EL ES­PÍ­RI­TU DE ER­MUA CAM­BIÓ LA PER­CEP­CIÓN DE LOS CRÍ­ME­NES DE ETA

Tiempo - - A FONDO -

yo bau­ti­cé, no lo ma­téis’. Dos días des­pués, cuan­do aparece muer­to, se co­lo­ca un la­zo ne­gro y cam­bia su discurso: ‘Yo lle­va­ré un la­zo ne­gro en mi ro­pa has­ta que se cum­pla el aniver­sa­rio. Y es­pe­ro que na­die se atre­va a de­cir­me na­da... La ETA de aho­ra no tie­ne na­da que ver con los idea­lis­tas que lu­cha­ban con­tra la dic­ta­du­ra”. MANIFESTACIÓN PA­RA FUNDIR A LOS VE­CI­NOS “Cuan­do el al­cal­de To­to­ri­ca sa­le al bal­cón y comunica a sus ve­ci­nos que Mi­guel Án­gel ha apa­re­ci­do ti­ro­tea­do, mal­he­ri­do, qui­zás muer­to, la gen­te se de­ses­pe­ra y co­mien­za a gri­tar y a lan­zar con­sig­nas. Er­mua, el pue­blo ar­me­ro, se con­vier­te en un pol­vo­rín.

La gen­te nor­mal en­tra en un es­ta­do de ebu­lli­ción men­tal en­tre el éx­ta­sis y el pa­ro­xis­mo. To­das las mi­ra­das bus­can a su­pues­tos ami­gos de ETA pa­ra dar­les su me­re­ci­do. Mi­la­gro­sa­men­te, han des­apa­re­ci­do, aun­que la he­rri­ko ta­ber­na y se­de ba­ta­su­na es­tá a me­nos de 200 me­tros del ayun­ta­mien­to, don­de se pro­du­ce la gran con­cen­tra­ción. To­to­ri­ca, al ver la ten­sión que se res­pi­ra, se sa­ca de la man­ga de al­cal­de ocu­rren­te y rá­pi­do una manifestación. De vi­va voz, de­cre­ta una mar­cha has­ta Ei­bar, a po­cos ki­ló­me­tros... Años des­pués re­cuer­da: ‘Fun­dí a los ve­ci­nos an­dan­do y to­do el mun­do se cal­mó”. EL IN­CEN­DIO QUE LO PU­DO CAM­BIAR TO­DO “Por la no­che, en el ayun­ta­mien­to al­guien da la aler­ta de que la se­de de HB ha si­do in­cen­dia­da. ‘No re­cuer­do bien –cuen­ta To­to­ri­ca–, pe­ro sa­lí co­rrien­do con los po­li­cías, con un ex­tin­tor en la mano. Y con­se­gui­mos apa­gar el fue­go’. La ac­ti­tud de To­to­ri­ca so­fo­can­do las llamas en la ca­sa del enemi­go fue otra pie­dra de­po­si­ta­da im­pro­vi­sa­da­men­te, co­mo sim­ple reac­ción an­te los acon­te­ci­mien­tos, que con­tri­bu­yó al na­ci­mien­to del es­pí­ri­tu de Er­mua. Si el al­cal­de To­to­ri­ca, con sus mu­ni­ci­pa­les, no hu­bie­ra apa­ga­do el fue­go, el es­pí­ri­tu de con­vi­ven­cia y de fir­me­za de va­lo­res se ha­bría es­fu­ma­do co­mo briz­nas de pa­ve­sa an­tes de na­cer. Por­que de ha­ber ocu­rri­do una des­gra­cia en la se­de de He­rri Ba­ta­su­na, del ‘muer­te a ETA’, ‘a por ellos’, ‘HB fue­ra del País vas­co’, ‘ase­si­nos, hi­jos de pu­ta’, ‘ETA al pa­re­dón’, se ha­bría pa­sa­do a los ‘muer­tos de HB por el fa­na­tis­mo es­pa­ñol’. Muer­to por muer­to, em­pa­te y Mi­guel Án­gel se ha­bría que­da­do más so­lo que la una an­tes de tiem­po. Nun­ca se su­po quién pro­vo­có el in­cen­dio. No tu­vo mayores con­se­cuen­cias y na­die fue juz­ga­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.