La cohe­ren­cia co­mo ba­rri­ca­da

La cohe­ren­cia que re­cla­ma el PSOE pa­ra no abs­te­ner­se es más un pa­ra­pe­to tras el que res­guar­dar­se del tem­po­ral que un ar­gu­men­to.

Tiempo - - ACTUALIDAD - AGUS­TÍN VA­LLA­DO­LID

Ape­nas 50 me­tros y una es­qui­na se­pa­ran las pla­cas que conmemoran en Ma­drid los lu­ga­res don­de na­cie­ron Jo­sé Or­te­ga y Gas­set y Jo­sé Ber­ga­mín. Or­te­ga era 12 años ma­yor que Ber­ga­mín, las ideas de uno y otro tam­po­co eran lo que se di­ce coin­ci­den­tes, pe­ro tras es­ta­llar la Gue­rra Civil el más jo­ven qui­so que el emi­nen­te fi­ló­so­fo, ca­mino del exi­lio, ben­di­je­ra su “con­duc­ta”: “Aprue­bo lo que us­ted ha­ce. Yo ha­ría lo mis­mo en su lu­gar, que­dán­do­me en Es­pa­ña y lu­chan­do...”. El res­pe­to por la opi­nión de los de­más es un ter­mó­me­tro de cul­tu­ra y ci­vi­li­dad; el que se de­bie­ra te­ner por el cri­te­rio de nues­tros ma­yo­res, o sim­ple­men­te de los que nos aven­ta­jan en edad y ex­pe­rien­cia, le­jos de en­ten­der­se co­mo una tras­no­cha­da con­ve­nien­cia so­cial, co­mo al­gu­nos ha­cen, de­bie­ra ser­vir de pa­trón pa­ra eva­luar la in­te­li­gen­cia de quien asu­me la res­pon­sa­bi­li­dad de to­mar de­ci­sio­nes de gran im­pac­to en el con­jun­to de la ciu­da­da­nía.

En es­tos días he­mos es­cu­cha­do a va­rias per­so­nas de la ór­bi­ta so­cia­lis­ta des­po­tri­car con vehe­men­cia con­tra Fe­li­pe Gon­zá­lez. ¿Mo­ti­vo? Que el ex­pre­si­den­te se ha­ya atre­vi­do a opi­nar, a su­ge­rir que los ac­tua­les lí­de­res po­lí­ti­cos de­jen pa­so a otros si se tu­vie­ran que re­pe­tir por ter­ce­ra vez las elecciones ge­ne­ra­les. Ar­gu­men­tan que con sus de­cla­ra­cio­nes Gon­zá­lez per­ju­di­ca al PSOE. No en­tien­den es­tos di­mi­nu­tos que lo que per­si­gue el an­ti­guo di­ri­gen­te so­cia­lis­ta es pre­ci­sa­men­te lo con­tra­rio: de­fen­der a su par­ti­do re­par­tien­do a par­tes igua­les la res­pon­sa­bi­li­dad de un nue­vo fracaso a cua­tro, sin con­si­de­rar co­mo fac­tor re­le­van­te que la pri­me­ra cul­pa es de quien tie­ne la lla­ve de arran­que y la ti­ra a la cu­ne­ta. Gon­zá­lez lo sa­be y por eso in­ten­ta di­luir la car­ga, aun­que, cla­ro es­tá, su re­co­men­da­ción lle­va im­plí­ci­ta la con­de­na del con­duc­tor.

Eso es lo que sa­ca de qui­cio a los me­dio­cres que siem­pre ha ha­bi­do y que con­fun­den los in­tere­ses del lí­der de turno con los del par­ti­do. Por­que la pro­pues­ta de Gon­zá­lez es una desau­to-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.