El en­re­do na­cio­nal

Tiempo - - TURNO DE PALABRA - ALFONSO GUERRA

Ima­gi­ne­mos un país en el que el des­em­pleo al­can­za ci­fras al­tí­si­mas, en el que los más jó­ve­nes no en­cuen­tran opor­tu­ni­da­des de in­te­gra­ción, la deu­da su­pera al PIB, una par­te del país plan­tea una se­ce­sión a la fuer­za con sus go­ber­nan­tes en re­bel­día con­tra las le­yes, el dé­fi­cit ame­na­za con la san­ción del ór­gano su­pra­na­cio­nal (la Unión Eu­ro­pea), que tie­ne gra­ves di­fi­cul­ta­des pa­ra aten­der sus com­pro­mi­sos con los ju­bi­la­dos pues ca­si se ha ago­ta­do el fon­do de re­ser­va, y con nu­me­ro­sos ca­sos de co­rrup­ción po­lí­ti­ca, es de­cir un país en se­rias di­fi­cul­ta­des. Y a esa si­tua­ción, ¿có­mo res­pon­de el Go­bierno?; es­ta­rá de­di­ca­do con to­das sus fuer­zas a cam­biar el rum­bo de las co­sas. No, no hay Go­bierno en ese país o, pa­ra ser más pre­ci­so, no hay Go­bierno en su sen­ti­do la­to, el Go­bierno es­tá en fun­cio­nes, a la es­pe­ra de ser sus­ti­tui­do por otro, con sus fa­cul­ta­des mer­ma­das por su con­di­ción de tran­si­to­rie­dad. Y ¿por qué es­ta pro­vi­sio­na­li­dad? Por­que des­de que ha­ce nue­ve me­ses, en que se ce­le­bra­ron las elec­cio­nes, no se ha lo­gra­do for­mar un Go­bierno, y ello a pe­sar de ha­ber re­pe­ti­do el pro­ce­so elec­to­ral a fin de des­en­ca­llar la si­tua­ción de pa­rá­li­sis ad­mi­nis­tra­ti­va. Un país ca­mino de un la­be­rin­to del que na­die sa­be sa­lir. Co­mo bien sa­ben to­dos, ese país es el nues­tro.

In­ten­ta­re­mos ex­pli­car el ori­gen, la cau­sa que ha desem­bo­ca­do en es­ta si­tua­ción de inani­dad po­lí­ti­ca.

Cuan­do en no­viem­bre de 2011 el Par­ti­do Po­pu­lar, con su di­ri­gen­te Ma­riano Ra­joy a la ca­be­za, triun­fó en las elec­cio­nes con un nú­me­ro de dipu­tados que le pro­por­cio­nó la ma­yo­ría ab­so­lu­ta en el Con­gre­so y en el Senado, los efec­tos de la crisis in­ter­na­cio­nal ha­bían gol­pea­do se­ria­men­te a Es­pa­ña. El nue­vo Go­bierno de­ci­dió apli­car en so­li­ta­rio –se am­pa­ra­ba en su ma­yo­ría ab­so­lu­ta– la re­ce­ta de los re­cor­tes en las pres­ta­cio­nes so­cia­les, lo que ori­gi­nó un pro­fun­do ma­les­tar so­cial, cal­do de cul­ti­vo de las fór­mu­las po­pu­lis­tas.

El Go­bierno de Ma­riano Ra­joy, le­jos de com­ba­tir las reac­cio­nes po­pu­lis­tas con­tra el sis­te­ma de­mo­crá­ti­co (“no nos re­pre­sen­tan”) con me­di­das que re­sol­vie­ran o al me­nos re­du­je­sen la an­gus­tio­sa si­tua­ción de mu­chos co­lec­ti­vos so­cia­les, cre­yó en­con­trar la solución pa­ra su su­per­vi­ven­cia en el po­der a pe­sar de su po­lí­ti­ca an­ti­so­cial: lo­grar que su des­cen­so elec­to­ral que­da­se com­pen­sa­do con la ba­ja­da en vo­tos del PSOE, la al­ter­na­ti­va a la de­re­cha. El me­ca­nis­mo uti­li­za­do fue el de di­vi­dir el vo­to de la izquierda me­dian­te el apo­yo en los me­dios (es­pe­cial­men­te de­di­can­do una te­le­vi­sión pri­va­da a ta­les fi­nes) a un gru­po de po­si­cio­nes po­pu­lis­tas con ex­pec­ta­ti­vas de cre­ci­mien­to elec­to­ral. Pe­ro la es­tra­te­gia fi­nal, ade­más de re­sul­tar­les un éxi­to, ha te­ni­do al­gu­nas con­se­cuen­cias no desea­das. Mien­tras las zo­nas más os­cu­ras del Par­ti­do Po­pu­lar or­ga­ni­za­ban su ope­ra­ción po­pu­lis­mo an­ti-PSOE, to­dos los me­dios de co­mu­ni­ca­ción com­pra­ron el discurso de dos pe­que­ños gru­pos par­la­men­ta­rios, Unión, Pro­gre­so y De­mo­cra­cia (UPD) e Izquierda Uni­da, que du­ran­te va­rios años te­nían co­mo ob­je­ti­vo ex­clu­si­vo el com­ba­te con­tra el bi­par­ti­dis­mo, cau­sa de to­dos los ma­les en su de­li­ran­te teo­ría. Su es­tra­te­gia se vio ava­la­da por una cas­ca­da in­ce­san­te de ar­tícu­los y co­lum­nas en pren­sa, ra­dio y te­le­vi­sión y por el bom­bar­deo in­can­des­cen­te de esos se­res na­ci­dos en la flo­res­ta de la po­lí­ti­ca agua­da que lla­man “ter­tu­lia­nos”.

El re­sul­ta­do es­tá a la vis­ta, los gru­pos uti­li­za­dos co­mo pun­ta de lan­za con­tra la es­ta­bi­li­dad del bi­par­ti­dis­mo, UPD e Izquierda Uni­da, han si­do de­vo­ra­dos por los lla­ma­dos “emer­gen­tes”. Y la so­cie­dad

EN EL BLO­QUEO INS­TI­TU­CIO­NAL QUE PADECEMOS, TO­DOS SE EMPEÑAN EN IGNORAR LA RES­PON­SA­BI­LI­DAD DE MA­RIANO RA­JOY PA­RA ENDOSÁRSELA A PEDRO SÁNCHEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.