PSOE

Tiempo - - A FONDO -

Mix­to en la Cá­ma­ra. Es­te cam­bio se ha­rá ple­na­men­te efec­ti­vo en el Pleno del 27 y 28 de septiembre, cuan­do Bar­be­rá de­ja­rá de sen­tar­se en­tre sus ex­com­pa­ñe­ros del PP y se tras­la­da­rá pre­vi­si­ble­men­te a la úl­ti­ma fi­la del he­mi­ci­clo, don­de quie­ren ubi­car­la sus com­pa­ñe­ros del Gru­po Mix­to, que aho­ra com­par­ti­rá con se­na­do­res de Com­pro­mís, Coa­li­ción Ca­na­ria, EHBil­du, Con­ver­gèn­cia De­mo­crà­ti­ca de Ca­ta­lun­ya, Ciu­da­da­nos, Nue­va Ca­na­rias, Fo­ro de Ciu­da­da­nos, Agru­pa­ción So­cia­lis­ta Go­me­ra y Agru­pa­ción He­rre­ña In­de­pen­dien­te. Es­ta mu­dan­za es lo má­xi­mo que ha po­di­do con­se­guir el PP de Bar­be­rá, que con­sin­tió dar­se de ba­ja en el par­ti­do pe­ro se ha afe­rra­do a su es­ca­ño, una de las pre­rro­ga­ti­vas que tie­nen to­dos los par­la­men­ta­rios, sean ele­gi­dos en las ur­nas o, co­mo ella, de­sig­na­dos por los Par­la­men­tos re­gio­na­les. Es­tán afo­ra­dos, son pro­pie­ta­rios de su es­ca­ño y has­ta el fi­nal de la le­gis­la­tu­ra no pue­den ser ex­pul­sa­dos del Senado sal­vo di­mi­sión o in­ha­bi­li­ta­ción. Pe­ro a di­fe­ren­cia de quie­nes se con­vier­ten en se­na­do­res por­que los ciu­da­da­nos mar­can su ca­si­lla en una pa­pe­le­ta elec­to­ral, los au­to­nó­mi­cos no tie­nen que ha­cer cam­pa­ña y dis­fru­tan de al­go que no tie­nen otros par­la­men­ta­rios: co­mo la du­ra­ción de su car­go es la mis­ma que la de la le­gis­la­tu­ra au­to­nó­mi­ca, cuan­do el Senado se di­suel­ve –en con­di­cio­nes nor­ma­les, a la mi­tad de la le­gis­la­tu­ra au­to­nó­mi­ca–, ellos no pier­den su con­di­ción de se­na­do­res. Los que no for­man par­te de la Co­mi­sión Per­ma­nen­te de­jan de es­tar afo­ra­dos pe­ro si­guen co­bran­do un suel­do del Senado, a di­fe­ren­cia de los se­na­do­res elec­tos, que ce­san. Si for­man par­te de la Co­mi­sión Per­ma­nen­te, el sa­la­rio ín­te­gro; si no, la mi­tad.

La reali­dad de los se­na­do­res de­sig­na­dos o au­to­nó­mi­cos es que son un de­da­zo co­ci­na­do en­tre los dos par­ti­dos has­ta aho­ra ca­si he­ge­mó­ni­cos en las Cá­ma­ras te­rri­to­ria­les, PP y PSOE, pa­ra ofre­cer un re­ti­ro do­ra­do a sus ex­pre­si­den­tes au­to­nó­mi­cos o dar ta­lla po­lí­ti­ca a sus car­gos or­gá­ni­cos. “Hay que apro­ve­char la ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca y [los par­ti­dos] tam­bién los uti­li­zan pa­ra for­ta­le­cer­se in­ter­na­men­te. Ima­gí­na­te que en el PSOE ma­ña­na de­ja de ser se­cre­ta­rio general Pedro Sánchez, ima­gí­na­te que cam­bian to­das las es­truc­tu­ras re­gio­na­les. El PSOE de­ci­di­ría cam­biar a su se­na­dor au­to­nó­mi­co pa­ra for­ta­le­cer al nue­vo lí­der re­gio­nal”, ex­pli­can en un Par­la­men­to au­to­nó­mi­co.

Ex y pe­sos pe­sa­dos.

Es­te plan­tea­mien­to ex­pli­ca por qué, de 58 se­na­do­res de­sig­na­dos –de un to­tal de 266–, en­con­tra­mos a nue­ve ex­pre­si­den­tes au­to­nó­mi­cos, a los que ha­bría que su­mar un dé­ci­mo, el an­da­luz Jo­sé An­to­nio Griñán, que di­mi­tió en 2015 an­te su pre­vi­si­ble impu­tación por el ca­so ERE. Asi­mis­mo, pue-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.