A LA ES­PE­RA DE LOS RE­SUL­TA­DOS GA­LLE­GOS Y VAS­COS

Tiempo - - PORTADA -

Las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas ga­lle­gas y vas­cas ser­vi­rán pa­ra echar, no so­lo más le­ña, sino li­tros y li­tros de ga­so­li­na al in­cen­dio per­ma­nen­te en el que vi­ve el PSOE. Na­die es­pe­ra que los re­sul­ta­dos en am­bas co­mu­ni­da­des sean bue­nos e in­clu­so los más po­si­ti­vos so­lo se atre­ven a mur­mu­rar en­tre dien­tes que no se­rán “tan ma­los” co­mo au­gu­ran to­das las en­cues­tas. Pa­se lo que pa­se, pa­re­ce se­gu­ro que los crí­ti­cos usa­rán la pér­di­da de es­ca­ños pre­vis­ta en am­bas co­mu­ni­da­des co­mo mu­ni­ción con­tra la ges­tión del se­cre­ta­rio general que, co­mo apunta más de un di­ri­gen­te crí­ti­co, “no so­lo acu­mu­la los peo­res re­sul­ta­dos his­tó­ri­cos en el ám­bi­to na­cio­nal. Tam­bién en mu­chas au­to­no­mías”. Su res­pon­sa­bi­li­dad se­rá aún ma­yor da­do que tan­to el can­di­da­to ga­lle­go co­mo la vas­ca son de su más ín­ti­ma con­fian­za y el pro­pio Pedro Sánchez se im­pli­có en sus can­di­da­tu­ras.

En to­do ca­so, so­lo si la de­ba­cle su­pera los son­deos, ya tre­men­da­men­te ne­ga­ti­vos, los crí­ti­cos se atre­ve­rán a usar los ór­ga­nos de par­ti­do pa­ra tum­bar la ac­tual di­rec­ción. Una ma­nio­bra de es­te ti­po su­pon­dría una rup­tu­ra di­fí­cil de re­pa­rar.

Pa­ra Po­de­mos, las elec­cio­nes vas­cas y ga­lle­gas no son tan cru­cia­les pe­ro, co­mo se sue­le de­cir so­bre las en­cues­tas, ser­vi­rán pa­ra mar­car ten­den­cia. Por afi­ni­dad y por su pa­pel en las dos can­di­da­tu­ras, Iglesias y Erre­jón tie­nen al­go que ga­nar y al­go que per­der.

En las elec­cio­nes ga­lle­gas, un buen re­sul­ta­do de En Ma­rea po­dría leer­se en Ma­drid co­mo un acier­to del se­cre­ta­rio general, que in­ter­vino a úl­ti­ma ho­ra pa­ra im­po­ner, de ma­ne­ra per­so­nal, que Po­de­mos fue­ra en coa­li­ción con las Ma­reas, Ez­quer­da Uni­da y los na­cio­na­lis­tas de Ano­va. El gol­pe de mano de Iglesias lle­gó des­pués del anun­cio de que Po­de­mos no iría en con­fluen­cia, de ma­ne­ra que un buen re­sul­ta­do de En Ma­rea le da­ría la ra­zón, a pe­sar de la in­de­pen­den­cia de Po­de­mos que han mos­tra­do siem­pre los ga­lle­gos.

Por su par­te, si Po­de­mos co­se­cha un buen re­sul­ta­do en el País Vas­co, el éxi­to irá a la cuen­ta de re­sul­ta­dos de Erre­jón. Él guió las pri­ma­rias que es­te año re­no­va­ron la di­rec­ción con Na­gua Al­ba y Eduar­do Mau­ra, dos de sus afi­nes, a la ca­be­za y ha de­ci­di­do tras­pa­sar su res­pon­sa­bi­li­dad his­tó­ri­ca de di­ri­gir las cam­pa­ñas elec­to­ra­les a los di­ri­gen­tes vas­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.