ETA NO PO­DÍA PER­MI­TIR QUE LA PO­LI­CÍA LIBERARA A BLAN­CO

Tiempo - - A FONDO -

El 10 de ju­lio de 1997, un con­ce­jal del PP en el pue­blo de Er­mua, Mi­guel Án­gel Blan­co, fue se­cues­tra­do por la ban­da te­rro­ris­ta ETA. Pu­sie­ron con­di­cio­nes im­po­si­bles de cum­plir pa­ra su li­be­ra­ción y 48 ho­ras des­pués le des­ce­rra­ja­ron dos ti­ros en la ca­be­za, que aca­ba­rían ho­ras des­pués con su vi­da. El pe­rio­dis­ta Mi­guel Án­gel Me­lla­do ha bu­cea­do lar­go tiem­po, de una ma­ne­ra in­ci­si­va y es­cla­re­ce­do­ra, en los acon­te­ci­mien­tos de esos días pa­ra pu­bli­car El hi­jo de to­dos, vi­da y ase­si­na­to del már­tir que ven­ció a ETA. De su tex­to so­bre­co­ge­dor, nun­ca frío, siem­pre apa­sio­nan­te, TIEM­PO ha se­lec­cio­na­do va­rios as­pec­tos des­co­no­ci­dos que ilu­mi­nan una his­to­ria dra­má­ti­ca. LOS ETARRAS NO SE APIADARON “La­sar­te, 16.20 ho­ras, 12 de ju­lio. En una pis­ta fo­res­tal del ba­rrio de Azo­ba­ka, cer­ca de un ria­chue­lo, en una pe­que­ña ex­pla­na­da ro­dea­da de ma­to­rra­les. Ape­nas se es­cu­cha un pum-pum con sor­di­na, tras un pre­vi­si­ble for­ce­jeo. Dos hom­bres, si así se les pue­de lla­mar, los etarras Txa­po­te y Oker, acos­tum­bra­dos a ma­tar por de­lan­te y por de­trás, so­bre to­do por la es­pal­da, ase­si­nan al jo­ven con­ce­jal de 29 años. El pri­me­ro aprie­ta el ga­ti­llo de su Be­re­ta ca­li­bre 22 Long Ri­fle, mien­tras el se­gun­do su­je­ta co­mo pue­de al reo. Lo de­jan allí y hu­yen. En el vehícu­lo, es­pe­rán­do­les, es­tá Amaia, no­via de Txa­po­te; años des­pués, ma­dre de los dos hi­jos que pro­crea­ron en­tre Fran­cia y Es­pa­ña, siem­pre en cár­ce­les, be­ne­fi­cián­do­se del vis a vis. Nin­guno de los tres se apia­da del in­de­fen­so”. SE QUI­TA LAS LENTILLAS “Mi­guel Án­gel es­tá aún en vier­nes y te­me, al sa­ber el pla­zo de 48 ho­ras que los etarras ha­bían da­do, que el sá­ba­do es­tá ahí, de­trás de la no­che. En al­gún mo­men­to de la no­che, o qui­zás del al­ba, Blan­co, tan me­tó­di­co y cui­da­do­so siem­pre, has­ta en esas cir­cuns­tan­cias ex­tre­mas, se qui­ta las lentillas. Tampoco te­nía mu­cho que ver y sa­bía que le ha­rían da­ño en los ojos... Cui­da­do­sa­men­te, las guar­da en uno de sus bol­si­llos. Allí es­ta­ban cuan­do la Po­li­cía Cien­tí­fi­ca es­cu­dri­ñó ca­da mi­lí­me­tro de su ro­pa en bus­ca de al­gu­na pis­ta que ayu­da­ra a sa­ber dón­de ha­bía es­ta­do en­ce­rra­do”. PRE­SIÓN IN­TER­NA­CIO­NAL “Un gru­po del Ce­sid se cen­tró en el área de re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, a la ca­za de vo­ces in­flu­yen­tes y res­pe­ta­bles pa­ra el mun­do aber­za­le que, con su pre­sión, des­co­rrie­ran el ce­rro­jo del pes­ti­llo del zu­lo y no el de la pis­to­la... Es­pe­cial re­le­van­cia en la pre­sión in­ter­na­cio­nal te­nía la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. Allí se en­con­tra­ba de­por­ta­do Eu­ge­nio Et­xe­bes­te Ariz­ku­ren, Ant­xon, his­tó­ri­co di­ri­gen­te de ETA... ¡Adi­vi­nen quién mar­có el te­lé­fono del ni­do de etarras! El pre­mio No­bel de la Paz Adol­fo Pé­rez Es­qui­vel. El ar­gen­tino ha­bía con­se­gui­do el ga­lar­dón por su de­fen­sa de la de­mo­cra­cia y de los de­re­chos hu­ma­nos a tra­vés de me­dios no vio­len­tos fren­te a las dic­ta­du­ras mi­li­ta­res en Amé­ri­ca La­ti­na. ¿Qué de­re­cho más im­por­tan­te hay que no te qui­ten la vi­da inopi­na­da­men­te? ¿Qué dic­ta­du­ra ma­yor exis­te que aque­lla ejer­ci­da por quie­nes se creen en po­se­sión de ma­tar o de­jar vi­vir a al­guien? A tal dos ti­ros, a cual, di­ne­ro. Te­nía, pues, ra­zo­nes Adol­fo Pé­rez Es­qui­vel pa­ra lla­mar a Ant­xon y a los su­yos. La res­pues­ta fue la mis­ma que la re­ci­bi­da por los agen­tes del ser­vi­cio secreto do­mi­ni­cano (que lo ha­bían in­ten­ta­do an­tes): ‘No es nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad’, con­tes­tó li­te­ral­men­te, co­mo que­dó cons­tan­cia en una gra­ba­ción...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.