LAS PE­LEAS EN LA RED AU­GU­RAN UNA BA­TA­LLA REAL POR EL LI­DE­RAZ­GO

Tiempo - - PORTADA -

con el apa­ra­to an­da­luz, con­tro­la­do por los par­ti­da­rios de Erre­jón. Tam­bién se ha apun­ta­do Ex­tre­ma­du­ra y, a es­ca­la mu­ni­ci­pal, Má­la­ga, Pal­ma, San­tan­der, Bur­gos, Sa­la­man­ca o Ali­can­te. Es­tos cón­cla­ves irán per­fi­lan­do en los pró­xi­mos me­ses el equi­li­brio real de fuer­zas en­tre Iglesias y Erre­jón, de los que no se du­da que con­fron­ta­rán pro­yec­tos dis­tin­tos en la asam­blea ex­tra­or­di­na­ria que aún no tie­ne fe­cha pe­ro no se es­pe­ra has­ta des­pués de no­viem­bre.

Lo cier­to es que con las di­fe­ren­cias ai­rea­das pú­bli­ca­men­te, los pró­xi­mos me­ses to­dos en el PSOE y Po­de­mos ten­drán que to­mar par­ti­do. Hay un man­tra en torno a Twit­ter –con 11 mi­llo­nes de usua­rios en Es­pa­ña– que di­ce que lo que ocu­rre en 140 ca­rac­te­res no pue­de ex­tra­po­lar­se a la reali­dad, pe­ro re­sul­ta im­po­si­ble ne­gar que es un re­fle­jo de ella. Las guerras en la izquierda han es­ta­lla­do y a sus pro­ta­go­nis­tas ya no les im­por­ta ni si­quie­ra quién asis­te al in­cen­dio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.