Bes­can­sa, del nú­cleo fun­da­dor de Po­de­mos, es vis­ta co­mo una mu­jer in­de­pen­dien­te que no de­fi­ne a su fa­vo­ri­to en el par­ti­do

Tiempo - - ZOOM -

tes cuan­do ase­gu­ra que Maes­tre “bien po­dría ha­ber si­do can­di­da­ta” a la al­cal­día. La se­gun­da es que ga­na en­te­ros la po­si­bi­li­dad de que se op­te por una di­rec­ción co­ral, lo que su­po­ne un desafío pa­ra la di­rec­ción na­cio­nal. Los es­ta­tu­tos de Po­de­mos so­lo per­mi­ten que ha­ya un se­cre­ta­rio ge­ne­ral y una de las op­cio­nes que se ba­ra­jan es que lo ha­ya –Maes­tre, por ejem­plo– pe­ro apo­ya­do por un di­rec­to­rio que ten­dría el mis­mo pe­so. Sán­chez se ve for­man­do par­te de esa di­rec­ción, pa­ra par­ti­ci­par en un pro­ce­so que trans­for­me la po­lí­ti­ca ma­dri­le­ña, don­de los mu­ni­ci­pios ten­gan más pe­so en el Go­bierno au­to­nó­mi­co o pa­ra ga­nar al PP, por ejem­plo. Y tam­bién así ga­na­ría el pe­so po­lí­ti­co que ha ido per­dien­do en el Po­de­mos es­ta­tal que li­de­ra Igle­sias.

Otro de los ob­je­ti­vos de Ade­lan­te Po­de­mos es “fe­mi­ni­zar” la po­lí­ti­ca co­mo pa­so pre­vio a que en la so­cie­dad las mu­je­res ten­gan el mis­mo pe­so que los hom­bres. Pa­ra un miem­bro de Ade­lan­te Po­de­mos es “im­pres­cin­di­ble que ha­ya mu­je­res vi­si­bles”, aún más de las que hay en Po­de­mos, don­de sus di­ri­gen­tes creen que es un par­ti­do aven­ta­ja­do en es­te te­rreno. En la for­ma­ción mo­ra­da se pue­de en­con­trar a mu­je­res en mu­chos pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad, lo que no quie­re de­cir que se en­cuen­tren en la mis­ma on­da que su se­cre­ta­rio ge­ne­ral. El tán­dem Maes­tre-Sán­chez es el úl­ti­mo ejem­plo de dos mu­je­res con ti­rón po­pu­lar que pue­den ha­cer som­bra a los can­di­da­tos pre­fe­ri­dos de Igle­sias.

La pri­me­ra dís­co­la de Po­de­mos fue su se­cre­ta­ria ge­ne­ral en An­da­lu­cía, Te­re­sa Ro­drí­guez. Su per­te­nen­cia a An­ti­ca­pi­ta­lis­tas, el par­ti­do-mo­vi­mien­to al que Igle­sias y Erre­jón con­si­guie­ron do­ble­gar en la Asam­blea de Vis­ta­le­gre, le ha lle­va­do mu­chas ve­ces a en­fren­tar­se al se­cre­ta­rio ge­ne­ral, so­bre to­do por lo que res­pec­ta al pa­pel que tie­nen que te­ner las ba­ses en un par­ti­do que, a me­di­da que se cons­truía, adop­ta­ba la es­truc­tu­ra je­rár­qui­ca de los tra­di­cio­na­les. Ro­drí­guez, que es por­ta­voz de Po­de­mos en el Par­la­men­to de An­da­lu­cía y li­de­ra el par­ti­do en es­ta co­mu­ni­dad, ha te­ni­do que ha­cer fren­te a com­pa­ñe­ros más fie­les a la vi­sión de Ma­drid. Otras ve­ces, sin em­bar­go, sus pro­pues­tas han si­do me­jor aco­gi­das, co­mo la de que Po­de­mos permitiera la in­ves­ti­du­ra de Sán­chez sin con­di­cio­nes co­mo mal me­nor pa­ra des­alo­jar al PP y que la for­ma­ción mo­ra­da no des­apa­rez­ca en la opo­si­ción que es­tu­dió el Con­se­jo Ciudadano Es­ta­tal el pa­sa­do mes de ju­lio. A me­di­da que au­men­ta­ban las di­fe­ren­cias en­tre Igle­sias y Erre­jón, Ro­drí­guez ha ido ga­nan­do pe­so gra­cias a la pre­sen­cia de los an­ti­ca­pi­ta­lis­tas. Por ejem­plo en la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, don­de se­rán de­ci­si­vos en la elec­ción del nue­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.