Al­to el fue­go a la es­pe­ra de Ga­li­cia y el País Vas­co... y con De Guin­dos

Tiempo - - LA CRONICA - JO­SÉ ONE­TO

Ma­riano Ra­joy, pro­ba­ble­men­te sin sa­ber­lo, aca­ba de pro­por­cio­nar­le a Pe­dro Sán­chez el me­jor ar­gu­men­to, la más va­lio­sa coar­ta­da, pa­ra jus­ti­fi­car ese No, que ha re­pe­ti­do has­ta la sa­cie­dad, a su in­ves­ti­du­ra. Un No del que, a me­nos que le obli­gue el Co­mi­té Fe­de­ral del PSOE, no pien­sa mo­ver­se.

La te­sis de Sán­chez es que Ra­joy no pue­de cam­biar, ni tie­ne la me­nor in­ten­ción de cam­biar. En es­te sen­ti­do, el es­cán­da­lo pro­vo­ca­do por el sor­pren­den­te nom­bra­mien­to de di­rec­tor eje­cu­ti­vo del Ban­co Mun­dial del ex­mi­nis­tro de In­dus­tria y Ener­gía Jo­sé Manuel So­ria, el hom­bre de los pa­pe­les de Pa­na­má, el ami­go del pre­si­den­te que, des­de Ca­na­rias y du­ran­te años, ha ve­la­do por el bie­nes­tar y la salud de Ra­joy pa­dre, ha ve­ni­do a de­mos­trar có­mo es Ra­joy y có­mo es su com­por­ta­mien­to.

Ese nom­bra­mien­to, que tan­to es­cán­da­lo y re­cha­zo ha pro­du­ci­do en la opi­nión pú­bli­ca, har­ta de ar­bi­tra­rie­da­des, di­cen que le ha pres­ta­do el me­jor ser­vi­cio a quien, in­clu­so des­pués de fra­ca­sa­da la in­ves­ti­du­ra de Ra­joy, se­guía es­tan­do con­tra las cuer­das. Con mu­chos de los ba­ro­nes en su con­tra y con pre­sio­nes de to­do ti­po pa­ra con­tri­buir de al­gu­na for­ma al des­blo­queo de la si­tua­ción po­lí­ti­ca na­cio­nal con la fór­mu­la de la abs­ten­ción, a la que se ha ve­ni­do ne­gan­do y que, en to­do ca­so, ten­drían que de­ci­dir­la no Sán­chez y su Eje­cu­ti­va, sino el Co­mi­té Fe­de­ral del par­ti­do que tie­ne que re­unir­se la úl­ti­ma se­ma­na de sep­tiem­bre pa­ra va­lo­rar los re­sul­ta­dos de las elecciones au­to­nó­mi­cas ga­lle­gas y vas­cas.

Al fi­nal, con el ca­so So­ria, que se ha con­ver­ti­do en el ca­so De Guin­dos, el pro­pio Ra­joy se ha co­lo­ca­do en una si- tua­ción in­só­li­ta, por­que no ha di­cho la ver­dad a los es­pa­ño­les, por­que al­guien que tie­ne cuen­tas en pa­raí­sos fis­ca­les no pue­de ocu­par un pues­to de res­pon­sa­bi­li­dad en el Ban­co Mun­dial y por­que ese nom­bra­mien­to vio­la­ba éti­ca y es­té­ti­ca­men­te el pac­to de re­ge­ne­ra­ción po­lí­ti­ca fir­ma­do con Ciu­da­da­nos pa­ra in­ten­tar una in­ves­ti­du­ra que ter­mi­nó en fracaso. El he­cho de que mi­nu­tos des­pués de frus­tra­da la in­ves­ti­du­ra se hi­cie­se pú­bli­co el nom­bra­mien­to de So­ria su­po­nía un au­tén­ti­co des­pre­cio al pac­to con Ciu­da­da­nos, una to­ma­du­ra de pe­lo a la ciu­da­da­nía y una de­ci­sión que po­dría te­ner efec­tos elec­to­ra­les en las au­to­nó­mi­cas ga­lle­gas y vas­cas, y así se en­car­ga­ron de de­cir­lo va­rios di­ri­gen­tes del PP en lo que ha si­do el pri­mer in­ten­to de re­be­lión a una de­ter­mi­na­da for­ma de go­ber­nar.

Con gran ha­bi­li­dad, el apa­ra­to del par­ti­do y tam­bién del Go­bierno des­car­ga­ban to­da la res­pon­sa­bi­li­dad so­bre el mi­nis­tro de Eco­no­mía, Luis de Guin­dos, el hom­bre que en al­gún mo­men­to aca­ri­ció la idea de ser el “Mon­ti es­pa­ñol”, con So­ria pre­ci­sa­men­te de pre­si­den­te del par­ti­do. El que ha­bía men­ti­do so­bre los de­ta­lles de có­mo se ha­bía pro­du­ci­do el nom­bra­mien­to de So­ria no era Ra­joy, sino De Guin­dos, que no ha­bía in­for­ma­do de la pla­za por cu­brir; que ha­bía li­mi­ta­do los as­pi­ran­tes a téc­ni­cos co­mer­cia­les del Es­ta­do y eco­no­mis­tas del Es­ta­do, cuan­do ni si­quie­ra ha­cía fal­ta ser fun­cio­na­rio pa­ra op­tar al pues­to; que ha­bía for­ma­do el tri­bu­nal con car­gos del mi­nis­te­rio del pro­pio So­ria; y que, in­clu­so, ha­bía ocul­ta­do el nú­me­ro y la iden­ti­dad de los que su­pues­ta­men­te se ha­bían pre­sen­ta­do.

Has­ta el mi­nis­tro de Jus­ti­cia, Ra­fael Ca­ta­là, sal­ta­ba al rue­do pa­ra se­ña­lar a

EN­TRE­TE­NI­DOS CON EL CA­SO DEL MI­NIS­TRO DE ECO­NO­MÍA Y LAS ELECCIONES VAS­CAS Y GA­LLE­GAS, LOS LÍ­DE­RES PO­LÍ­TI­COS SE HAN TO­MA­DO UN RES­PI­RO AN­TE EL BLO­QUEO INS­TI­TU­CIO­NAL DEL PAÍS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.