Co­men­ta­rio so­bre Ni­ño de El­che: “Aquí no se es­cu­chan pal­mas, se dan bo­fe­tás”

LA UR­GEN­CIA Y EL JAZZ

Tiempo - - A FONDO -

Las ór­de­nes Ma­rio Ma­ya; Nietzs­che; Ste­ve Reich; Paul Ce­lan; Juan de Mai­re­na; Án­gel Gui­me­rà; Pas­to­ra Im­pe­rio; Sla­voj Žižek; el psi­coa­ná­li­sis y el tan­go; el hip-hop y el dadaísmo. Lo re­su­mió me­jor el ar­tis­ta del gra­fi­ti Su­so33: “A mí, Israel Gal­ván me po­ne cachondo”.

“No sé qué va­mos a ha­cer cuan­do no es­tén Pa­co de Lu­cía y En­ri­que Mo­ren­te”, di­jo un día Ja­vier Li­món cuan­do las dos gran­des fi­gu­ras es­ta­ban en ac­ti­vo. Ja­vier Li­món fue pro­duc­tor dis­co­grá­fi­co de am­bas lu­mi­na­rias que si­guen te­nien­do un po­der des­co­mu­nal gra­cias a sus in­flu­yen­tes ca­rre­ras, pe­ro Li­món se equi­vo­ca­ba al ana­li­zar el pa­no­ra­ma des­pués de la muer­te de los dos titanes. Nun­ca tan­ta gen­te se atre­vió a tan­to en tan po­co tiem­po. Aho­ra se es­tre­na un do­cu­men­tal so­bre el Ome­ga de Mo­ren­te, vein­te años des­pués de su alum­bra­mien­to, con­ver­ti­do en un hi­to pa­ra la van­guar­dia y pa­ra el rock. En aque­llos días tur­bu­len­tos en los que En­ri­que Mo­ren­te dis­fru­ta­ba co­mo un gam­be­rro an­te las reac­cio­nes de los ai­ra­dos de­fen­so­res de las esen­cias, re­com­po­nía con sen­sa­tez su dis­cur­so. “To­do lo que ha­go es des­de un pun­to de vis­ta fla­men­co”, y lue­go sa­ca­ba a re­lu­cir su iró­ni­ca son­ri­sa y aña­día or­gu­llo­so: “Es­tá cla­ro que me he equi­vo­ca­do”.

Al­ber­to Man­zano fue el tra­duc­tor de las letras de Leonard Cohen pa­ra el Ome­ga: “Yo hi­ce las tra­duc­cio­nes pa­ra ser leí­das, no pa­ra ser can­ta­das”, ex­pli­ca el hom­bre que fue ca­be­za de puen­te en­tre Cohen y Mo­ren­te. Así que Ome­ga es tan im­per­fec­to co­mo aquel re­tra­to de Pi­cas­so, cuan­do la dama pro­tes­tó por­que “no se le pa­re­cía en na­da”. No sa­be­mos si la res­pues­ta es apó­cri­fa. La le­yen­da di­ce que di­jo: “Tran­qui­la, ya se le pa­re­ce­rá”. Y así nos en­te­ra­mos por Dia­na Za­for­te­za, ami­ga y co­la­bo­ra­do­ra de Lou Reed, que el roc­ke­ro neo­yor­quino sin­tió ce­los de Leonard Cohen cuan­do es­cu­chó el Ome­ga. Lo cuen­ta en la re­vis­ta de ar­te fla­men­co El ca­non. El fla­men­co es un te­rri­to­rio crea­ti­vo y así lo han en­ten­di­do las hues­tes del jazz-fla­men­co em­pe­ña­das en in­ven­tar ca­da no­che, tal y co­mo vie­ne ocu­rrien­do en las jam-ses­sions de Die­go Gue­rre­ro en el ca­fé Ber­lín de Ma­drid. En una de ellas vi­mos la si­guien­te es­ce­na: el gui­ta­rris­ta Ry­car­do Mo­reno en­sa­ya un bo­le­ro con San­dra Ca­rras­co; en el des­can­so, la can­tan­te re­pa­sa la le­tra en su mó­vil. La música se po­ne en mar­cha y apa­re­ce el sa­xo­fo­nis­ta Pe­ri­co Sam­beat, que ha­ce un so­lo ins­pi­ra­dí­si­mo. La can­tan­te aún no ha me­mo­ri­za­do la can­ción así que sa­le al es­ce­na­rio con la chu­le­ta elec­tró­ni­ca. El re­sul­ta­do es es­pec­ta­cu­lar, San­dra ha in­terio­ri­za­do la ar­mo­nía de la can­ción pro­ba­ble­men­te ayu­da­da por el sa­xo­fo­nis­ta. Otra obra de ar­te que se hu­bie­ra es­fu­ma­do en la me­mo­ria de la no­che si no fue­ra por­que al­guien del gru­po ha te­ni­do la fe­liz idea de de­jar un mó­vil gra­ban­do, y al día si­guien­te el re­sul­ta­do es­tá col­ga­do en el Fa­ce­book.

“To­do va muy de­pri­sa”, ex­pli­ca Án­gel, el hom­bre de con­fian­za de Jor­ge Par­do, y así, han edi­ta­do un dis­co de 26 mi­nu­tos que lan­za lo que pue­de ser una nue­va eti­que­ta: me­ta­fla­men­co, que bien pue­de sig­ni­fi­car des­pués de un jue­go con los lí­mi­tes del fla­men­co y que sue­na a fla­men­co y a jazz y funky re­cién hor­nea­do. Y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.