El día des­pués de con­tar vo­tos vas­cos y ga­lle­gos

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - JE­SÚS RI­VA­SÉS di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

El día des­pués de las elec­cio­nes vas­cas y ga­lle­gas em­pie­za de ver­dad la cuen­ta atrás pa­ra otros co­mi­cios ge­ne­ra­les en vís­pe­ras na­vi­de­ñas, el 18 de di­ciem­bre. Las ur­gen­cias, en cual­quier ca­so, em­pie­zan a apre­miar y, co­mo me­di­da pre­ven­ti­va, hay que co­rre­gir el error –de al­guien en el equi­po de Ma­riano Ra­joy– de que la nue­va ci­ta con las ur­nas fue­ra el 25 de di­ciem­bre, el mis­mo día de Na­vi­dad. La si­guien­te bron­ca, co­mo ha avan­za­do An­to­nio Her­nan­do, se con­cen­tra­rá en quién tie­ne que to­mar la ini­cia­ti­va pa­ra cam­biar la ley e im­pe­dir elec­cio­nes na­vi­de­ñas. Y el que lo ha­ga se­rá acu­sa­do por los otros gru­pos de ser el cul­pa­ble de la re­pe­ti­ción elec­to­ral, al­go que se con­ver­ti­rá en otro leit­mo­tiv de la cam­pa­ña.

En Nue­va York, el rey Fe­li­pe VI ape­ló des­de la ONU al sen­ti­do del de­ber de los po­lí­ti­cos, mien­tras re­co­no­cía que Es­pa­ña atra­vie­sa “una co­yun­tu­ra com­ple­ja”. Allí coin­ci­dió con Ba­rack Oba­ma y tam­bién allí le pre­gun­ta­ron al so­be­rano es­pa­ñol que qué ocu­rría en Es­pa­ña y tam­bién en Eu­ro­pa. La si­tua­ción en la Unión Eu­ro­pea em­pie­za a preo­cu­par en Es­ta­dos Uni­dos, ca­si tan­to co­mo in­quie­ta en el Vie­jo Con­ti­nen­te la hi­pó­te­sis de que Do­nald Trump pu­die­ra ga­nar­le las elec­cio­nes a Hi­llary Clin­ton.

El día des­pués de las elec­cio­nes vas­cas y ca­ta­la­nas el blo­queo po­lí­ti­co se­gui­rá si na­die cam­bia de po­si­ción, y na­da in­di­ca que eso se va­ya a pro­du­cir. Ra­joy in­sis­ti­rá en que un Go­bierno en­ca­be­za­do por él es la úni­ca op­ción via­ble, y Pedro Sánchez, una vez más, vol­ve­rá a ne­gar cual­quier apo­yo, por ac­ción o abs­ten­ción, mien­tras con­ti­nua­rán los ri­fi­rra­fes en el PSOE, que pue­den cris­par­se to­da­vía más si los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes ga­lle- gas y vas­cas no son fa­vo­ra­bles pa­ra los so­cia­lis­tas. Los fie­les del se­cre­ta­rio general fir­ma­rían cual­quier ve­re­dic­to de las ur­nas que me­jo­re las úl­ti­mas en­cues­tas, mien­tras dan una y mil vuel­tas al pac­to im­po­si­ble PSOE-Ciu­da­da­nos-Po­de­mos y con­tem­plan la alian­za con la izquierda ra­di­cal y los in­de­pen­den­tis­tas co­mo úl­ti­ma al­ter­na­ti­va. No te­men otras elec­cio­nes en di­ciem­bre, pe­ro tam­bién sa­ben que son otro ries­go.

Los ad­ver­sa­rios de Pedro Sánchez en su pro­pio par­ti­do, que son le­gión, es­tán con­ven­ci­dos de que el gran pro­ble­ma del PSOE es­tá a su izquierda y que cual­quier pac­to-con­ni­ven­cia con Po­de­mos y tam­bién con na­cio­na­lis­tas-in­de­pen­den­tis­tas de iz­quier­das le de­bi­li­ta­rá to­da­vía más. Por eso son par­ti­da­rios de per­mi­tir que go­bier­ne Ma­riano Ra­joy en mi­no­ría y muy de­bi­li­ta­do, mien­tras el PSOE se rear­ma in­ter­na y ex­ter­na­men­te y se re­or­ga­ni­za pa­ra afron­tar con ga­ran­tías de éxi­to las si­guien­tes elec­cio­nes den­tro de un par de años, por ejem­plo. Esa po­si­ción, cla­ro, es la que re­cha­za Pedro Sánchez, ca­da día más con­ven­ci­do de que, aun­que ha es­ta­do mu­chas ve­ces con­tra las cuer­das, aho­ra sí, pue­de es­tar an­te su úl­ti­ma opor­tu­ni­dad y, por eso, se re­sis­te, y tam­bién “por­que no tie­ne a don­de ir”, co­mo ex­pli­can al­gu­nos de sus crí­ti­cos. “El pro­ble­ma –di­cen– es que Sánchez tampoco tie­ne, fue­ra del PSOE, ni tan si­quie­ra un buen tra­ba­jo en don­de re­ti­rar­se, y eso le ha­ce afe­rrar­se más al pues­to”. Al­gu­nos, no obs­tan­te, ya se han de­di­ca­do a ex­plo­rar dón­de po­drían en­con­trar –en la po­lí­ti­ca o en el sec­tor pri­va­do– un si­tio pa­ra el ac­tual se­cre­ta­rio general del PSOE e, in­clu­so, le han en­via­do al­gún men­sa­je tran­qui­li­za­dor en ese sen­ti­do.

EN EL PSOE, LOS MÁS ACTIVOS CON­TRA PEDRO SÁNCHEZ BUS­CAN UNA SA­LI­DA PO­LÍ­TI­CA O PRO­FE­SIO­NAL ATRACTIVA PA­RA EL TO­DA­VÍA SE­CRE­TA­RIO GENERAL POR­QUE EL “FAC­TOR HUMANO” IM­POR­TA MU­CHO, MIEN­TRAS TO­DO IN­DI­CA QUE LAS TERCERAS ELEC­CIO­NES ES­TÁN CA­DA VEZ MÁS CER­CA, AUN­QUE TAMPOCO GA­RAN­TI­ZAN EL DESBLOQUEO

Es el “fac­tor humano”, que en el ca­so de los po­lí­ti­cos –y Sánchez no es nin­gu­na ex­cep­ción– in­flu­ye mu­cho. El fu­tu­ro preo­cu­pa a to­dos. Ra­joy, re­gis­tra­dor de la pro­pie­dad y ex­pre­si­den­te cuan­do de­je La Mon­cloa, lo tie­ne re­suel­to. Tam­bién Su­sa­na Díaz, que siem­pre se­rá ex­pre­si­den­ta an­da­lu­za, co­mo otros ba­ro­nes de sus res­pec­ti­vos te­rri­to­rios. Al­bert Ri­ve­ra no tie­ne pro­ble­mas en su par­ti­do y Pa­blo Iglesias se de­fien­de con sol­tu­ra en los pla­tós te­le­vi­si­vos, lo que le ha per­mi­ti­do ser uno de los po­lí­ti­cos me­jor pa­ga­dos el año pa­sa­do. Sin em­bar­go, con­ver­tir­se en ex­se­cre­ta­rio general del PSOE con una al­for­ja de va­rias de­rro­tas elec­to­ra­les no es un pa­no­ra­ma es­pe­cial­men­te ha­la­güe­ño pa­ra na­die. Por eso, en los pla­nes del lí­der so­cia­lis­ta ni tan si­quie­ra fi­gu­ra un pa­so atrás –su­yo y de Ra­joy al mis­mo tiem­po– pa­ra des­blo­quear la si­tua­ción, aun­que esa es una po­si­bi­li­dad que tampoco con­tem­pla el lí­der del PP. En re­su­men, mu­chos en el PSOE bus­can una sa­li­da –y una ocu­pa­ción atractiva– pa­ra Pedro Sánchez.

El día des­pués de las elec­cio­nes vas­cas y ga­lle­gas pue­de des­pe­jar, a me­dio pla­zo, el fu­tu­ro li­de­raz­go del PP, por­que Ma­riano Ra­joy tam­bién ha em­pe­za­do a pen­sar en su pro­pio fu­tu­ro pe­ro, eso sí, des­pués de vol­ver a ser in­ves­ti­do, por­que no quie­re pa­sar a la his­to­ria co­mo el pri­mer pre­si­den­te de la de­mo­cra­cia –Leo­pol­do Cal­vo-So­te­lo no cuen­ta– que no re­pi­tió man­da­to. Si lo­gra vol­ver a go­ber­nar, em­pe­za­rá a pi­lo­tar su pro­pia su­ce­sión pa­ra no te­ner pro­ble­mas con quien le sus­ti­tu­ya, y si las ur­nas ga­lle­gas son fa­vo­ra­bles, so­pla­rán vien­tos ga­lle­gos que, ade­más, no ago­bia­rán con pri­sas.

El día des­pués de con­tar los vo­tos en Ga­li­cia y Eus­ka­di em­pe­za­rá a ago­tar­se la úl­ti­ma op­ción pa­ra evi­tar las terceras elec­cio­nes, que en teo­ría be­ne­fi­cia­rían a Ra­joy, aun­que no to­dos en el PP es­tán tan con­ven­ci­dos y, en cual­quier ca­so, tam­bién pue­den no ser con­clu­yen­tes y de­jar las co­sas más o me­nos co­mo es­tán. Los crí­ti­cos del PSOE bus­can des­tino pa­ra Sánchez y en Nue­va York el Rey cons­ta­ta que Es­pa­ña y Eu­ro­pa preo­cu­pan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.