Ni pe­na ni mie­do

Tiempo - - ACTUALIDAD -

El li­bro del juez Fer­nan­do Gran­de-Mar­las­ka, Ni pe­na ni mie­do, es­tá dan­do mu­cho que ha­blar y le que­da to­da­vía un lar­go re­co­rri­do. La pre­gun­ta más re­cu­rren­te de mis co­le­gas gi­ra en torno al va­lor que se ne­ce­si­ta pa­ra ex­po­ner su in­ti­mi­dad sin la me­nor re­ser­va. Unos le in­te­rro­gan con sen­ti­do crí­ti­co y otros, co­mo es mi ca­so, con ad­mi­ra­ción. He te­ni­do la suer­te de pro­lo­gar es­te apa­sio­nan­te re­la­to y ahí lo ex­pli­co. Ser tan sin­ce­ro es un ries­go, no ca­be du­da, y aún más pa­ra el pre­si­den­te de la Sa­la de lo Pe­nal de la Au­dien­cia Na­cio­nal y vo­cal del Con­se­jo Ge­ne­ral del Po­der Ju­di­cial, por­que tras se­me­jan­te alar­de de fran­que­za sus co­pio­sos enemi­gos apro­ve­cha­rán la opor­tu­ni­dad que les brin­da pa­ra va­pu­lear­lo. Les su­gie­ro que desis­tan, por­que no ha pues­to la ca­ra pa­ra que se la rom­pan, ade­más, es­tán fren­te a un hom­bre re­sis­ten­te, más fuer­te que sen­si­ble, y es di­fí­cil que los de­pre­da­do­res pue­dan con él. Co­mo ha de­ja­do cons­tan­cia a lo lar­go de las 238 pá­gi­nas del li­bro, lle­va dé­ca­das lu­chan­do en di­ver­sos fren­tes y va ga­nan­do en to­dos ellos, aun­que le ha­yan de­ja­do unas cuan­tas ci­ca­tri­ces. Se des­pren­de del tí­tu­lo que ni el pa­sa­do le fre­na ni el fu­tu­ro le pa­ra­li­za. Apa­re­cen en­tre sus da­tos bio­grá­fi­cos can­ti­dad de mé­ri­tos en for­ma de car­gos, pre­mios, ho­no­res y dis­tin­cio­nes, pe­ro mi con­clu­sión es que el éxi­to más ro­tun­do es ha­ber lo­gra­do vi­vir don­de quie­re, co­mo quie­re y con quien quie­re. He aquí uno de los mo­ti­vos de mi ad­mi­ra­ción. A to­dos nos gus­ta­ría pres­cin­dir de las si­tua­cio­nes que nos des­agra­dan y ale­jar­nos de los que nos ma­ni­pu­lan o nos mien­ten; de los des­lea­les y trai­do­res; de los que dis­fru­tan chis­mo­rrean­do so­bre nues­tra ma­ne­ra de vi­vir; de los pe­dan­tes, hi­pó­cri­tas, des­ho­nes­tos y far­san­tes; de los sec­ta­rios y los in­tran­si­gen­tes. Es el ob­je­ti­vo más per­se­gui­do por cual­quie­ra y, sin em­bar­go, po­cos lo al­can­zan. El juez Mar­las­ka, por lo que cuen­ta, no de­di­ca un so­lo ins­tan­te a quien se acer­ca con la in­ten­ción de amar­gar­le la vi­da. To­das sus fuer­zas es­tán orien­ta­das a re­sol­ver con­flic­tos pro­fe­sio­na­les, afron­tar los ma­los tra­gos inevi­ta­bles y dis­fru­tar

SER TAN SIN­CE­RO ES UN RIES­GO, Y AÚN MÁS PA­RA UN JUEZ DE LA AU­DIEN­CIA NA­CIO­NAL

Ide la me­jor com­pa­ñía. De los pri­me­ros ha re­suel­to unos cuan­tos, des­gra­cias ha su­fri­do mu­chas y al­gu­na tan re­cien­te co­mo la des­pe­di­da y muer­te de su ma­dre, a la que de­di­ca uno de los ca­pí­tu­los más do­lo­ro­sos. Es so­bra­da­men­te co­no­ci­da su di­la­ta­da tra­yec­to­ria en la Au­dien­cia Na­cio­nal y la lar­ga ris­tra de dam­ni­fi­ca­dos que en­vió a pri­sión y le ame­na­za­ron de muer­te, co­mo los eta­rras del co­man­do Viz­ca­ya o los nar­cos, yiha­dis­tas y ma­fio­sos de di­ver­sa con­di­ción. To­do ha con­tri­bui­do a sen­si­bi­li­zar­le de un mo­do es­pe­cial con las víc­ti­mas de la in­to­le­ran­cia y el fa­na­tis­mo.

Res­pec­to al res­to del con­te­ni­do, la par­te afec­ti­va más per­so­nal, apa­re­ce pro­fu­sa­men­te en el li­bro. No se lo pier­dan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.