LA DEHE­SA YA NO ES EXTREMEÑA

Tiempo - - A FONDO -

Cuan­do el jet pri­va­do del man­da­ta­rio emi­ra­tí Moham­med bin Rashid Al Mak­toum (el que re­ga­ló dos Fe­rra­ri al pa­dre del mo­nar­ca ac­tual) lle­gó al ae­ro­puer­to de Ba­da­joz se ge­ne­ró mu­cha ex­pec­ta­ti­va: nun­ca ha­bía ate­rri­za­do allí un avión de ta­les di­men­sio­nes. Allí le es­pe­ra­ba una re­tahí­la de au­to­ri­da­des ex­tre­me­ñas, con el pre­si­den­te de la Jun­ta in­clui­do.

No es de ex­tra­ñar que le es­pe­ra­sen, pues el di­ne­ro del je­que vie­ne a ser al­go así co­mo el ma­ná di­vino: si an­tes la ma­yor la­ti­fun­dis­ta de Ex­tre­ma­du­ra po­día ser la du­que­sa de Alba, aho­ra su pues­to se lo dispu­tan los je­ques de es­tas la­ti­tu­des. Al Mak­toum cuen­ta con al me­nos tres fin­cas en la pro­vin­cia de Ba­da­joz, una de 1.000 hec­tá­reas, otra de 400 y otra de 220, te­nien­do co­mo ve­cino al to­re­ro El Ju­li. Y co­mo las com­pras las ha­cen úni­ca­men­te a tra­vés de ami­gos de con­fian­za, el in­ter­me­dia­rio fue un em­pre­sa­rio jor­dano due­ño a su vez del ma­ta­de­ro de Oli­ven­za, en la mis­ma pro­vin­cia extremeña, don­de se sa­cri­fi­can ani­ma­les por el ri­to ha­lal (Emi­ra­tos es el prin­ci­pal mer­ca­do don­de lle­ga la car­ne extremeña, que su­peró los diez mi­llo­nes de eu­ros en ex­por­ta­cio­nes el año pa­sa­do).

“Te­ne­mos cons­tan­cia de al­gu­nas in­ver­sio­nes, en con­cre­to, del due­ño del Man­ches­ter City que com­pró la fin­ca Los Quin­tos de San Mar­tín, o el ca­so de un em­pre­sa­rio jor­dano que ad­qui­rió el ma­ta­de­ro de Oli­ven­za, una an­ti­gua pro­pie­dad de los Ruiz-Mateos, pe­ro es­tas operaciones se rea­li­zan en­tre par­ti­cu­la­res, no tie­nen obli­ga­ción de in­for­mar a la Ad­mi­nis­tra­ción Pú­bli­ca, con lo que no te­ne­mos mu­chos da­tos al res­pec­to. En nin­guno de es­tos ca­sos nues­tra ofi­ci­na ha he­cho in­ter­me­dia­ción al­gu­na”, co­men­tan des­de In­vest in Ex­tre­ma­du­ra, ofi­ci­na pú­bli­ca en­car­ga­da de atraer in­ver­so­res y de ayu­dar­les a ins­ta­lar­se en la re­gión, fa­ci­li­tan­do la aper­tu­ra de nue­vos ne­go­cios.

La fin­ca ci­ta­da, si­tua­da al sur de Ba­da­joz, fue ad­qui­ri­da por el man­da­ta­rio ára­be por 55 mi­llo­nes de eu­ros. De­di­ca­da an­te­rior­men­te a las mon­te­rías de ca­za (en al­gu­na oca­sión fue a ca­zar el rey emé­ri­to Juan Car­los), su nue­vo pro­pie­ta­rio la des­ti­na­ría a la cría del cor­de­ro que lue­go se ex­por­ta­ría al mer­ca­do mu­sul­mán, y es que Ex­tre­ma­du­ra se ha con­ver­ti­do en una des­pen­sa pa­ra es­tos mer­ca­dos, a los que se es­tá ex­por­tan­do no so­lo car­ne sino tam­bién fru­ta, dul­ces, et­cé­te­ra, al igual que otras re­gio­nes es­pa­ño­las.

El ma­ta­de­ro de Oli­ven­za es­tá en ma­nos de la em­pre­sa Gol­den World­wi­de, del que el jor­dano Ah­mad al Kha­tib es ad­mi­nis­tra­dor úni­co, que se de­di­ca a la ex­por­ta­ción de pro­duc­tos agroa­li­men­ta­rios a es­tos paí­ses. Allí les ha­ce lle­gar car­nes (cor­de­ro, ca­bri­to, po­llo...), dul­ces y ve­ge­ta­les (aza­frán, acei­te de oli­va y acei­tu­nas).

Pe­ro las in­ver­sio­nes de ori­gen mu­sul­mán no es­tán pre­sen­tes so­lo en Ex­tre­ma­du­ra: en An­da­lu­cía, por ejem­plo, una em­pre­sa de Abu Da­bi es pro­pie­ta­ria del 50% de Mi­na de Aguas Te­ñi­das, Mat­sa, de Huelva y las in­ver­sio­nes en el la­dri­llo en la Cos­ta del Sol es­tán a la or­den del día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.