AGEN­TE OS­CU­RO

Una pe­lí­cu­la re­me­mo­ra la his­to­ria de uno de los epi­so­dios más os­cu­ros de la his­to­ria re­cien­te de Es­pa­ña. Espías, co­rrup­ción y di­ne­ro se en­tre­mez­clan en un ar­gu­men­to ba­sa­do en per­so­na­jes reales.

Tiempo - - ACTUALIDAD - Por

Fer­nan­do Rue­da

La ima­gen que te­ne­mos de él es la del clá­si­co es­pía de la Gue­rra Fría: un hom­bre ano­dino me­ti­do en una ga­bar­di­na con cin­tu­rón ajus­ta­do, som­bre­ro y ga­fas os­cu­ras. Fran­cis­co Pae­sa, alias Al­ber­to Seoa­ne, Fran­cis­co de Asís, Fran­cis­co Pan­do, Fran­cis­co Se­vi­lla... es un agen­te se­cre­to por li­bre, lo que téc­ni­ca­men­te lla­man un agen­te os­cu­ro, ti­ma­dor, fal­so, in­te­li­gen­te, osa­do y mu­je­rie­go. En­ga­ñó a je­fes de Es­ta­do y pe­li­gro­sos ma­fio­sos, tra­fi­có con ar­mas y dro­gas, fue me­dio ami­go de ETA, ma­ni­pu­la­dor en los GAL, com­pra­dor de vo­lun­ta­des re­bel­des y ayu­dó a huir al pró­fu­go más fa­mo­so de Es­pa­ña, el ex­di­rec­tor de la Guar­dia Civil Luis Roldán. Con es­te úl­ti­mo ar­gu­men­to, Al­ber­to Ro­drí­guez ha di­ri­gi­do la pe­lí­cu­la El hom­bre de las mil ca­ras, que se es­tre­na­rá pró­xi­ma­men­te. El au­tén­ti­co pro­ta­go­nis­ta de es­ta his­to­ria, Fran­cis­co Pae­sa, lle­gó a si­mu­lar su muer­te. Des­de ha­ce va­rios me­ses, co­rre el ru­mor de su fa­lle­ci­mien­to. Ya na­die se lo cree.

Es un ma­la­ba­ris­ta del po­der con un en­can­to po­co co­mún: en­ga­ñar a los ma­los co­mo él que se ha en­con­tra­do en el ca­mino, que son mu­chos, si­mu­lan­do reali­da­des fic­ti­cias que des­plie­ga des­de la ima­gi­na­ción con to­dos sus encantos. El mun­do de los bue­nos es­tá en las an­tí­po­das del de los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia cuan­do se mue­ven por las al­can­ta­ri­llas del po­der y ne­ce­si­tan agen­tes os­cu­ros pa­ra cum­plir de­ter­mi­na­das mi­sio­nes sin que na­die se­pa que ellos es­tán de­trás. Fran­cis­co Pae­sa nun­ca les ha de­cep­cio­na­do y mu­cho me­nos trai­cio­na­do. Ese es su va­lor, su in­men­so va­lor, lo que le ha per­mi­ti­do no ga­nar­se una lar­ga es­tan­cia en la cár­cel du­ran­te los úl­ti­mos 40 años –an­tes es­tu­vo una so­la vez–, a pe­sar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.