Ome­ga

Tiempo - - A FONDO -

Jo­sé Manuel Gó­mez

Ar­cán­gel ofrece un con­cier­to en el Tea­tro Real de Ma­drid, un lu­gar ca­si sa­gra­do pa­ra los se­gui­do­res de la ópe­ra, de la música clá­si­ca y, más re­cien­te­men­te, del fla­men­co. “¿Qué crees que pen­sa­ría Fa­lla si te vie­ra to­car en el Tea­tro Real?”, le pre­gun­tó Je­sús Quin­te­ro a Pa­co de Lu­cía en los 70, en un pro­gra­ma de TVE. “Creo que pen­sa­ría: ¡Qué po­ca ver­güen­za tie­nen es­tos fla­men­cos!”, con­tes­tó Pa­co con una son­ri­sa. En reali­dad, Pa­co de Lu­cía abrió el Real pa­ra los fla­men­cos, pe­ro lle­va­ba años lle­nan­do los gran­des au­di­to­rios de música clá­si­ca de to­do el mun­do. El con­cier­to de Ar­cán­gel el pa­sa­do mes de ju­lio en el Tea­tro Real fue de es­pal­das al sun­tuo­so pa­tio de bu­ta­cas, por­que las 300 per­so­nas que asis­tie­ron se aco­mo­da­ron so­bre el es­ce­na­rio, en­tre ca­jas, y el can­taor reali­zó su con­cier­to sin nin­gu­na am­pli­fi­ca­ción: a pe­lo, co­mo en el si­glo XIX. Un re­to ava­la­do por su com­pa­ñía dis­co­grá­fi­ca, Uni­ver­sal, una de las mul­ti­na­cio­na­les que si­gue apos­tan­do por gra­bar fla­men­co en un mo­men­to de va­cas fla­cas pa­ra la in­dus­tria del dis­co.

Dar­le la es­pal­da al Tea­tro Real des­de den­tro del Tea­tro Real, con un con­cier­to acús­ti­co, tie­ne un po­der sim­bó­li­co que se­gu­ra­men­te apre­cia­rá una de las per­so­na­li­da­des sur­gi­das en los úl­ti­mos años: Pe­dro G. Ro­me­ro (1964), un ar­tis­ta que tra­ba­ja con la éli­te y el pres­ti­gio, des­de la Fun­da­ción Tà­pies a la Kunst­ve­reim de Stutt­gart. Un es­tu­dio­so del fla­men­co y un di­na­mi­za­dor de la es­ce­na, ha tra­ba­ja­do con Israel Gal­ván, con Ro­cío Már­quez o con Ni­ño de El­che. “Pe­dro se em­pe­ña en que can­te co­sas ra­ras”, di­ce To­más de Pe­rra­te, un can­taor em­pa­ren­ta­do con las gran­des sa­gas del fla­men­co de Utre­ra y co­la­bo­ra­dor de Israel Gal­ván; y, efec­ti­va­men­te, en el es­pec­tácu­lo FLA.CO.MEN To­más de Pe­rra­te en­to­na ono­ma­to­pe­yas que de­cons­tru­yen la es­truc­tu­ra li­te­ra­ria tra­di­cio­nal del fla­men­co. Lo ha­ce co­mo Israel Gal­ván de­cons­tru­ye los mo­vi­mien­tos del bai­laor.

Pe­dro G. Ro­me­ro sur­te de “apa­ra­to” a los fla­men­cos, un sos­tén in­te­lec­tual y es­té­ti­co que con­sis­te en “ofre­cer­les ma­te­rial do­cu­men­tal y con­cep­tual ne­ce­sa­rio pa­ra sus tra­ba­jos; res­pal­dar la pro­yec­ción y rea­li­za­ción en el fla­men­co de sus ges­tos, ideas y es­pe­cu­la­cio­nes; orien­tar me­dian­te es­cri­tos el sen­ti­do de sus tra­ba­jos”. En re­su­men, un pie de fo­to. Lo que los an­ti­guos lla­ma­ban in­te­lec­tua­les y que siem­pre han exis­ti­do al­re­de­dor del fla­men­co. Re­cuer­den Manuel de Fa­lla o Fe­de­ri­co Gar­cía Lorca, por po­ner dos ejem­plos co­no­ci­dos por el gran pú­bli­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.