¿Si sa­le Ra­joy, sa­le tam­bién Sánchez?

Tiempo - - LA CRONICA - JO­SÉ ONE­TO

El al­to el fue­go de­cla­ra­do de for­ma par­cial en los prin­ci­pa­les par­ti­dos, es­pe­cial­men­te en el PSOE, por las elec­cio­nes ga­lle­gas y vas­cas, aun­que los pu­ña­les han es­ta­do a pun­to de ser sa­ca­dos de sus fun­das en al­gún que otro mo­men­to (ver La Cró­ni­ca “Al­to el fue­go, a la es­pe­ra de Ga­li­cia y el País Vas­co...” en el nú­me­ro 1.762 de TIEM­PO), se rom­pe es­te lu­nes 26 de septiembre, cuan­do co­mien­cen a ha­cer­se los co­rres­pon­dien­tes aná­li­sis de unas elec­cio­nes que al­gu­nos han que­ri­do li­gar al po­si­ble desbloqueo po­lí­ti­co que vi­ve el país des­de la di­so­lu­ción del Par­la­men­to en oc­tu­bre del año pa­sa­do, y otros, al fu­tu­ro po­lí­ti­co del ac­tual se­cre­ta­rio general so­cia­lis­ta, Pedro Sánchez.

Des­de que fue ele­gi­do por la mi­li­tan­cia, en el ve­rano de 2014, Sánchez no ha te­ni­do un mo­men­to de tran­qui­li­dad. Par­te de la cul­pa es su­ya por ha­ber ele­gi­do una Eje­cu­ti­va que no le ha ayu­da­do a in­te­grar las dis­tin­tas sen­si­bi­li­da­des y un com­por­ta­mien­to per­so­na­lis­ta en el que ha pre­do­mi­na­do la im­po­si­ción so­bre el diá­lo­go y el de­ba­te. Y par­te tam­bién ha es­ta­do en quie­nes no han pa­ra­do de cons­pi­rar ni un se­gun­do, in­clu­so des­de el pues­to que ocu­pan den­tro de la Eje­cu­ti­va que, con cier­ta in­ge­nui­dad, for­mó el nue­vo se­cre­ta­rio general. Han si­do dos años en los que el par­ti­do, po­co a po­co, ha ido per­dien­do po­der e in­fluen­cia a ni­vel au­to­nó­mi­co, mu­ni­ci­pal y na­cio­nal, y en los que Sánchez, se­gún sus crí­ti­cos, se ha ne­ga­do a asu­mir nin­gún ti­po de res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca por unos re­sul­ta­dos elec­to­ra­les, en su­ce­si­vas con­vo­ca­to­rias, ca­da vez peo­res.

Tan­to que, en los 28 me­ses que lle­va Sánchez co­mo se­cre­ta­rio general del PSOE, el par­ti­do se ha de­ja­do ca­si tres mi­llo­nes de vo­tos en to­das las elec­cio­nes que se han pro­du­ci­do du­ran­te su man­da­to, por­que, en­tre otras ra­zo­nes, han sur­gi­do dos nue­vos par­ti­dos: Ciu­da­da­nos y Po­de­mos. En el ca­so de las ge­ne­ra­les, si con Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba de can­di­da­to el PSOE to­có sue­lo y se hi­zo con unos sie­te mi­llo­nes de vo­tos, cua­tro años des­pués, el 20-D, los so­cia­lis­tas ob­tu­vie­ron un mi­llón y me­dio de vo­tos me­nos, ci­fra que aún ba­jó en 100.000, me­ses des­pués en las ge­ne­ra­les de ju­nio, aun­que en­ton­ces la de­rro­ta pa­re­ció que era un triun­fo, por­que no se ha­bía pro­du­ci­do el te­mi­do sor­pas­so que anun­cia­ban las en­cues­tas. Pe­ro si ha­ce­mos ca­so a de­ter­mi­na­dos aná­li­sis, lo más gra­ve se­ría que más de dos mi­llo­nes de vo­tos so­cia­lis­tas ha­brían ido a pa­rar al PP o a Ciu­da­da­nos, al­go in­só­li­to pa­ra los vie­jos mi­li­tan­tes del par­ti­do, que no ter­mi­nan de creér­se­lo, a pe­sar de que es el sec­tor más crí­ti­co con Sánchez y su Eje­cu­ti­va.

Por eso, aho­ra, los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les so­cia­lis­tas en las au­to­nó­mi­cas ga­lle­gas y vas­cas son vi­ta­les pa­ra un Sánchez ase­dia­do por al­gu­nos ba­ro­nes que creen que su pro­yec­to ha fra­ca­sa­do y que su es­tra­te­gia an­te la go­ber­na­bi­li­dad del país ha es­ta­do su­pe­di­ta­da a ga­nar tiem­po. Tiem­po pa­ra apla­zar lo más po­si­ble el con­gre­so del par­ti­do, tiem­po pa­ra re­cu­pe­rar­se (al­go que el pro­pio Sánchez, pien­sa que se pue­de pro­du­cir en unas terceras ge­ne­ra­les en di­ciem­bre) y tiem­po pa­ra di­fi­cul­tar el des­em­bar­co en la di­rec­ción del par­ti­do de su ri­val, la Rei­na del Sur, Su­sa­na Díaz, que aho­ra quie­re que sean los ba­ro­nes los que le fa­ci­li­ten su des­em­bar­co. Y, si pue­de ser por acla­ma­ción, sin nin­gún otro can­di­da­to con el que com­pe­tir, me­jor. Lo mis­mo que hi­zo

EN EL PSOE SE ABRE CA­MINO LA SOLUCIÓN AL BLO­QUEO PO­LÍ­TI­CO INSINUADA POR FE­LI­PE GON­ZÁ­LEZ: UN GO­BIERNO DEL PP, PE­RO SIN RA­JOY. ESO SÍ, LA OTRA PAR­TE EXIGIRÍA RECIPROCIDAD...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.