PAVÓN CREÓ A PLINIO, UNA ESPLÉNDIDA PARODIA DE SHERLOCK HOLMES

Tiempo - - A FONDO -

las cos­ti­llas de la ovi­na cul­tu­ra ofi­cial del ré­gi­men de Fran­co. Aque­lla no­ve­la, que na­die sa­bía có­mo ha­bía es­ca­pa­do ca­si ín­te­gra de las uñas (lle­nas de ce­ra de ci­rio) de la cen­su­ra de en­ton­ces, que so­lo le mu­ti­ló vein­te pá­gi­nas, co­rrió co­mo la pól­vo­ra. Se hi­zo lec­tu­ra obli­ga­da pa­ra los alum­nos en las cla­ses de Li­te­ra­tu­ra que im­par­tían in­con­ta­bles pro­fe­so­res de Ba­chi­lle­ra­to, so­bre to­do los más jó­ve­nes. No es po­si­ble en­ten­der a Um­bral, por ejem­plo, o a Mar­tín Gai­te, o a Mu­ñoz Mo­li­na, o in­clu­so al De­li­bes o al To­rren­te Ba­lles­ter de ma­du­rez, sin esa no­ve­la tre­men­da que pu­so a la Es­pa­ña za­ra­ga­te­ra y tris­te de aquel tiem­po, a la Es­pa­ña sub­te­rrá­nea y san­gran­te, de­lan­te de su pro­pio y es­pan­to­so es­pe­jo.

Pe­ro Mar­tín-San­tos, que es­cri­bió “una de las no­ve­las lin­güís­ti­ca­men­te más com­ple­jas del si­glo XX es­pa­ñol”, co­mo di­jo el pro­fe­sor Car­los Arro­yo, se em­po­tró con el co­che con­tra un ca­mión, cer­ca de Vi­to­ria, una tar­de de enero de 1964, y ahí se aca­bó to­do. Te­nía 39 años. De­jó sin ter­mi­nar una se­gun­da no­ve­la, Tiem­po de des­truc­ción, que lue­go fue pu­bli­ca­da con edi­ción de Jo­sé Car­los Mai­ner. No es po­si­ble ima­gi­nar lo que ha­bría he­cho aquel hom­bre de ha­ber vi­vi­do se­ten­ta u ochen­ta años, co­mo no es po­si­ble ima­gi­nar lo que ha­bría es­cri­to Mo­zart en idén­ti­ca cir­cuns­tan­cia. Pe­ro tan so­lo con la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.