TRAS MA­DRID, LA BA­TA­LLA FI­NAL DE PO­DE­MOS SE­RÁ EL CON­GRE­SO EX­TRA­OR­DI­NA­RIO

Tiempo - - PORTADA -

La reunión del má­xi­mo ór­gano so­cia­lis­ta se pro­du­ci­rá en un mo­men­to de ex­tre­ma con­fron­ta­ción, en la que los crí­ti­cos, sin una ho­ja de ru­ta co­mún, coin­ci­den, en cam­bio, en la ne­ce­si­dad de apar­tar a Sánchez pa­ra po­der reha­cer un par­ti­do a la de­ri­va por la pro­fun­da di­vi­sión in­ter­na. Has­ta el pun­to de que al­gu­nos his­tó­ri­cos so­cia­lis­tas han em­pe­za­do a bus­car una sa­li­da pro­fe­sio­nal o po­lí­ti­ca digna que per­mi­ta al lí­der ma­dri­le­ño re­ti­rar­se de la pri­me­ra lí­nea con la dig­ni­dad que se le pre­su­po­ne a un ex­se­cre­ta­rio general. Una ofer­ta en es­te sen­ti­do, creen, po­dría ayu­dar a Sánchez a su­pe­rar el mie­do a dar un pa­so atrás y per­mi­ti­ría al par­ti­do pa­sar pá­gi­na de su peor mo­men­to en los úl­ti­mos 30 años.

Has­ta en­ton­ces, sin em­bar­go, las espadas se­gui­rán en al­to. Un cla­ro ejem­plo fue el en­fren­ta­mien­to pú­bli­co que ape­nas diez días an­tes de las elec­cio­nes vas­cas y ga­lle­gas, ya me­ti­dos en ple­na cam­pa­ña, vol­vió a par­tir en dos el par­ti­do. La pa­sa­da se­ma­na, el pre­si­den­te ex­tre­me­ño, Gui­ller­mo Fer­nán­dez Va­ra, se que­jó pú­bli­ca­men­te de que en el PSOE no ca­be ya la li­ber­tad de ex­pre­sión. “Ca­da vez que uno abre la bo­ca se le co­rre a go­rra­zos”, la­men­tó. Se re­fe­ría, sin ci­tar­lo, a Twit­ter, don­de va­rias de­ce­nas de per­fi­les ma­cha­can día tras día al di­ri­gen­te y, en general, a to­dos los crí­ti­cos con la ac­tual di­rec­ción so­cia­lis­ta que sos­tie­nen que el lu­gar del PSOE de­be ser la opo­si­ción.

Las mues­tras de apo­yo no tar­da­ron en lle­gar. Abrió la ve­da en la mis­ma red so­cial la pre­si­den­ta an­da­lu­za, Su­sa­na Díaz, mos­tran­do su ca­ri­ño ha­cia Fer­nán­dez Va­ra y ase­gu­ran­do que “a los so­cia­lis­tas nos une la fra­ter­ni­dad y el res­pe­to a la ex­pre­sión li­bre de nues­tras ideas”. Fue la se­ñal pa­ra que to­dos los crí­ti­cos con el se­cre­ta­rio general se lan­za­ran en trom­ba en las re­des so­cia­les. Eduar­do Ma­di­na, Car­me Cha­cón, Ele­na Va­len­ciano... in­clu­so Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba, a quien mu­chos le otor­gan un pa­pel fun­da­men­tal en los úl­ti­mos mo­vi­mien­tos con­tra Sánchez, es­cri­bió un post en Fa­ce­book ta­chan­do de “la­men­ta­ble” el fue­go ami­go con­tra el di­ri­gen­te ex­tre­me­ño. Al día si­guien­te tres de los pre­si­den­tes au­to­nó­mi­cos de más pe­so, Emi­li­ano Gar­cía-Pa­ge, Xi­mo Puig y Javier Lam­bán, re­do­bla­ron el fue­go en de­cla­ra­cio­nes pú­bli­cas. A na­die den­tro del par­ti­do se le es­ca­pa que el res­pal­do a Fer­nán­dez Va­ra no fue más que la ex­cu­sa pa­ra car­gar una vez más con­tra la di­rec­ción en un con­flic­to que no ter­mi­na­rá has­ta que san­chis­tas y su­sa­nis­tas se en­fren­ten por fin en cam­po abier­to.

Por su par­te, en Po­de­mos, la aga­rra­da tui­te­ra en­tre Iglesias y Erre­jón su­po­ne un sal­to cua­li­ta­ti­vo en el en­fren­ta­mien­to la­ten­te que des­de ha­ce me­ses exis­te so­bre el rum­bo que de­be to­mar la for­ma­ción pa­ra con­ver­tir­se en un par­ti­do de Go­bierno. El “de­ba­te”, co­mo gus­ta lla­mar­lo en Po­de­mos, no so­lo sal­ta­ba de las reunio­nes a puer­ta ce­rra­da a las re­des so­cia­les, sino que, de ma­ne­ra ex­cep­cio­nal, eran los má­xi­mos con­ten­dien­tes quie­nes se en­fren­ta­ban di­rec­ta­men­te. Iglesias y Erre­jón de­ja­ron cla­ras sus di­fe­ren­cias so­bre las ra­zo­nes del re­tro­ce­so en ju­nio del par­ti­do.

En un mi­tin en La Co­ru­ña lla­ma­do a ser no­ti­cia por la pre­sen­cia de Pa­blo Iglesias des­pués de de­cre­tar, a úl­ti­ma ho­ra y con­tra el cri­te­rio de mu­chos, que Po­de­mos sí par­ti­ci­pa­ría en la coa­li­ción ga­lle­ga, el lí­der mo­ra­do ase­gu­ró que “el día que de­je­mos de dar mie­do a los po­de­ro­sos, no ten­dre­mos sen­ti­do”. Sus pa­la­bras, en lu­gar de en­tre los po­de­ro­sos, pro­vo­ca­ron un ma­re­mo­to en sus pro­pias fi­las. Erre­jón le con­tes­ta­ba por Twit­ter que ese ya no era el “re­to”, sino “se­du­cir” a la par­te del elec­to­ra­do que “aún no con­fía en no­so­tros”. “Sí, pe­ro en ju­nio de­ja­mos de se­du­cir a un mi­llón de per­so­nas”, le re­pli­có Iglesias, inau­gu­ran­do un en­fren­ta­mien­to te­le­má­ti­co en el que sus fie­les co­mo Ire­ne Mon­te­ro,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.