Una no­ve­la de­ci­si­va

Tiempo - - A FONDO -

la com­pa­ñía Te­lón Cor­to lle­va­rá a las ta­blas del tea­tro que se lla­ma pre­ci­sa­men­te Bue­ro Va­lle­jo. En Gua­da­la­ja­ra, ciu­dad na­tal del es­cri­tor, se or­ga­ni­zan ex­po­si­cio­nes, re­pre­sen­ta­cio­nes, lec­tu­ras dra­ma­ti­za­das, con­fe­ren­cias y to­do gé­ne­ro de ac­tos pa­ra que se re­cuer­de (o al me­nos pa­ra que los más jó­ve­nes co­noz­can) a un es­cri­tor que abrió un ca­mino que mu­chos más han se­gui­do des­pués. En Ibi­za se le ha de­cla­ra­do es­cri­tor del mes. Y has­ta a al­guien se le ha ocu­rri­do po­ner a Bue­ro Va­lle­jo co­mo te­ma de exa­men en la úl­ti­ma prue­ba de Se­lec­ti­vi­dad, lo cual no ga­ran­ti­za que los alum­nos lo ado­ren pre­ci­sa­men­te, por­que un exa­men es un exa­men, pe­ro al me­nos sí que le co­noz­can.

Oja­lá no sea flor de un día; oja­lá po­da­mos vol­ver a ver en los tea­tros obras fun­da­men­ta­les co­mo aque­lla His­to­ria de una es­ca­le­ra, un dra­ma de gen­te co­rrien­te que es, to­da­vía hoy, la obra más re­pre­sen­ta­da de Bue­ro, que la es­tre­nó en los años 40 pe­ro que hoy man­tie­ne ple­na­men­te su vi­gen­cia. O El con­cier­to de San Ovi­dio, una di­sec­ción ca­si qui­rúr­gi­ca del egoís­mo y la mez­quin­dad hu­ma­nas; o aque­lla es­tre­me­ce­do­ra me­tá­fo­ra so­bre el po­der y la va­ni­dad que es Las Me­ni­nas; o El tra­ga­luz, otra de sus obras maes­tras; o, sin la me­nor du­da, una de las cum­bres del tea­tro es­pa­ñol del si­glo XX: El sue­ño de la ra­zón, en la que un Bue­ro ca­si ex­pe­ri­men­tal po­ne en es­ce­na la fi­gu­ra de un Go­ya an­ciano, con to­do su ge­nio y to­da su mi­se­ria, pa­de­ci­do más que aten­di­do por su aman­te Leo­ca­dia, y so­me­te al es­pec­ta­dor al tre­men­do ex­pe­ri­men­to de com­par­tir la sor­de­ra del pin­tor. Aquel es­treno se re­cuer­da co­mo uno de los mayores triun­fos de un in­men­so ac­tor, Jo­sé Bó­da­lo, ta­lis­mán de las obras de Bue­ro, que tam­bién en es­te 2016 ha­bría cum­pli­do cien años.

Aque­lla obra, es­tre­na­da en 1970, con­tie­ne una fe­roz crí­ti­ca a la ti­ra­nía. A la de Fernando VII, es ver­dad, pe­ro al es­pec­ta­dor ave­za­do de aquel tiem­po no le cos­ta­ba nin­gún tra­ba­jo ex­tra­po­lar las gran­des ideas y com­pa­rar ti­ra­nos con ti­ra­nos. In­clu­so el crí­ti­co tea­tral del dia­rio ABC, el ilus­tre e in­flu­yen­te Lo­ren­zo Ló­pez San­cho, des­li­zó en el artículo que es­cri­bió so­bre el es­treno que a quien vie­se la obra no le cos­ta­ría de­ma­sia­do es­fuer­zo re­cor­dar “otras ti­ra­nías”. Y ci­ta­ba las que se vi­vían en los paí­ses del Es­te... y a las la­ti­noa­me­ri­ca­nas. Has­ta ahí lle­gó el crí­ti­co. Un pa­so más y la cen­su­ra fran­quis­ta lo ha­bría ful­mi­na­do. Pe­ro Bue­ro no es el úni­co ge­nio al que la His­to­ria ha pa­sa­do por en­ci­ma. Ni el más aplas­ta­do por ella. En 1945, un crío de vein­tiún años, hi­jo de mi­li­tar, re­cién li­cen­cia­do (con to­da bri­llan­tez) en Me­di­ci­na, lla­ma­do Luis Mar­tín-San­tos, pu­bli­có un li­bro de poe­mas: Gra­na gris. No pa­só ab­so­lu­ta­men­te na­da, y con ra­zón: aque­llo eran los pri­me­ros y tor­pes pa­sos de aún no se sa­bía qué.

Pe­ro en 1962, aquel bri­llan­te y tí­mi­do mu­cha­cho, ya ami­go de Sánchez Fer­lo­sio, de Juan Be­net, de Al­de­coa, de Alfonso Sas­tre y de otras jó­ve­nes pro­me­sas de la épo­ca, pre­sen­tó al pre­mio Pío Ba­ro­ja una no­ve­la ti­tu­la­da Tiem­po de si­len­cio. No ga­nó. El ju­ra­do no sa­bía que te­nía de­lan­te de las na­ri­ces una no­ve­la que cam­bió el rum­bo de la li­te­ra­tu­ra es­pa­ño­la, por­que ya no fue po­si­ble se­guir es­cri­bien­do igual que Juan Va­le­ra, que Gal­dós o que el mis­mo don Pío Ba­ro­ja des­pués de aque­lla his­to­ria atroz en la que un jo­ven mé­di­co se ve obli­ga­do a prac­ti­car un abor­to a la jo­ven­cí­si­ma hi­ja de una fa­mi­lia que hoy lla­ma­ría­mos de quin­quis; y que eso desata­ría una tra­ge­dia de pro­por­cio­nes bí­bli­cas de la que no se en­te­ra­ría ca­si na­die, por­que aquel tiem­po no era de reali­dad sino pre­ci­sa­men­te de si­len­cio.

Es­pa­ña no veía na­da igual des­de la bru­tal La fa­mi­lia de Pas­cual Duar­te de Ce­la. Fue un zu­rria­ga­zo en

Blas de Ote­ro (en el cen­tro) hu­bie­ra cum­pli­do tam­bién 100 años en mar­zo de 2016. Agus­tín de Fo­xá (fo­to de la de­re­cha) es otro de los gran­des ol­vi­da­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.