MU­JE­RES DEL CAM­BIO DES­DE LA BA­RRE­RA

Tiempo - - ZOOM - Al­cal­de­sa de Barcelona (Barcelona En Co­mù) Vi­ce­pre­si­den­ta de la Ge­ne­ra­li­tat Va­len­cia­na (Com­pro­mís)

La his­to­ria de amor y odio en­tre Igle­sias y Ro­drí­guez em­pe­zó en el Par­la­men­to Eu­ro­peo, cuan­do am­bos fue­ron ele­gi­dos eu­ro­dipu­tados en 2014. Des­de en­ton­ces, han cam­bia­do allí cua­tro de los cin­co dipu­tados de Po­de­mos y hoy la de­le­ga­ción mo­ra­da es­tá li­de­ra­da por otra mu­jer. Otra Ta­nia, pe­ro es­ta fiel al se­cre­ta­rio ge­ne­ral: Ta­nia Gon­zá­lez, as­tu­ria­na, que lle­gó en ju­lio de ese año a Bru­se­las pa­ra sus­ti­tuir a Car­los Ji­mé­nez Vi­lla­re­jo y a quien Igle­sias le ce­dió el bas­tón de man­do, la por­ta­vo­cía de la de­le­ga­ción, cuan­do re­gre­só a Es­pa­ña pa­ra en­trar en la cam­pa­ña por la pre­si­den­cia del Go­bierno. En Ma­drid, el pe­so que tie­ne en Po­de­mos otra mu­jer lo de­jó cla­ro el pre­si­den­te de Ciu­da­da­nos, Al­bert Ri­ve­ra, en el co­men­ta­rio en­ve­ne­na­do que lan­zó el pa­sa­do ju­nio. El día si­guien­te del de­ba­te en­tre los cua­tro prin­ci­pa­les can­di­da­tos a la pre­si­den­cia, Ri­ve­ra di­jo en te­le­vi­sión que Ire­ne Mon­te­ro, je­fa de ga­bi­ne­te de Igle­sias, se ha­bía mar­cha­do de la Aca­de­mia de Te­le­vi­sión en el mis­mo co­che que Jor­ge Mo­ra­gas, je­fe de ga­bi­ne­te de Ma­riano Ra­joy. Tra­ta­ba así de des­pres­ti­giar el dis­cur­so de Igle­sias y lo ha­cía a tra­vés de un ru­mor que afec­ta­ba a su ac­tual pa­re­ja y una de las mu­je­res con más pe­so en la or­ga­ni­za­ción na­cio­nal. El co­men­ta­rio fue des­men­ti­do po­co des­pués. Mon­te­ro no se fue con Mo­ra­gas, sino con el se­cre­ta­rio de Es­ta­do de A pe­sar del pa­pel aven­ta­ja­do que atri­bu­yen a Po­de­mos sus pro­pias di­ri­gen­tes por lo que res­pec­ta a la pre­sen­cia de mu­je­res en pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad, las pri­me­ras “mu­je­res del cam­bio” lle­ga­ron de fue­ra. Las al­cal­de­sas de Barcelona y de Ma­drid, la vi­ce­pre­si­den­ta de la Ge­ne­ra­li­tat Va­len­cia­na o, más re­cien­te­men­te, la por­ta­voz en el Con­gre­so de los Dipu­tados de En Ma­rea, son los es­pe­jos en los que se mi­ra Po­de­mos, no so­lo sus mu­je­res. Co­lau, Car­me­na y Ol­tra ya han lle­ga­do a sus res­pec­ti­vos Go­bier­nos y les une con Po­de­mos una re­la­ción de amor-odio. La al­cal­de­sa de Barcelona y lí­der de Barcelona En Co­mù (BeC) fue des­de el prin­ci­pio una de las “ca­ras del cam­bio”. En Barcelona, don­de se con­vir­tió en al­cal­de­sa en ju­nio de 2015, y en Ca­ta­lu­ña, don­de su pla­ta­for­ma se re­pli­có a ni­vel mu­ni­ci­pal y don­de Co­lau pre­pa­ra ya un par­ti­do de cor­te re­gio­nal que pre­vi­si­ble­men­te se pre­sen­ta­rá a las pró­xi­mas elecciones au­to­nó­mi­cas. Con su in­ne­ga­ble ti­rón elec­to­ral, Co­lau es al mis­mo tiem­po alia­da y con­trin­can­te de Igle­sias. BeC y Po­de­mos han ido en dos oca­sio­nes en coa­li­ción al Con­gre­so, en En Co­mù Po­dem, pe­ro el fu­tu­ro par­ti­do de Co­lau obli­ga­rá a Po­de­mos a com­pe­tir con ella o a fun­dir­se en sus si­glas. Cuan­do Po­de­mos apa­re­ció, Com­pro­mís lle­va­ba años de­nun­cian­do la co­rrup­ción en la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na y ha es­ca­la­do a sus ma­yo­res co­tas de po­der tras la ola de cam­bio que inau­gu­ró el 15-M y de la que tam­bién se nu­trió Po­de­mos. Su lí­der y hoy vi­ce­pre­si­den­ta de la Ge­ne­ra­li­tat, Mó­ni­ca Ol­tra, se con­vir­tió en la alia­da allí de Igle­sias, aun­que man­te­nien­do una in­de­pen­den­cia que en oca­sio­nes ha su­pues­to un con­tra­tiem­po pa­ra la for­ma­ción mo­ra­da. El ca­so más cla­ro se ve en el Con­gre­so. Po­de­mos y Com­pro­mís se pre­sen­tan jun­tos a las elecciones pe­ro, una vez en la Cá­ma­ra, los dipu­tados de Ol­tra aban­do­nan el gru­po de Po­de­mos y pa­san al Gru­po Mix­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.