Car­gos de lu­jo

Tiempo - - ACTUALIDAD -

Di­ce Ban Ki-moon que se sien­te frus­tra­do por­que le han im­pe­di­do to­mar de­ci­sio­nes. Aho­ra que es­tá a pun­to de fi­na­li­zar su man­da­to en Na­cio­nes Uni­das (en di­ciem­bre de 2016) cri­ti­ca el egoís­mo de cier­tos lí­de­res po­lí­ti­cos y las li­mi­ta­cio­nes de la ins­ti­tu­ción. Qui­zá sus re­fle­xio­nes, un po­co tar­días, lle­gan co­mo res­pues­ta a quie­nes le si­túan en­tre los peo­res se­cre­ta­rios ge­ne­ra­les que ha te­ni­do la ONU. No so­lo le acu­san de de­jar un le­ga­do me­dio­cre y de falta de li­de­raz­go, de­fec­to muy co­mún en los ac­tua­les di­ri­gen­tes de los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les, sino de al­go peor: pa­si­vi­dad a la ho­ra de to­mar me­di­das con­tra el es­cán­da­lo de los abu­sos se­xua­les por par­te de los cas­cos azu­les. Lo cier­to es que las ins­ti­tu­cio­nes mun­dia­les tie­nen al fren­te per­so­na­jes po­co com­pe­ten­tes, con es­ca­sos mé­ri­tos y un per­fil plano, eso sí, con gran­des pri­vi­le­gios y sa­la­rios desor­bi­ta­dos. ¿No les pa­re­ce un ex­ce­so in­ne­ce­sa­rio que co­bren en torno a los 25.000 dó­la­res [22.350 eu­ros] men­sua­les li­bres de im­pues­tos, más otras bi­co­cas, co­mo ayu­das fi­nan­cie­ras, pla­nes de pen­sio­nes y co­pio­sas die­tas pa­ra gas­tos? Es lo que co­bran mu­chos por es­tar al fren­te no so­lo de la ONU, sino de la OCDE, la OTAN, el FMI o el Ban­co Mun­dial que, co­mo re­cor­da­rán, le ofre­cie­ron en pri­me­ra ins­tan­cia al ex­mi­nis­tro Jo­sé Manuel So­ria. Son car­gos de lu­jo que se re­par­ten ami­ga­ble­men­te en­tre al­tos fun­cio­na­rios y po­lí­ti­cos de du­do­sos mé­ri­tos. Es ofen­si­vo que di­la­pi­den así sus re­cur­sos unas or­ga­ni­za­cio­nes que ini­cial­men­te fue­ron crea­das pa­ra re­du­cir la po­bre­za, pres­tar ayu­da eco­nó­mi­ca a las na­cio­nes en desa­rro­llo, re­sol­ver con­flic­tos pla­ne­ta­rios co­mo la crisis de los re­fu­gia­dos, el te­rro­ris­mo

Iplan­ti­llas de fun­cio­na­rios au­men­tan de ma­ne­ra desor­bi­ta­da, los car­gos no se eli­gen de­mo­crá­ti­ca­men­te ni por mé­ri­tos ob­je­ti­vos, sino por in­tere­ses o re­par­tos geo­es­tra­té­gi­cos. Mu­chos de los de­sig­na­dos lle­gan a lo al­to gra­cias al mé­to­do co­no­ci­do co­mo “la pa­ta­da ha­cia arri­ba”. Se me ocu­rren va­rios ejem­plos de per­so­na­jes que me­ten la pa­ta po­lí­ti­ca en su país y, pa­ra qui­tár­se­los de en­ci­ma, su par­ti­do les fa­ci­li­ta un exi­lio do­ra­do (Do­mi­ni­que Strauss-Kahn o Ro­dri­go Ra­to en el FMI). Al me­nos la ONU ha su­fri­do tal des­gas­te que pro­me­te trans­pa­ren­cia y efi­ca­cia en la in­mi­nen­te elec­ción del nue­vo se­cre­ta­rio general. Oja­lá fue­ra cier­to. De lo con­tra­rio, de­be­rían so­me­ter­se a una drás­ti­ca re­gu­la­ción de em­pleo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.