Juan Ga­briel de­ja so­la a la Pan­to­ja

La fol­cló­ri­ca llo­ra la muer­te de su fiel ami­go, el can­tau­tor me­xi­cano Juan Ga­briel, que com­pu­so el nue­vo dis­co que Isa­bel gra­bó an­tes de en­trar en la cár­cel. El lan­za­mien­to de es­te nue­vo tra­ba­jo se­rá en oc­tu­bre.

Tiempo - - VIVIR - JE­SÚS MA­RI­ÑAS

Otra vez viu­da, qué pe­na, pe­na. Pa­re­ce una co­pla luc­tuo­sa, re­no­va­do la­men­to, digno del maes­tro Juan So­lano que la des­cu­brió y con el que se por­tó tan mal co­mo re­cien­te­men­te con su re­pre­sen­tan­te Ma­ría Na­va­rro. Nue­vo lu­to en el per­ma­nen­te vía cru­cis de la can­tan­te. En­ca­de­na las des­gra­cias co­mo si fue­sen ro­sa­rios. Otra vez in­con­so­la­ble. Per­dió al ami­go y tam­bién al que con­fia­ba fue­se ta­bla de sal­va­ción. Juan Ga­briel la sa­ca­ría a flo­te des­pués de la cár­cel y el es­pi­no­so, y to­da­vía no re­suel­to, te­ma de Ju­lián Mu­ñoz y su sa­queo al di­ne­ro mar­be­llí. Tu­te­la­da por el au­tor de 2.000 can­cio­nes fa­mo­sas, me­jor au­tor que can­tan­te, ya de mi­to a le­yen­da jun­to con gran­des co­mo Agus­tín La­ra, el ro­mán­ti­co Ar­man­do Man­za­ne­ro, re­no­va­dor del bo­le­ro, y Jo­sé Al­fre­do Ji­mé­nez, mí­ti­co ha­ce­dor de ran­che­ras inmortales. Cua­tro ge­nios crea­ti­vos que en el ca­so de Juan Ga­briel pri­me­ro se pren­dó de las con­di­cio­nes ar­tís­ti­cas de Agus­tín Pan­to­ja, vi­vió ba­jo su tu­te­la du­ran­te ca­si cin­co años, apren­dió y cre­ció mu­si­cal­men­te. Un bo­le­ro que aca­bó en tan­go o has­ta pa­so­do­ble ja­lea­do por una Isa­bel que a tra­vés de su en­ton­ces jo­ven her­mano que­dó des­lum­bra­da por el au­to­rin­tér­pre­te que le ofre­cía un mun­do de opor­tu­ni­da­des in­ter­na­cio­na­les.

Él la in­tro­du­jo en Mé­xi­co, don­de so­lo se hi­zo un hue­qui­to pe­se al apo­yo, igual que Ro­cío Ju­ra­do. No tu­vie­ron la suer­te, o aca­so el en­can­to, de Ro­cío Dúr­cal, allí lla­ma­da la Se­ño­ra tras seis LP a su me­di­da. Los vi­ni­los aho­ra son ex­hu­ma­dos co­mo al­go his­tó­ri­co.

El di­vo de Mé­xi­co.

De un in­far­to, con 66 años y tras ga­nar 11 mi­llo­nes de dó­la­res (8,9 mi­llo­nes de eu­ros) el año pa­sa­do, mu­rió Juan Ga­briel –Gra­biel le lla­ma siem­pre Paz Pa­di­lla, tan de la An­da­lu­cía ba­ja–, que fí­si­ca­men­te en na­da se pa­re­cía al que Isa­bel co­no­ció ha­ce vein­te años. Se en­ten­die­ron, él real­men­te des­lum­bra­do por có­mo la se­vi­lla­na pi­sa­ba el es­ce­na­rio. Pa­re­ce que esa amis­tad ai­rea­da rom­pió la co­la­bo­ra­ción con la Dúr­cal, aun­que al­gu­nos lo atri­bu­yen a ce­los de la ma­dri­le­ña por­que el au­tor dis­tin­guía más a Ju­nior, su ma­ri­do. Él se de­ja­ba que­rer: lo se­du­jo pro­me­tién­do­le re­lan­zar su ca­rre­ra de po­co im­pac­to mas allá de la An­du­ri­ña de Juan Par­do. Ro­cío pe­leó por re­lan­zar­lo pe­ro no tu­vo éxi­to. Y pa­só a un se­gun­do plano nun­ca di­ge­ri­do. Un me­ro ne­go­cia­dor, mien­tras sus hi­jas Car­men y Shai­la, a rue­gos del me­xi­cano, can­ta­ron con su ma­dre y un due­to pa­terno No es­ta­rá so­la, que em­pie­za can­tan­do Shai­la, y si­gue el be­lle­zón de Car­men, tan enamo­ra­da del Luis Gue­rra due­ño de los Ho­li­day Gym, y Ju­nior re­ma­ta.

Shai­la, pen­dien­te de Mé­xi­co co­mo gran mer­ca­do, ol­vi­dó ren­co­res fa­mi­lia­res ló­gi­cos “por­que cuan­do ma­mi en­fer­mó y mu­rió, Juan Ga­briel no lla­mó ni man­dó flo­res”. Ge­ne­ro­sa, can­tó en un fes­ti­val de los que llo­ra­ban al ex­tin­to. Bue­na oca­sión de re­lan­zar­se en el país lin­do y que­ri­do que, tras bue­nos éxi­tos, lue­go

Juan Ga­briel Mar­ta Val­ver­de con Cha­ro Rei­na, Edith Sa­la­zar y Be­lin­da Was­hing­ton Arro­cet

Car­men Bo­rre­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.