JO­SÉ MANUEL SO­RIA

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR -

El ex­mi­nis­tro de In­dus­tria Jo­sé Manuel So­ria no so­lo me­tió al Go­bierno en un lío im­por­tan­te por su de­seo de ocu­par un pues­to en el Ban­co Mun­dial, sino que se en­cas­ti­lló has­ta el fi­nal. Dos ami­gos per­so­na­les de So­ria –y de Luis de Guin­dos– y el pro­pio Ra­joy le pi­die­ron ex­pre­sa y re­pe­ti­da­men­te que, an­te el es­cán­da­lo po­lí­ti­co que se ha­bía or­ga­ni­za­do y que afec­ta­ba al Par­ti­do Po­pu­lar, re­nun­cia­ra al pues­to. So­ria, más que en un pri­mer mo­men­to, se ne­gó ra­di­cal­men­te. Ale­ga­ba que to­do era le­gal y que él te­nía de­re­cho. Esa ne­ga­ti­va obli­gó a Ra­joy a in­ter­ve­nir pa­ra lo­grar su re­nun­cia, y el pre­si­den­te no ol­vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.