PSOE LA MA­DRE DE TO­DAS LAS BA­TA­LLAS

Pe­dro Sán­chez ape­la a la mi­li­tan­cia pa­ra con­ti­nuar co­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral El par­ti­do se rom­pe a la es­pe­ra de un con­gre­so que de­ci­da el li­de­raz­go

Tiempo - - PORTADA - Por Luis Cal­vo lcal­vo@gru­po­ze­ta.es

La gue­rra es­tá abier­ta. El PSOE, com­ple­ta­men­te ro­to. Ni si­quie­ra los más ve­te­ra­nos, aque­llos jó­ve­nes que pu­sie­ron de nue­vo en pie el par­ti­do tras la dic­ta­du­ra, re­cuer­dan un mo­men­to en el que la for­ma­ción es­tu­vie­ra tan cer­ca de hun­dir­se por cul­pa de una gue­rra or­gá­ni­ca, por la lu­cha por po­der in­terno. El en­fren­ta­mien­to, lar­va­do du­ran­te me­ses y co­ci­na­do a fue­go len­to con ren­co­res an­ti­guos, es fra­tri­ci­da. To­dos en el PSOE se han vis­to en las úl­ti­mas ho­ras obli­ga­dos a to­mar par­ti­do en una ba­ta­lla en la que la mi­tad de sus di­ri­gen­tes es­tá dis­pues­to a aca­bar con la otra mi­tad, con sus com­pa­ñe­ros de es­ca­ño, Go­bierno o eje­cu­ti­va, con sus ami­gos. Sin pie­dad. A muer­te.

La pre­sen­ta­ción de la di­mi­sión en blo­que de 17 miem­bros de la Eje­cu­ti­va pa­ra for­zar la caí­da de su se­cre­ta­rio ge­ne­ral es el úl­ti­mo epi­so­dio de un con­flic­to que co­men­zó ha­ce al­go más de dos años con la elec­ción de Pe­dro Sán­chez y que ha ido in cres­cen­do has­ta ha­cer las po­si­cio­nes irre­con­ci­lia­bles, no so­lo des­de el pun­to de vis­ta po­lí­ti­co sino con odios per­so­na­les que han lle­ga­do a ha­cer el am­bien­te del par­ti­do irres­pi­ra­ble.

Tan­to que la di­rec­ción no per­mi­tió el pa­so a An­to­nio Pra­das, hom­bre de Su­sa­na Díaz en Madrid y uno de los di­mi­sio­na­rios, ni pa­ra re­co­ger sus efec­tos per­so­na­les. Op­tó en cam­bio por ha­cer oí­dos sor­dos al re­to lan­za­do por los crí­ti­cos y se ne­gó a per­der el con­trol de Fe­rraz. Pa­ra ello el nú­cleo du­ro de Sán­chez se afe­rra a la li­te­ra­li­dad del ar­tícu­lo 36 de los es­ta­tu­tos so­cia­lis­tas: “Cuan­do las va­can­tes en la Co­mi­sión Eje­cu­ti­va Fe­de­ral afec­ten a la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral, o a la mi­tad más uno de sus miem­bros, el Co­mi­té Fe­de­ral de­be­rá con­vo­car Con­gre­so ex­tra­or­di­na­rio pa­ra la elec­ción de una nue­va Co­mi­sión Eje­cu­ti­va Fe­de­ral”. En otras ocasiones, cuan­do ha ha­bi­do va­cíos de po­der, au­to­nó­mi­cos o na­cio­na­les, el pe­rio­do has­ta que se ce­le­bra di­cho con­gre­so ha es­ta­do pi­lo­ta­do por una ges­to­ra, que nom­bra­ría el pro­pio Co­mi­té Fe­de­ral. Pe­ro los es­ta­tu­tos no di­cen na­da al res­pec­to.

En lu­gar de di­mi­tir y dar pa­so a esa ges­to­ra, Pe­dro Sán­chez y su nú­cleo du­ro han op­ta­do por atrin­che­rar­se. Nin­guno de ellos pa­re­ce dis­pues­to a re­nun­ciar al

an­cla­je or­gá­ni­co que Fe­rraz pro­por­cio­na de ca­ra a re­no­var el man­da­to. Ba­jo sus ór­de­nes, la mer­ma­da Co­mi­sión Eje­cu­ti­va, de la que so­lo que­dan 18 miem­bros de los 38 ori­gi­na­les, pre­ten­de se­guir ri­gien­do el día a día del par­ti­do has­ta que se eli­ja una nue­va di­rec­ción. Su in­ten­ción es con­vo­car un nue­vo Co­mi­té Fe­de­ral que a su vez con­vo­que un con­gre­so, de for­ma que el sec­tor crí­ti­co no pue­da en nin­gún mo­men­to to­mar de­ci­sio­nes que hi­po­te­quen el fu­tu­ro del PSOE, co­mo una hi­po­té­ti­ca abs­ten­ción.

Con­gre­so a pe­sar de to­do.

Si la es­tra­te­gia fun­cio­na, al­go que es­tá por ver, los crí­ti­cos so­lo ha­brían con­se­gui­do ga­nar al­go de tiem­po. El con­gre­so se ce­le­bra­ría igual­men­te y con las mis­mas nor­mas que apli­can en es­te mo­men­to, por lo que en úl­ti­ma ins­tan­cia se­gui­rían sien­do los mi­li­tan­tes quie­nes se pro­nun­cia­ran so­bre el li­de­raz­go del par­ti­do y en con­se­cuen­cia so­bre si ava­lan el “no es no” del que ha he­cho ban­de­ra Pe­dro Sán­chez en los úl­ti­mos me­ses. Mien­tras, los crí­ti­cos ase­gu­ran que ya no exis­te nin­gu­na Eje­cu­ti­va y que se­rán otros com­pa­ñe­ros los que se ha­gan car­go del par­ti­do.

El em­pe­ci­na­mien­to de unos y otros po­dría aca­bar de­ci­dién­do­se en la Co­mi­sión de Éti­ca y Ga­ran­tías, que tie­ne la úl­ti­ma pa­la­bra en la in­ter­pre­ta­ción de los es­ta­tu­tos y contra la que no ca­be más re­cur­so que el ju­di­cial.

La ra­pi­dez y cru­de­za con la que se ha des­en­ca­de­na­do el ma­yor con­flic­to or­gá­ni­co del PSOE en su his­to­ria ha sor­pren­di­do a to­das las par­tes, pe­ro es con­se­cuen­cia di­rec­ta de las ac­cio­nes de unos y otros. En la úl­ti­ma se­ma­na, tan­to la di­rec­ción co­mo los crí­ti­cos ha­bían es­ta­do ti­ran­do de la cuer­da con­ven­ci­dos de que los otros aca­ba­rían sol­tan­do su ex­tre­mo an­tes de que se rom­pie­ra. Am­bos se equi­vo­ca­ban.

El tira y aflo­ja.

El anun­cio de la con­vo­ca­to­ria del 39º Con­gre­so Or­di­na­rio, pen­dien­te de fe­cha des­de prin­ci­pios de es­te año, pa­ra re­sol­ver de una vez por to­das el pro­ble­ma de li­de­raz­go que arras­tra el par­ti­do fue in­ter­pre­ta­do por el sec­tor crí­ti­co co­mo una en­ce­rro­na, un in­ten­to de des­au­to­ri­zar­les fren­te a los mi­li­tan­tes y ce­rrar­les de­fi­ni­ti­va­men­te la puer­ta a una fu­tu­ra su­ce­sión or­gá­ni­ca.

Lo era. El lu­nes, Pe­dro Sán­chez ase­gu­ró que en el fu­tu­ro con­gre­so so­cia­lis­ta él de­fen­de­ría an­te las ba­ses, igual que ha he­cho has­ta aho­ra a pe­sar de las vo­ces dis­cre­pan­tes del par­ti­do, un No ro­tun­do a Ma­riano Ra­joy. “Quien ten­ga un pro­yec­to me­jor, que dé un pa­so al fren­te”, desafió al tiem­po que ani­ma­ba a los par­ti­da­rios de la abs­ten­ción a no es­con­der­se y ha­blar cla­ro. Tras­la­da­do al ima­gi­na­rio so­cia­lis­ta, que re­cha­za un Go­bierno del Par­ti­do Po­pu­lar por en­ci­ma de to­das las co­sas, so­lo po­día ha­ber una lec­tu­ra: “O yo se­cre­ta­rio ge­ne­ral, o Ra­joy pre­si­den­te”.

La sim­pli­fi­ca­ción, aun­que tram­po­sa, fun­cio­na­ba en el dis­cur­so que Fe­rraz ha­bía es­ta­do cons­tru­yen­do de re­sis­ten­cia a las pre­sio­nes in­ter­nas y ex­ter­nas. Nin­gún so­cia­lis­ta en su sano jui­cio pue­de de­fen­der an­te los mi­li­tan­tes una abs­ten­ción pa­ra man­te­ner en Mon­cloa a un Eje­cu­ti­vo del PP sin aca­bar de gol­pe con to­do su ca­pi­tal po­lí­ti­co.

Los pla­zos, ade­más, es­ta­ban pen­sa­dos pa­ra ju­gar a fa­vor del se­cre­ta­rio ge­ne­ral. In­clu­so si otro candidato se apun­ta­ra, co­mo él, al No ina­mo­vi­ble a Ra­joy, los mi­li­tan­tes es­ta­ban lla­ma­dos a vo­tar el 23 de oc­tu­bre, so­lo una se­ma­na an­tes de que ter­mi­ne el pla­zo pa­ra for­mar Go­bierno y se ten­gan que con­vo­car elec­cio­nes. Ga­na­se quien ga­na­se en las pri­ma­rias, es muy pro­ba­ble que no tu­vie­ra tiem­po de ar­mar un Eje­cu­ti­vo y el país vol­vie­ra una vez más a las ur­nas.

La úni­ca es­tra­te­gia po­si­ble pa­ra los crí­ti­cos era evi­tar la con­vo­ca­to­ria in­me-

dia­ta del con­gre­so. Des­de el anun­cio del lu­nes has­ta pri­me­ra ho­ra de la tar­de del miér­co­les, las prin­ci­pa­les fe­de­ra­cio­nes crí­ti­cas (An­da­lu­cía, Cas­ti­lla-La Man­cha, Ex­tre­ma­du­ra, Va­len­cia, Ara­gón, As­tu­rias) es­tu­vie­ron in­ten­tan­do con­ven­cer a la ma­yo­ría de los 35 miem­bros de la Eje­cu­ti­va pa­ra que de­ja­sen el car­go. Que­rían te­ner al me­nos 18 di­mi­sio­nes pa­ra de­jar en mi­no­ría a Sán­chez den­tro de su ac­tual di­rec­ción. No lo con­si­guie­ron. So­lo 17 es­tam­pa­ron su fir­ma en el do­cu­men­to. Sin em­bar­go, la di­rec­ción so­cia­lis­ta te­nía ya tres va­can­tes res­pec­to a la com­po­si­ción que sa­lió del pa­sa­do con­gre­so ex­tra­or­di­na­rio: Pe­dro Ze­ro­lo por su fa­lle­ci­mien­to, y Jo­sé Ra­món Gó­mez Bes­tei­ro y Ja­vier Abreu por re­nun­cia. Son, por tan­to, un to­tal de 20 va­can­tes en una Eje­cu­ti­va ori­gi­nal de 38 miem­bros. Ma­yo­ría. La in­ter­pre­ta­ción de los crí­ti­cos es que no im­por­ta la ra­zón por la que los pues­tos han que­da­do va­can­tes, sino que su­peren el 50% del ór­gano.

Mi­li­tan­tes contra no­ta­bles.

Más allá de los nú­me­ros que pue­dan pre­sen­tar unos y otros, el de­ba­te en el PSOE, y el que aca­ba­rá con­fi­gu­ran­do sus ór­ga­nos de po­der, gira en torno a quién de­be te­ner la úl­ti­ma pa­la­bra en las de­ci­sio­nes que afec­tan al par­ti­do. Has­ta ha­ce po­co más de dos años, las pri­ma­rias se li­mi­ta­ban a la elec­ción de can­di­da­tos elec­to­ra­les. Los se­cre­ta­rios ge­ne­ra­les, ver­da­de­ros rec­to­res del par­ti­do, eran ele­gi­dos por de­le­ga­dos en un con­gre­so.

Fue Eduar­do Ma­di­na quien en 2014, con su le­ma “un mi­li­tan­te, un vo­to”, lo­gró que se die­ra la pa­la­bra a los afi­lia­dos fren­te al apa­ra­to en la elec­ción del lí­der. Su es­tra­te­gia cor­tó el pa­so a Su­sa­na Díaz, que con­fia­ba más en su po­der or­gá­ni­co pa­ra ama­rrar de­le­ga­dos que en su ti­rón en­tre las ba­ses. Pa­ra ven­gar­se apo­yó a Sán­chez, que gra­cias al vo­to an­da­luz ven­ció al dipu­tado vas­co.

Cu­rio­sa­men­te, hoy las tor­nas han cam­bia­do. Su­sa­na Díaz ha li­de­ra­do la ma­yor re­vuel­ta his­tó­ri­ca de no­ta­bles y ba­ro­nes so­cia­lis­tas contra un se­cre­ta­rio ge­ne­ral, el mis­mo al que au­pó ha­ce so­lo dos años. Jun­to a ella, co­mo uno de sus hom­bres de con­fian­za es­tá pre­ci­sa­men­te Eduar­do Ma­di­na, pe­ro tam­bién la enor­me ma­yo­ría de los pre­si­den­tes au­to­nó­mi­cos (to­dos me­nos la ba­lear Fran­ci­na Ar­men­gol) y bue­na par­te de la vie­ja guar­dia. No en vano, tras la re­vuel­ta es­tán to­dos los ex­se­cre­ta­rios ge­ne­ra­les del par­ti­do: Fe­li­pe González, Joa­quín Al­mu­nia, Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro y, en un lu­gar des­ta­ca­do, Al­fre­do Pérez Ru­bal­ca­ba. To­dos ellos son hom­bres de apa­ra­to. El mo­vi­mien­to, de he­cho, no so­lo pre­ten­de apar­tar a Sán­chez de la se­cre­ta­ría ge­ne­ral. Tam­bién de­vol­ver el po­der or­gá­ni­co a las fe­de­ra­cio­nes fren­te a los mi­li­tan­tes.

En­tre los al­tos di­ri­gen­tes so­cia­lis­tas exis­te el con­ven­ci­mien­to de que los afi­lia­dos del par­ti­do es­tán po­lí­ti­ca­men­te más a la iz­quier­da que sus no­ta­bles. Si ellos ha­blan, Sán­chez tie­ne aún una ba­la pa­ra vol­ver a la se­cre­ta­ría ge­ne­ral. La du­da que asal­ta a sus fie­les es si le per­mi­ti­rán usar­la an­tes de arre­ba­tar­le la pis­to­la.

FE­RRAZ CREE QUE NO HA CAM­BIA­DO NA­DA Y CON­VO­CA­RÁ UN CON­GRE­SO

Los ba­ro­nes es­tán di­vi­di­dos. A la de­re­cha Fran­ci­na Ar­men­gol y Mi­quel Ice­ta, san­chis­tas, jun­to a Xi­mo Puig (en el cen­tro), crí­ti­co. Aba­jo, Emi­li­ano Gar­cía-Pa­ge y Su­sa­na Díaz, am­bos crí­ti­cos.

Pe­dro Sán­chez flan­quea­do por par­te de su nú­cleo du­ro: Cé­sar Lue­na (iz­quier­da) y An­to­nio Her­nan­do.

Los cua­tro ex­se­cre­ta­rios ge­ne­ra­les del PSOE: González, Za­pa­te­ro, Ru­bal­ca­ba y Al­mu­nia (de iz­da. a dcha.).

Un de­ta­lle del úl­ti­mo Co­mi­té Fe­de­ral del PSOE, el ór­gano que de­be con­vo­car el con­gre­so ex­tra­or­di­na­rio que re­suel­va el con­flic­to de li­de­raz­go desata­do.

SÁN­CHEZ RE­CLA­MA QUE SEAN LOS MI­LI­TAN­TES QUIE­NES VO­TEN LA NUE­VA DI­REC­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.