“Du­ran­te el jui­cio, el fis­cal sin­tió el es­pí­ri­tu de Blan­co jun­to a él”

Tiempo - - A FONDO - POR

Es so­bre­co­ge­dor el tes­ti­mo­nio que re­co­ge del mé­di­co Luis Mi­guel Que­re­je­ta que hi­zo la au­top­sia de Mi­guel Án­gel Blan­co. Luis Mi­guel Que­re­je­ta es un repu­tadí­si­mo mé­di­co fo­ren­se del País Vas­co. En no­viem­bre de 2015, cuan­do lo en­tre­vis­té, ha­bía he­cho cer­ca de 5.000 au­top­sias. Me im­pre­sio­nó cuan­do me con­ta­ba que pre­ci­sa­men­te aque­lla, la de Mi­guel Án­gel Blan­co, no se le ha po­di­do bo­rrar de la men­te. Que re­cor­da­ba ca­da de­ta­lle de ese día, des­de que le en­con­tra­ron mal­he­ri­do, has­ta que fi­na­li­zó la au­top­sia. Gra­cias a su tra­ba­jo pro­fe­sio­nal y a de­cla­ra­cio­nes de un par de etarras, re­cons­tru­yo en el li­bro có­mo se pro­du­jo el ase­si­na­to. Edu­ca­dí­si­mo, re­cuer­do que cuan­do fi­na­li­zá­ba­mos nues­tro en­cuen­tro, pre­gun­té al fo­ren­se si creía en Dios des­pués de ha­ber vis­to tan­tos ca­dá­ve­res en la me­sa de au­top­sia... Que­re­je­ta me ha­bló de las dos ba­las que ex­tra­jo al ca­dá­ver y cuan­do en­con­tré las fo­to­gra­fías, al ver­las, sen­tí una pe­que­ña con­mo­ción de có­mo que­da­ron. Las pu­bli­ca­mos en el li­bro aun­que la edi­to­rial no qui­so des­ta­car­las. Otro tes­ti­mo­nio que po­ne la piel de ga­lli­na, es­te in­clu­so más sor­pren­den­te, es el del fis­cal Mi­guel Án­gel Car­ba­llo, que in­ter­vino en el jui­cio a los ase­si­nos en la Au­dien­cia Na­cio­nal, en ju­nio de 2006. No es nor­mal que to­do un miem­bro del mi­nis­te­rio fis­cal se sin­ce­re con al­guien so­bre sus sen­ti­mien­tos más ín­ti­mos en el desa­rro­llo de un jui­cio. En nues­tro se­gun­do en­cuen­tro, en un des­pa­cho fun­cio­nal y asép­ti­co, de pron­to co­men­zó a re­la­tar­me que ha­bía sen­ti­do el es­pí­ri­tu de Mi­guel Án­gel Blan­co en la pri­me­ra se­sión del jui­cio. No­ta­ba có­mo le da­ba áni­mos pa­ra que ex­pu­sie­ra los da­tos que acu­sa­ban a los ase­si­nos allí pre­sen­tes, Fran­cis­co Javier Gar­cía Gaz­te­lu e Iran­tzu Ga­llas­te­gui So­du­pe. Lo sen­tía jun­to a él, me de­cía. Te­nía la sen­sa­ción de que se co­mu­ni­ca­ba con él a tra­vés de pa­la­bras que so­lo él po­día es­cu­char. Mi­guel Án­gel Car­ba­llo me acla­ró que no es una per­so­na que cree en fan­tas­mas, en güi­jas y en to­das esas co­sas.

A la izquierda, el ase­sino de Mi­guel Án­gel Blan­co, Javier Gar­cía Gaz­te­lu, con la te­rro­ris­ta que le ayu­dó y ma­dre de sus dos hi­jos, Iran­tzu Ga­llas­te­gui. So­bre es­tas lí­neas, el pue­blo de Er­mua an­te el ayun­ta­mien­to, don­de se ins­ta­ló la ca­pi­lla ar­dien­te del con­ce­jal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.