El fac­tor hu­mano, pe­ro Sán­chez no es Man­de­la

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - JE­SÚS RI­VA­SÉS

El pe­rio­dis­ta bri­tá­ni­co John Car­lin, aho­ra ra­di­ca­do en Es­pa­ña –co­la­bo­ra en El País–, es­cri­bió en 2008 un li­bro que pri­me­ro se con­ver­tía en best-se­ller, El fac­tor hu­mano, y lue­go ins­pi­ra­ría una pe­lí­cu­la, tam­bién de éxi­to, In­vic­tus. El fac­tor hu­mano es la ver­sión del pe­rio­dis­ta de có­mo Nelson Man­de­la lo­gró el “mi­la­gro sud­afri­cano” de una tran­si­ción pa­cí­fi­ca tras el fi­nal del apart­heid y evi­tar una “ven­gan­za” –de ne­gros so­bre blan­cos– que al­gu­nos hu­bie­ran con­si­de­ra­do jus­ta.

Pe­dro Sán­chez, ob­via­men­te, no es Man­de­la ni pa­re­ce ha­ber gran­des as­pec­tos coin­ci­den­tes en sus bio­gra­fías po­lí­ti­cas. Sin em­bar­go, so­cia­lis­tas más o me­nos pró­xi­mos al lí­der del PSOE y que han ha­bla­do con él las úl­ti­mas se­ma­nas, ape­lan al “fac­tor hu­mano” pa­ra in­ten­tar dis­cer­nir cuá­les pue­den ser los pró­xi­mos pa­sos de un po­lí­ti­co de 45 años cuestionado en su pro­pio par­ti­do y que pue­de ser po­co más que una no­ta a pie de pá­gi­na en la cen­te­na­ria his­to­ria de los so­cia­lis­tas es­pa­ño­les o lle­gar a la pre­si­den­cia del Go­bierno.

Car­lin, en el pró­lo­go de su li­bro, tras ha­blar del “ge­nio po­lí­ti­co de Man­de­la”, afir­ma que “la po­lí­ti­ca, re­du­ci­da a sus ele­men­tos esen­cia­les, es per­sua­sión, ga­nar­se a la gen­te. To­dos los po­lí­ti­cos son se­duc­to­res pro­fe­sio­na­les. Vi­ven de cor­te­jar a la gen­te. Y, si son lis­tos y ha­cen bien su tra­ba­jo, si tie­nen ta­len­to pa­ra co­nec­tar con el pue­blo, pros­pe­ran”. Sán­chez tie­ne un cier­to ai­re de seductor pro­fe­sio­nal y pro­cu­ra cor­te­jar a su clien­te­la, aun­que has­ta aho­ra no ha te­ni­do de­ma­sia­do éxi­to y los pro­ble­mas, in­ter­nos y ex­ter­nos, se acu­mu­lan a su al­re­de­dor y su gran ac­ti­vo es su ca­pa­ci­dad de su­per­vi­ven­cia.

Pe­dro Sán­chez so­bre­vi­ve, por aho­ra, en me­dio de la “gue­rra civil”, Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba di­xit en pri­va­do, que pa­de­ce el PSOE. Par­ti­da­rios y ad­ver­sa­rios del se­cre­ta­rio ge­ne­ral de los so­cia­lis­tas co­rro­bo­ran la te­sis de un en­fren­ta­mien­to agrio en ex­tre­mo en­tre el se­cre­ta­rio ge­ne­ral y los ba­ro­nes/ba­ro­ne­sa au­to­nó­mi­cos del par­ti­do. “Ni Pe­dro los so­por­ta ni ella ni ellos aguan­tan a Pe­dro, aun­que en pú­bli­co in­ten­ten guar­dar las for­mas”, ex­pli­ca uno de los co­la­bo­ra­do­res del lí­der del PSOE. Sin em­bar­go, por aho­ra, tam­po­co na­die es­tá dis­pues­to a po­ner­le el cas­ca­bel al ga­to y ca­si to­dos es­pe­ran que el je­fe so­cia­lis­ta se cue­za po­co a po­co en su pro­pia sal­sa. Unos y otros in­vo­can que es­tá en pe­li­gro el fu­tu­ro del par­ti­do an­te la ame­na­za de Po­de­mos, aho­ra al­go más con­tro­la­da, y an­te el ries­go de frac­tu­ra in­ter­na.

Los so­cia­lis­tas que ha­blan del “fac­tor hu­mano” de Sán­chez no evo­can a Man­de­la –pa­ra cual­quie­ra que co­noz­ca el li­bro o la pe­lí­cu­la es­ta­rá muy cla­ro–, sino la fa­ce­ta y las as­pi­ra­cio­nes más per­so­na­les del lí­der de los so­cia­lis­tas que, hu­ma­na­men­te, as­pi­ra so­bre to­do a pre­si­dir el Go­bierno y pien­sa que so­lo tie­ne dos al­ter­na­ti­vas: lle­gar a La Mon­cloa o dar car­pe­ta­zo y por la puer­ta de atrás a su ca­rre­ra po­lí­ti­ca, lo que no ex­clu­ye al­gún tan mo­des­to co­mo os­cu­ro pues­to po­lí­ti­co en el fu­tu­ro.

Pe­dro Sán­chez, se­gún su en­torno más pró­xi­mo, tra­ba­ja pa­ra lo­grar un acuer­do con Ciu­da­da­nos y Po­de­mos y con esos apo­yos –po­dría ser­vir la abs­ten­ción de Al­bert Ri­ve­ra y los su­yos– ser in­ves­ti­do pre­si­den­te, lo que evi­ta­ría unas ter­ce­ras elecciones. Esa op­ción, sin em­bar­go, pa­re­ce po­co pro­ba­ble, an­te la in­com­pa­ti­bi­li­dad, re­co­no­ci­da una y cien ve­ces por los lí­de­res de Ciu­da­da­nos y de Po­de­mos,

LOS QUE CO­NO­CEN A PE­DRO SÁN­CHEZ ES­GRI­MEN EL “FAC­TOR HU­MANO” DE UN PO­LÍ­TI­CO DE 45 AÑOS QUE QUI­ZÁ ES­TÉ AN­TE SU ÚL­TI­MA OPOR­TU­NI­DAD Y QUE ES­TA­RÍA DE­CI­DI­DO A IN­TEN­TAR UN PAC­TO CON LOS IN­DE­PEN­DEN­TIS­TAS QUE LE PERMITIERA UNA IN­VES­TI­DU­RA, AUN­QUE TU­VIE­RA QUE APECHUGAR CON EL LLA­MA­DO GO­BIERNO FRAN­KENS­TEIN

aun­que na­die re­cha­za­ría un apo­yo o una abs­ten­ción “gra­tis”. Ri­ve­ra, no obs­tan­te, tie­ne cla­ro que no pue­de par­ti­ci­par en un pro­yec­to que sus­ten­te Po­de­mos y Pa­blo Igle­sias se ha can­sa­do de re­pe­tir que Ciu­da­da­nos es otra ver­sión del PP.

“El fac­tor hu­mano” de Pe­dro Sán­chez ha­ce, se­gún quie­nes tra­tan con él, que en oca­sio­nes se le ilu­mi­ne la mi­ra­da cuan­do, co­mo hi­pó­te­sis de tra­ba­jo, sur­je la de un acuer­do del PSOE con Po­de­mos y con los na­cio­na­lis­tas e in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes (ERC, con Joan Tar­dà y Ga­briel Ru­fián, y el PDC, con Fran­cesc Homs). Se­ría un Go­bierno Fran­kens­tein, pe­ro “un Go­bierno” al fin y al ca­bo, co­mo apun­tan los que abo­gan por cual­quier op­ción que ex­pul­se a Ma­riano Ra­joy de La Mon­cloa.

Mu­chos so­cia­lis­tas, so­bre to­do los lí­de­res au­to­nó­mi­cos y los crí­ti­cos con Sán­chez, des­car­tan esa hi­pó­te­sis. “Rom­pe­ría el PSOE y se­ría la gue­rra to­tal”, di­cen. Otros, más su­ti­les, aun­que opi­nan que es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble, tam­bién lla­man la aten­ción so­bre el he­cho de que la ca­ta­la­na Nu­ria Par­lón, ri­val de Mi­quel Ice­ta y as­pi­ran­te a pri­me­ra se­cre­ta­ria del PSC y en teo­ría bien vis­ta por Su­sa­na Díaz, ha su­ge­ri­do que los in­de­pen­den­tis­tas po­drían pos­po­ner su exi­gen­cia de re­fe­rén­dum has­ta que ha­ya una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal. No pa­re­ce fá­cil, pe­ro es una op­ción, por­que Car­les Puig­de­mont y Oriol Jun­que­ras –y Ar­tur Mas–, sa­ben que han lle­ga­do a un ca­lle­jón sin sa­li­da. Los puen­tes ten­di­dos des­de ERC y el PDC al PSOE sig­ni­fi­can al­go. To­dos son cons­cien­tes de que un re­fe­rén­dum in­me­dia­to es im­po­si­ble. Y los in­de­pen­den­tis­tas tam­bién ne­ce­si­tan ga­nar tiem­po.

La hi­pó­te­sis de un Go­bierno Fran­kens­tein alar­ma a mu­chos en el PSOE, pe­ro es al­go más que el sue­ño de una no­che de ve­rano afri­cano. Pa­blo Eche­ni­que lo ha su­ge­ri­do: “En­tre un Go­bierno dia­lo­gan­te y otro que agi­ta el mie­do, los gru­pos ca­ta­la­nes y vas­cos pre­fe­ri­rían un Go­bierno PSOE-Po­de­mos”. Na­die quie­re ad­mi­tir­lo, pe­ro for­ma par­te del “fac­tor hu­mano” de un lí­der po­lí­ti­co co­mo Pe­dro Sán­chez, que lo in­ten­ta­rá to­do y que, cla­ro, ade­más, no es Nelson Man­de­la.

di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.