Pa­tria

Tiempo - - VIVIR -

En las pá­gi­nas fi­na­les de Pa­tria, úl­ti­ma no­ve­la de Fernando Aram­bu­ru, hay un mo­men­to en que, du­ran­te unas jor­na­das de­di­ca­das a las víc­ti­mas del te­rro­ris­mo, un es­cri­tor re­fle­xio­na acer­ca de los te­mo­res que a la ho­ra de es­cri­bir so­bre la vio­len­cia en el País Vas­co le han acom­pa­ña­do: pri­me­ro, caer en un sen­ti­men­ta­lis­mo va­cuo, en un pa­te­tis­mo pa­ra al­mas be­llas; se­gun­do, sen­tir la ten­ta­ción de sus­pen­der la fic­ción pa­ra que se trans­pa­ren­te la po­si­ción po­lí­ti­ca.

Sal­var es­tos te­mo­res aca­so sea obra de to­da una vi­da. Por eso Pa­tria se­gu­ra­men­te ha­ya si­do una no­ve­la de ges­ta­ción lar­ga y de com­bus­tión len­ta. Pe­ro aun­que lar­ga y len­ta en el plano de la crea­ción, la po­ten­cia de la no­ve­la es tal que el lec­tor se ve asal­ta­do por la ur­gen­cia a la ho­ra de ab­sor­ber­la. Es­ta­mos an­te un li­bro que de­man­da una lec­tu­ra com­pul­si­va, uno de esos tex­tos que pro­vo­can una ad­he­sión in­con­tro­ver­ti­ble. Mien­tras uno lee Pa­tria, los lí­mi­tes del mun­do coin­ci­den con los lí­mi­tes de la pá­gi­na. Aram­bu­ru ha lo­gra­do que la li­te­ra­tu­ra, du­ran­te un par de días, sea más im­por­tan­te que cual­quier otra co­sa.

A pro­pó­si­to de la pu­bli­ca­ción de su no­ve­la Años len­tos, se­ña­lé que los gran­des mé­ri­tos de Aram­bu­ru eran, por un la­do, sal­va­guar­dar el va­lor de las per­so­nas an­te las ideo­lo­gías y, por otro, pre­ser­var, co­mo en una es­pe­cie de es­pe­jo am­plia­do, el va­lor de la li­te­ra­tu­ra co­mo manifestación irre­duc­ti­ble del pen­sa­mien­to li­bre. La re­cien­te con­vic­ción ex­pre­sa­da por el pro­pio au­tor de que ETA to­da­vía no ha si­do de­rro­ta­da en la li­te­ra­tu­ra re­afir­ma es­ta creen­cia en el po­der des­mi­ti­fi­ca­dor, de­ve­la­dor de men­ti­ras, de la li­te­ra­tu­ra.

Ino­ble­za, la aven­tu­ra per­so­nal y co­lec­ti­va de un gru­po de víc­ti­mas, de un gru­po de ver­du­gos, de víc­ti­mas que se aver­güen­zan de su­frir, de ver­du­gos que se sien­ten víc­ti­mas.

Pa­tria abor­da es­te re­to des­de la ne­ce­si­dad de pre­sen­tar pun­tos de vis­ta que no son los del au­tor, ha­cien­do que és­te de­ba aban­do­nar cual­quier ab­so­lu­to mo­ral. El au­tor de Pa­tria re­suel­ve así ma­gis­tral­men­te los te­mo­res del es­cri­tor que aparece en Pa­tria. En la ima­gen fi­nal, con el ta­piz ex­ten­di­do y las car­tas so­bre la me­sa, Bit­to­ri y Mi­ren, dos ma­dres, dos es­po­sas, dos vas­cas, se en­cuen­tran en una ca­lle. La his­to­ria ha si­do con­ta­da sin sen­ti­men­ta­lis­mo ni di­gre­sio­nes po­lí­ti­cas. Es la ho­ra del lec­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.