PP

Tiempo - - A FONDO -

re­cien­te­men­te es­te lí­mi­te y aho­ra “cual­quie­ra” pue­de ser se­na­dor de­sig­na­do.

Una vez acep­ta­das las can­di­da­tu­ras, los nom­bres pa­san a una co­mi­sión de nom­bra­mien­tos o de in­com­pa­ti­bi­li­da­des don­de in­clu­so se es­tu­dian sus cu­rrícu­los y que no pue­de ser com­pa­ra­ble a un tri­bu­nal de mé­ri­tos. No se co­no­ce de mo­men­to que nin­gún Par­la­men­to ha­ya echa­do pa­ra atrás nin­gún nom­bre. Co­mo mu­cho, fi­gu­ran pro­tes­tas co­mo la del año pa­sa­do de Po­de­mos con­tra la candidatura del ex­pre­si­den­te ba­lear Jo­sé Ramón Bau­zá. “Al prin­ci­pio, pu­sie­ron pro­ble­mas y ame­na­za­ron con blo­quear la vo­ta­ción, pe­ro con el acuer­do PP y PSOE po­co po­dían ha­cer”, re­cuer­da una dipu­tada de Ba­lea­res. Gor­ka Ma­nei­ro, ex­dipu­tado vas­co por UPD, era miem­bro de la co­mi­sión de in­com­pa­ti­bi­li­da­des cuan­do en 2013 se ini­cia­ron los trá­mi­tes pa­ra ele­gir se­na­do­res au­to­nó­mi­cos. “En teo­ría se re­vi­sa el cu­rrí­cu­lum, pe­ro no tie­ne nin­gún va­lor cuan­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.