“Llo­ra­mos mu­cho y eso no es nor­mal en una bri­tá­ni­ca”

Tiempo - - ACTUALIDAD -

fut­bo­lis­ta, de­ja cla­ro que a Guar­dio­la le pa­sa lo que a Isaías, Je­re­mías... Hay un vie­jo pro­gra­ma de la te­le­vi­sión au­to­nó­mi­ca vas­ca (ETB) que tie­ne por nom­bre Eso mis­mo de­bió de pen­sar el mi­nis­tro de Eco­no­mía en fun­cio­nes, Luis de Guin­dos, cuan­do el mar­tes y 13 tu­vo que dar ex­pli­ca­cio­nes por el ca­so So­ria en el Con­gre­so de los Dipu­tados y 24 ho­ras des­pués pre­sen­ta­ba un li­bro en el que al­gu­nas de las co­sas que cuen­ta no han caí­do bien en de­ter­mi­na­dos des­pa­chos de di­ri­gen­tes del PP.

La ca­ra más ama­ble fue, sin du­da, la de la pre­sen­ta­ción del li­bro. Bueno, más bien fue una con­fe­ren­cia ma­gis­tral, pro­nun­cia­da en un lu­gar no muy al uso. No era un ho­tel ni un sa­lón de ac­tos de los que se sue­len uti­li­zar pa­ra es­tas co­sas. Era la Fun­da­ción Ra­fael del Pino, un edi­fi­cio en el cen­tro del Ma­drid se­ño­rial, a es­ca­sos mi­nu­tos an­dan­do de la se­de del Par­ti­do Po­pu­lar, y por don­de sue­len pa­sar ilus­tres in­vi­ta­dos, de los que mu­chos de ellos no han ro­za­do la po­lí­ti­ca en su vi­da. De Guin­dos es­tu­vo, ade­más, arro­pa­do por el pre­si­den­te Ma­riano Ra­joy, lo cual eli­mi­nó de un plu­ma­zo po­si­bles ma­len­ten­di­dos pos­te­rio­res.

El li­bro, que ex­pli­ca, ba­jo el tí­tu­lo de Es­pa­ña ame­na­za­da, có­mo el Go­bierno del que for­ma par­te evi­tó el res­ca­te y devolvió la eco­no­mía a la sen­da del cre­ci­mien­to, con­tie­ne múl­ti­ples con­fe­sio­nes so­bre su vi­da en el mi­nis­te­rio del que se hi­zo car­go a fi­na­les de 2011 y en el que lle­va ca­si un año en fun­cio­nes. Qui­zás lo más lla­ma­ti­vo sea el ajus­te de cuen­tas que ha­ce con Ro­dri­go Ra­to, mi­nis­tro con la mis­ma car­te­ra que él en el tiem­po de Jo­sé Ma­ría Az­nar, y que era pre­si­den­te de Ban­kia cuan­do el PP ga­nó las elecciones de no­viem­bre de 2011.

En­tre los epi­so­dios de con­ver­sa­cio­nes ten­sas en­tre am­bos y la ex­plo­sión del ca­so de las tar­je­tas black, De Guin­dos des­gra­na anéc­do­tas y en­tre­la­za al­gu­nos co­men­ta­rios, en­tre los que des­ta­ca ese de “di­ga­mos que las ba­las me sil­ba­ban muy cer­ca”. Y no se re­fie­re a la de los enemi­gos, sino a la de los pre­sun­tos ami­gos, a las dis­pa­ra­das por al­gu­nos pre­bos­tes del PP. Aun­que, al

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.