gún al­gu­nos, más cer­cano a la cien­ciafic­ción. Era ami­go de H.G. Wells, cu­ya crea­ción li­te­ra­ria le in­flu­yó. De­cía que La má­qui­na del tiem­po de Wells era “uno de los li­bros que me lle­va­ría al pur­ga­to­rio”, y el pro­pio Chur­chill pu­bli­có ar­tícu­los con tí­tu­los pro­pios de ma­ga­zi­ne de cien­ciafic­ción, co­mo Los ra­yos de la muer­te o ¿Hay hom­bres en la Lu­na? Chur­chill te­nía vi­sión de fu­tu­ro; en 1920, sien­do mi­nis­tro de Avia­ción, pro­yec­tó crear una po­ten­te fuer­za aé­rea pa­ra con­tro­lar Orien­te Me­dio sin ne­ce­si­dad de gran­des in­va­sio­nes te­rres­tres, un plan exac­ta­men­te apli­ca­do por Es­ta­dos Uni­dos en la Pri­me­ra Gue­rra del Gol­fo con­tra Iraq, en 1990. Y en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial di­se­ñó pro­to­ti­pos de má­qui­nas de gue­rra que lla­ma­ba fun­nies (ex­tra­va­gan­cias). Res­pal­dó he­te­ro­do­xos de­par­ta­men­tos de in­ves­ti­ga­ción mi­li­tar co­mo el MD1 (Mi­nis­te­rio de De­fen­sa 1), co­no­ci­do co­mo “la tien­da de ju­gue­tes de Chur­chill”, o el no­to­rio DMWD de la Ma­ri­na, apo­da­do Whee­zers Dod­gers (Ja­dean­tes y eva­si­vos). Allí tra­ba­ja­ban ge­nios y cha­la­dos ca­pa­ces de con­ce­bir fun­nies co­mo el Gran Pa­jan­drum, una rue­da gi­gan­te car­ga­da de ex­plo­si­vos pa­ra ho­ra­dar las de­fen­sas de Nor­man­día, o el Pro­yec­to Ha­ba­kuk, un por­ta­vio­nes so­bre una pla­ta­for­ma flo­tan­te de hie­lo. Pe­ro ade­más de es­tos inventos es­tra­fa­la­rios, crea­ron el Mul­berry, el puer­to ar­ti­fi­cial que hi­zo po­si­ble la in­va­sión de Eu­ro­pa del Día D.

Vol­va­mos a la Gran Gue­rra y el tan­que, cu­ya pri­me­ra idea se la ha­bía da­do a Chur­chill H.G. Wells, que en 1903 pu­bli­có el cuen­to Los aco­ra­za­dos te­rres­tres, de don­de es ob­vio que se de­ri­va la de­no­mi­na­ción del Co­mi­té de Na­víos Te­rres­tres, crea­do por Chur­chill en fe­bre­ro de 1915. Lo cier­to es que la idea de los ma­ri­nos bri­tá­ni­cos era pre­ci­sa­men­te esa, lle­var a tie­rra una ver­sión del bu­que de gue­rra que do­mi­na­ba los ma­res, el aco­ra­za-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.