ROLDÁN, UNA HUI­DA DE PE­LÍ­CU­LA

Tiempo - - A FONDO -

La pe­lí­cu­la El hom­bre de las mil ca­ras, ba­sa­da en el li­bro de Manuel Cer­dán El es­pía de las mil ca­ras, el pe­rio­dis­ta que me­jor le co­no­ce, ha­bla de to­da la vi­da de Fran­cis­co Pae­sa, pe­ro el di­rec­tor Al­ber­to Ro­drí­guez ha pre­fe­ri­do se­lec­cio­nar pa­ra su re­tra­to los acon­te­ci­mien­tos que gi­ran en torno a su par­ti­ci­pa­ción en la fa­mo­sa hui­da de Luis Roldán.

Roldán era di­rec­tor de la Guar­dia Civil en 1993 cuan­do la pren­sa co­men­zó a des­ve­lar el au­men­to des­pro­por­cio­na­do de su pa­tri­mo­nio y su par­ti­ci­pa­ción en di­ver­sos ne­go­cios co­mo co­mi­sio­nis­ta. El 3 de di­ciem­bre de ese año fue ce­sa­do de su car­go, lo que no hi­zo sino au­men­tar la di­fu­sión de da­tos so­bre sus mal­ver­sa­cio­nes de fon­dos pú­bli­cos. Se veía en la cár­cel y op­tó por huir el 29 de abril, lo que pro­vo­có la di­mi­sión del mi­nis­tro del In­te­rior, An­to­nio Asunción.

A par­tir de ese mo­men­to co­men­zó la ca­za del eva­di­do, sin que na­die pu­die­ra en­con­trar la me­nor pis­ta so­bre su pa­ra­de­ro. Al­guien experto en los ba­jos fon­dos le ha­bía ayu­da­do a des­apa­re­cer y lo ha­bía he­cho tan bien que los me­ses pa­sa­ban sin que las po­li­cías del mun­do en­te­ro die­ran con su pa­ra­de­ro. Esa per­so­na era Pae­sa, a la que Roldán co­no­cía per­fec­ta­men­te, pues no so­lo ha­bía uti­li­za­do sus ser­vi­cios pa­ra mi­sio­nes de la Guar­dia Civil, sino que am­bos ha­bían co­la­bo­ra­do en va­rios ne­go­cios.

De­ses­pe­ra­do, Juan Al­ber­to Be­lloch, el nue­vo mi­nis­tro del In­te­rior, acu­dió al pro­pio Pae­sa pa­ra con­se­guir la de­ten­ción de Roldán. El hom­bre que le ha­bía ayu­da­do a es­ca­par no tu­vo re­pa­ros en con­ver­tir­se en el me­dia­dor pa­ra su en­tre­ga, a cam­bio de una can­ti­dad equi­va­len­te a ca­si dos mi­llo­nes de eu­ros ac­tua­les.

La ro­cam­bo­les­ca ope­ra­ción de en­tre­ga pa­re­cía sa­ca­da de una pe­lí­cu­la y te­nía que ter­mi­nar en las sa­las de cine. El 27 de fe­bre­ro de 1995, Roldán se en­tre­gó a po­li­cías es­pa­ño­les en el ae­ro­puer­to de Bang­kok, pro­ce­den­te de Laos, lu­gar en el que se cre­yó que ha­bía per­ma­ne­ci­do es­con­di­do, cuan­do en reali­dad no ha­bía sa­li­do de una ca­sa en París. Pa­ra dar un to­que de realismo, fue en­tre­ga­do por el ca­pi­tán Khan, nom­bre ele­gi­do en re­cuer­do del chi­ri­pi­ti­fláu­ti­co Ca­pi­tán Tan, el per­so­na­je de una an­ti­gua se­rie te­le­vi­si­va in­fan­til. Roldán se en­tre­gó tras acep­tar el Go­bierno fir­mar los lla­ma­dos pa­pe­les de Laos, que re­co­gían que so­lo po­dría ser juzgado por de­li­tos de cohe­cho y mal­ver­sa­ción.

En­car­ce­la­do, no tar­da­ron mu­cho en des­cu­brir el pas­tel: Roldán acu­só a su ami­go de que­dar­se con su for­tu­na, 10 mi­llo­nes de dó­la­res, que nun­ca más vol­vie­ron a apa­re­cer.

Su tes­ti­mo­nio dio ori­gen a va­rios pro­ce­sos ju­di­cia­les con­tra Pae­sa que se sus­tan­cia­ron co­mo siem­pre: ór­de­nes de bus­ca y cap­tu­ra, Pae­sa des­apa­re­ci­do y, fi­nal­men­te, so­bre­sei­mien­to y to­tal li­ber­tad.

TIEM­PO ha ha­bla­do con Luis Roldán, que con su­ma ama­bi­li­dad se ha ne­ga­do a co­men­tar na­da re­la­cio­na­do con la pe­lí­cu­la y se ra­ti­fi­ca en lo que di­jo en su día. Vi­ve en Za­ra­go­za, ha­ce la vi­da de un ciudadano nor­mal y vi­ve de for­ma hu­mil­de. No tie­ne pro­ble­mas en char­lar con es­te se­ma­na­rio, pe­ro ase­gu­ra que es­te no es el mo­men­to de ha­blar.

Car­los San­tos in­ter­pre­tan­do a Roldán en su des­pa­cho ofi­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.