La paz im­per­fec­ta

Tiempo - - TURNO DE PALABRA -

Via­jo con bas­tan­te fre­cuen­cia a Co­lom­bia des­de ha­ce treinta años. Ten­go en ese país bue­nos ami­gos, tan­to en­tre es­cri­to­res co­mo en­tre car­gos pú­bli­cos, ani­ma­do­res cul­tu­ra­les y gen­te del pue­blo llano, pe­ro no ob­tu­so. Y na­tu­ral­men­te quie­ro a esas gen­tes, co­mo me ocu­rre in­va­ria­ble­men­te en los paí­ses his­pa­noa­me­ri­ca­nos. No son de los míos, sino que yo sé que soy de los su­yos. Me con­si­de­ro en las an­tí­po­das del abo­mi­na­ble Do­nald Trump y de los ca­si Trumps con sal­sa es­pa­ño­la, que abun­dan más de lo de­bi­do aun­que di­si­mu­len. Yo tam­bién soy his­pa­noa­me­ri­cano, ca­ra­jo. Y me ofen­de quien les ofen­de y jue­ga en mi equi­po to­do el que con­fir­me su pro­gre­so o au­men­te su pros­pe­ri­dad.

Y pe­se a to­do es­to, me cues­ta res­pon­der cuan­do me pi­den mi opi­nión so­bre el acuer­do de paz que ha fir­ma­do el Go­bierno co­lom­biano con las FARC. Sé lo que quie­ro pa­ra ese país y sus gen­tes hon­ra­das (a las otras les ten­go me­nos ca­ri­ño) pe­ro me des­bor­dan las du­das cuan­do exa­mino ese pac­to. Co­mien­zo por acla­rar, qui­zá in­ne­ce­sa­ria­men­te, que las dos par­tes no son equi­va­len­tes: por un la­do es­tá un ré­gi­men ver­da­de­ra­men­te de­mo­crá­ti­co, eso sí, lleno de de­fec­tos

JUN­TO A LOS BE­NE­FI­CIOS, TAM­BIÉN PUE­DE HA­BLAR­SE DE CIER­TOS MA­LE­FI­CIOS DE LA PAZ. SO­BRE TO­DO, LA IM­PU­NI­DAD CA­SI TO­TAL DE LOS CRI­MI­NA­LES (DE UNO Y OTRO BAN­DO)

co­mo tam­bién los hay en EEUU, Sue­cia o Es­pa­ña; por otro, una ban­da te­rro­ris­ta que re­cu­bre con fra­seo­lo­gía mar­xis­ta y po­pu­lis­ta un fa­bu­lo­so ne­go­cio de nar­co­trá­fi­co y se­cues­tros. Son in­du­da­bles los be­ne­fi­cios que pue­de traer el ce­se de un con­flic­to san­gui­na­rio de más de me­dio si­glo de du­ra­ción a un país que sin él hu­bie­ra po­di­do desa­rro­llar mu­cho más su po­ten­cial eco­nó­mi­co y su mo­der­ni­za­ción so­cial, por no men­cio­nar lo ob­via­men­te más im­por­tan­te, el ce­se de mi­les y mi­les de tra­ge­dias hu­ma­nas en zo­nas ur­ba­nas y ru­ra­les (so­bre to­do en es­tas úl­ti­mas, qui­zá las más per­ma­nen­te­men­te mar­ti­ri­za­das). Pe­ro...

Pe­ro jun­to a los be­ne­fi­cios, tam­bién pue­de ha­blar­se de cier­tos ma­le­fi­cios de la paz. So­bre to­do, la im­pu­ni­dad ca­si to­tal de los cri­mi­na­les (de uno y otro ban­do), su in­cor­po­ra­ción con pla­zas por de­cre­to y no elec­ti­vas a la vi­da par­la­men­ta­ria, las du­das res­pec­to a la ges­tión de los mi­les y mi­les de hec­tá­reas de nar­co­cul­ti­vos, un te­so­ro ape­te­ci­ble pa­ra tan­tos, y tam­bién la in­cer­ti­dum­bre de dón­de y có­mo se in­te­gra­rán en la con­vi­ven­cia de­mo­crá­ti­ca los te­rro­ris­tas ar­ti­fi­cial­men­te re­di­mi­dos. Se tra­ta de un res­ca­te muy al­to que ten­drán que pa­gar to­dos los ciu­da­da­nos, so­bre to­do quie­nes han si­do víc­ti­mas más di­rec­tas de la agre­sión te­rro­ris­ta. Un rey fran­cés di­jo que “París bien va­le una mi­sa” y sin du­da la paz va­le mu­chas mi­sas y re­nun­cias, siem­pre que sean efi­ca­ces pa­ra con­se­guir­la. Yo así lo de­seo y me tran­qui­li­za un po­co que ad­mi­ra­dos ami­gos en cu­yo cri­te­rio con­fío, co­mo Héc­tor Abad Fa­cio­lin­ce o Juan Manuel Vás­quez, apo­yen con o sin re­ser­vas el “sí” al acuer­do. No pre­ten­de­ré con fa­tui­dad es­tar más ca­li­fi­ca­do que ellos pa­ra juz­gar. Me hu­bie­ra gus­ta­do, eso sí, que la cam­pa­ña en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción no es­tu­vie­se tan in­cli­na­da a fa­vor del acuer­do o que el enun­cia­do de la pre­gun­ta del re­fe­rén­dum que de­be con­fir­mar­lo fue­se real­men­te neu­tra. Pe­ro vo­to de co­ra­zón des­de es­te la­do del char­co por que los op­ti­mis­tas ten­gan ra­zón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.