EL HOM­BRE DE LAS MIL CA­RAS

Tiempo - - A FONDO -

cho, des­cu­brió su pa­ra­de­ro en Sui­za. Pe­ro a Pae­sa nun­ca le to­ca­ron un pe­lo. Con su ha­bi­li­dad ha­bi­tual, en­con­tró la vía de es­ca­pe ade­cua­da: San­to To­mé y Prín­ci­pe le de­sig­nó em­ba­ja­dor an­te las Na­cio­nes Uni­das. Ha­bía con­se­gui­do la in­mu­ni­dad di­plo­má­ti­ca, lo más pa­re­ci­do a ser in­to­ca­ble.

Hom­bre de re­cur­sos, nun­ca da­ba pun­ta­da sin hi­lo. Des­de ha­cía años man­te­nía una in­me­jo­ra­ble re­la­ción con esas pe­que­ñas is­las afri­ca­nas, co­mo bien sa­bía el Mi­nis­te­rio del In­te­rior es­pa­ñol, que ha­bía con­se­gui­do de­por­tar a ellas al miem­bro de ETA Al­fon­so Et­xe­ga­rai, ex­miem­bro del co­man­do Viz­ca­ya, que an­te­rior­men­te es­tu­vo en Fran­cia. Una ges­tión rea­li­za­da por el con­se­gui­dor Fran­cis­co Pae­sa.

Las in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre las ac­tua­cio­nes de los GAL eran cons­tan­tes en Es­pa­ña a fi­na­les de la dé­ca­da de los años 80 y el ca­so de Fran­cis­co Pae­sa no que­dó en el ol­vi­do. El juez Bal­ta­sar Gar­zón man­tu­vo ac­ti­va la or­den de de­ten­ción, pe­ro no es­ta­ba en su pues­to cuan­do otro gol­pe de mano sor­pre­si­vo per­mi­tió al es­pía de In­te­rior sa­lir del em­bro­llo con el lus­tre acos­tum­bra­do. En 1991 Sui­za de­ci­dió de­jar de ser su gua­ri­da y le ex­pul­só del país. To­dos in­ter­pre­ta­ron que des­apa­re­ce­ría en cual­quier país del mun­do que le aco­gie­ra, pe­ro en el mes de oc­tu­bre, por sor­pre­sa, se en­tre­gó de for­ma vo­lun­ta­ria en la Au­dien­cia Na­cio­nal. El juez al man­do, Is­mael Mo­reno, le de­jó en li­ber­tad sin car­gos. “Tu país es el di­ne­ro”, le di­ce un tra­fi­can­te de ar­mas a Fran­cis­co Pae­sa al prin­ci­pio de la pe­lí­cu­la. Y a par­tir de esa idea, la de am­bi­ción y po­der, se en­cuen­tra con­fi­gu­ra­da El hom­bre de las mil ca­ras, la his­to­ria de un per­so­na­je que lo­gró en­ga­ñar a to­do el mun­do a tra­vés de una in­trin­ca­da red de men­ti­ras, es­ta­fas y trai­cio­nes que se en­cuen­tran plas­ma­das en la pan­ta­lla a rit­mo de elec­tri­zan­te th­ri­ller de es­pio­na­je.

Al­ber­to Ro­drí­guez vuel­ve a de­mos­trar su in­ci­si­va ca­pa­ci­dad a la ho­ra de su­mer­gir­se en las zo­nas más os­cu­ras Mien­tras Pae­sa es­ta­ba in­mer­so en el apo­yo y en­ga­ño a Roldán, con el Mi­nis­te­rio del In­te­rior de por me­dio, re­ci­bió un en­car­go del Cen­tro Su­pe­rior de In­for­ma­ción de la De­fen­sa (Ce­sid, el ser­vi­cio se­cre­to an­te­ce­den­te del ac- de la reali­dad de nues­tro país, de in­da­gar en las cloacas de la so­cie­dad. Y en es­ta oca­sión se arries­ga a con­tar el re­la­to a tra­vés de un me­ca­nis­mo na­rra­ti­vo que es pu­ra fi­li­gra­na, con sal­tos tem­po­ra­les y es­pa­cia­les con­ti­nuos, con una voz en off muy scor­se­sia­na que nos con­du­ce por un en­dia­bla­do en­tra­ma­do, de una pre­ci­sión mi­li­mé­tri­ca y una es­ti­li­za­ción for­mal tan ex­qui­si­ta co­mo con­tun­den­te, que ter­mi­na por ad­qui­rir una re­ve­la­do­ra (tam­bién iró­ni­ca) di­men­sión de nues­tro tiem­po, tan­to a ni­vel po­lí­ti­co co­mo hu­mano. Bea­triz Mar­tí­nez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.