El enamo­ra­mien­to de Neh­ru y la es­po­sa del vi­rrey in­glés tu­vo con­se­cuen­cias his­tó­ri­cas

Tiempo - - VIVIR -

ti­ca orien­tal; Neh­ru, un mo­der­ni­za­dor que que­ría oc­ci­den­ta­li­zar a la In­dia. El sím­bo­lo de Gand­hi era el te­lar ca­se­ro, con el que te­jía su pro­pio ves­ti­do, el do­ti in­dí­ge­na, y pre­ten­día que to­dos los in­dios hi­cie­ran lo mis­mo. Neh­ru que­ría in­dus­tria­li­zar a la In­dia y com­pe­tir en el mun­do desa­rro­lla­do.

El en­fren­ta­mien­to en­tre los dos lí­de­res te­nía su aris­ta más agu­da en lo to­can­te a la par­ti­ción de la In­dia en­tre hin­dúes y mu­sul­ma­nes. Gand­hi no que­ría ni oír ha­blar de un Es­ta­do mu­sul­mán, lo que se­ría Pa­kis­tán. El prag­ma­tis­mo de Neh­ru le lle­va­ba en cam­bio a acep­tar la par­ti­ción si era eso lo que ofre­cían los in­gle­ses: más va­lía te­ner una In­dia in­de­pen­dien­te ampu­tada de Pa­kis­tán que la pro­lon­ga­ción del do­mi­nio bri­tá­ni­co.

Los Mount­bat­ten.

Al ter- mi­nar la Se­gun­da Guerra Mun­dial el Go­bierno la­bo­ris­ta de Lon­dres sa­bía que el Im­pe­rio bri­tá­ni­co ya era co­sa del pa­sa­do. Que­ría des­ha­cer­se del pro­ble­ma de la In­dia cuan­to an­tes, y vio en Neh­ru el po­lí­ti­co ca­paz de ne­go­ciar y ce­der, al­guien con quien se po­día lle­gar a un apa­ño, a di­fe­ren­cia del mís­ti­co Gand­hi. Al igual que otros di­ri­gen­tes na­cio­na­lis­tas, Neh­ru ha­bía es­ta­do bue­na par­te de la guerra en la cár­cel –en to­tal pa­só nue­ve años de su vi­da en pri­sión–, pe­ro la cel­da era la an­te­sa­la del po­der. Li­be­ra­do el 15 de ju­nio de 1945, al año se ce­le­bra­ron elec­cio­nes a una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te en la que su par­ti­do, el Con­gre­so, lo­gró aplas­tan­te ma­yo­ría, y el 2 de septiembre de 1946 se for­mó el Con­se­jo Eje­cu­ti­vo, que era en reali­dad un Go­bierno pro­vi­sio­nal pa­ra pre­pa­rar la pro­cla­ma­ción de in­de­pen­den­cia.

Gand­hi se que­dó fue­ra de las ins­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas, for­mal­men­te el Con­se­jo es­ta­ba pre­si­di­do por el vi­rrey, con Neh­ru de vi­ce­pre­si­den­te, pe­ro se con­vir­tió de he­cho en el pri­mer mi­nis­tro ad in­ter­im de la In­dia des­de el 24 de septiembre. Ade­más ocu­pó la car­te­ra de Ex­te­rio­res e ini­ció con­tac­tos con Was­hing­ton pa­ra ob­te­ner el re­co­no­ci­mien­to ame­ri­cano a la In­dia in­de­pen­dien­te.

El Go­bierno la­bo­ris­ta in­glés en­vió un nue­vo vi­rrey pa­ra es­te de­li­ca­do mo­men­to, lord Mount­bat­ten. Se pro­du­jo así otra de esas pa­ra­do­jas per­so­na­les, co­mo que fue­se la in­gle­sa An­nie Be­sant quien lle­va­ra a Neh­ru a la lu­cha in­de­pen­den­tis­ta. Mount­bat­ten ha­bía si­do el mi­li­tar fa­vo­ri­to de Chur­chill du­ran­te la guerra y sin em­bar­go go­za­ba de to­da la con­fian­za del la­bo­ris­ta Attle pa­ra li­qui­dar el Im­pe­rio; per­te­ne­cía a la fa­mi­lia real bri­tá­ni­ca pe­ro es­ta­ba dis­pues­to a des­pren­der­se de “la jo­ya de la Co­ro­na”, co­mo se bau­ti­zó a la In­dia en los glo­rio­sos tiem­pos de la rei­na Vic­to­ria.

Ade­más, una vez so­bre el te­rreno, lord Mount­bat­ten se hi­zo gran ami­go del lí­der in­dio que iba a de­mo­ler la gran­de­za bri­tá­ni­ca. En cuan­to a su es­po­sa, lady Mount­bat­ten, fue al­go más que ami­ga de Neh­ru –su pro­pia hi­ja re­co­no­ce que es­tu­vie­ron enamo­ra­dos “pla­tó­ni­ca­men­te”–. Neh­ru era un ele­gan­te don­juán, siem­pre con una ro­sa en el ojal, y la es­po­sa del vi­rrey era una mu­jer atractiva; no hay du­da de que se gus­ta­ban mu­tua­men­te, se­gún mues­tran las fo­to­gra­fías. Apar­te del “co­ti­lleo del co­ra­zón”, que ha me­re­ci­do in­clu­so películas, el af­fai­re de Neh­ru y lady Mount­bat­ten ha da­do lu­gar a in­tere­san­tes es­pe­cu­la­cio­nes his­tó­ri­cas.

Pa­ra los fun­da­men­ta­lis­tas hin­dúes, que no per­do­nan que Neh­ru crea­se un Es­ta­do lai­co, el pér­fi­do Go­bierno bri­tá­ni­co uti­li­zó los en­can­tos de lady Mount­bat­ten pa­ra lle­var a Neh­ru por ese ca­mino. Pe­ro más bien pu­do ser al re­vés, los pa­quis­ta­níes acu­san a Neh­ru de in­fluir en Mount­bat­ten a tra­vés de su mu­jer. Se­gún el se­cre­ta­rio –in­glés– de la Co­mi­sión de Par­ti­ción que se­pa­ró a la In­dia y Pa­kis­tán, Mount­bat­ten pre­sio­nó pa­ra rec­ti­fi­car las fron­te­ras ya fi­ja­das, pa­ra dar­le a la In­dia am­plios te­rri­to­rios de po­bla­ción mu­sul­ma­na.

¿De qué ex­tra­ñar­se? El amor ha al­te­ra­do mu­chas ve­ces la His­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.