Los ár­bo­les de Sán­chez y el bos­que de Bir­nam

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - JE­SÚS RI­VA­SÉS di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Pe­dro Sán­chez, des­de su pri­mer gran tras­piés real al que­dar­se so­lo con 90 dipu­tados en las elec­cio­nes de di­ciem­bre del año pa­sa­do, ha re­cu­rri­do a la má­xi­ma de Camilo Jo­sé Cela, “en España, el que re­sis­te ga­na”. Otro ga­lle­go co­mo el No­bel, Ma­riano Ra­joy, tam­bién la si­guió al pie de la le­tra y to­da­vía si­gue en La Mon­cloa. Fe­li­pe González per­dió dos elec­cio­nes ge­ne­ra­les y lo mis­mo les ocu­rrió a Jo­sé Ma­ría Az­nar ya Ma­riano Ra­joy. No hay pre­ce­den­te cer­cano en Eu­ro­pa de un lí­der po­lí­ti­co que con­cu­rra a las ur­nas des­pués de ha­ber si­do de­rro­ta­do en dos ocasiones. Exis­te el ejem­plo de Fra­nçois Mit­te­rrand, pe­ro el que fue­ra pre­si­den­te fran­cés pri­me­ro rein­ven­tó to­do un par­ti­do.

Sán­chez tam­bién de­jó atrás ha­ce mu­cho tiem­po el mo­men­to dul­ce que tie­ne to­do lí­der, aun­que siem­pre ha ad­mi­nis­tra­do con tre­men­da ha­bi­li­dad la ven­ta­ja de que “en la ci­ma to­do es más fá­cil”, co­mo de­cía Wins­ton Chur­chill. El ex pre­mier bri­tá­ni­co aña­día que “un lí­der que ha si­do acep­ta­do so­lo tie­ne que es­tar se­gu­ro de lo que le con­vie­ne ha­cer, o al me­nos to­mar una de­ci­sión al res­pec­to. Los apo­yos con los que cuen­ta son im­pre­sio­nan­tes. Si tro­pie­za, hay que res­pal­dar­lo. Si se equi­vo­ca, hay que di­si­mu­lar­lo. Si duer­me, no hay que mo­les­tar­lo sin ne­ce­si­dad. Si no sir­ve, hay que eli­mi­nar­lo. Pe­ro es­te úl­ti­mo ex­tre­mo no pue­de rea­li­zar­se to­dos los días y, por cier­to, me­nos cuan­do aca­ba de ser ele­gi­do”. Eso es lo que ha man­te­ni­do a Sán­chez al fren­te de los so­cia­lis­tas y es tam­bién lo que ha bus­ca­do con la con­vo­ca­to­ria –ace­le­ra­da– de un con­gre­so, pre­via re­elec­ción por par­te de los mi­li­tan­tes. Una vez res­pal­da­do por las ba­ses, na­die po­dría re­mo­ver­lo por mu­chas de­rro­tas que acu­mu­le.

El su­per­vi­vien­te Sán­chez, que ha de­mos­tra­do ser un alumno aven­ta­ja­dí­si­mo del apa­ra­to del par­ti­do –que es de don­de ha ema­na­do siem­pre su po­der–, tu­vo cla­ro des­de el prin­ci­pio que re­sis­ti­ría y da­ría la ba­ta­lla has­ta el fi­nal, aun­que fue­ra, co­mo han di­cho al­gu­nos en su en­torno, “la ma­dre de to­das las ba­ta­llas” en el PSOE, en la que tam­bién en­tró con ar­ti­lle­ría pe­sa­da has­ta el pro­pio Fe­li­pe González: “Sán­chez me di­jo que se iba a abs­te­ner. Me sien­to en­ga­ña­do”, sen­ten­ció el hom­bre que lle­vó a los so­cia­lis­tas es­pa­ño­les a sus ma­yo­res co­tas de po­der en to­da su his­to­ria, en­ca­de­nó ma­yo­rías ab­so­lu­tas y fue pre­si­den­te del Go­bierno du­ran­te ca­si 14 años. Des­de que de­jó el li­de­raz­go del par­ti­do, ape­nas año y me­dio des­pués de per­der las elec­cio­nes por la mí­ni­ma con Jo­sé Ma­ría Az­nar, los so­cia­lis­tas si­guen sin so­lu­cio­nar su su­ce­sión, por­que la eta­pa de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro fue un es­pe­jis­mo que, ade­más, fue de al­gu­na ma­ne­ra el ori­gen de la cri­sis ac­tual.

Pe­dro Sán­chez, co­mo apli­ca­do pro­duc­to del apa­ra­to del par­ti­do, se ha ocu­pa­do de sus pro­pios ár­bo­les, es de­cir, su su­per­vi­ven­cia, sin ha­ber que­ri­do o po­di­do ocu­par­se del bos­que so­cia­lis­ta. Y si el avan­ce del bos­que de Bir­nam so­bre el cas­ti­llo de Dun­si­na­ne pre­sa­gia­ba el fi­nal de Mac­beth, el al­da­bo­na­zo de González ha pro­vo­ca­do que de las fron­do­si­da­des so­cia­lis­tas sal­gan con más con­vic­ción, y res­pal­do de la au­to­ri­dad his­tó­ri­ca, los ri­va­les de Sán­chez pa­ra par­ti­ci­par en una ba­ta­lla que pue­de de­jar mal­he­ri­do al PSOE du­ran­te mu­cho tiem­po y que, cuan­do su­pere –an­tes o des­pués– es­ta cri­sis se­rá un par­ti­do muy di­fe­ren­te, que de­be­rá con­cen­trar­se en bus­car, co­mo tam­bién apun­ta­ba el ex­pre­si­den­te Gon-

EL DESEN­LA­CE DE LA CRI­SIS DEL PSOE DA­RÁ ORI­GEN A UN PAR­TI­DO QUE, CO­MO DI­CE FE­LI­PE GONZÁLEZ, TEN­DRÁ QUE CON­CEN­TRAR­SE EN GA­NAR ELEC­CIO­NES Y AM­PLIAR SU ELEC­TO­RA­DO EN LU­GAR DE OB­SE­SIO­NAR­SE EN EVI­TAR EL TE­MI­DO SOR­PAS­SO DE PO­DE­MOS O DE QUIÉN SEA

zá­lez, en có­mo ven­cer a la de­re­cha y no per­der­se en los ár­bo­les de có­mo ob­te­ner me­jo­res re­sul­ta­dos que sus ri­va­les por la iz­quier­da, se lla­men Po­de­mos, Ma­reas, Pa­blo Igle­sias o Ada Co­lau. Fe­li­pe González, cuan­do ab­ju­ró del mar­xis­mo, te­nía a su iz­quier­da al PCE de Santiago Ca­rri­llo con 20 dipu­tados. No trabajó pa­ra fre­nar a aquel co­mu­nis­mo, sino pa­ra ha­cer­se con el enor­me gra­ne­ro del cen­tro –iz­quier­da y de­re­cha– al que UCD no sa­tis­fa­cía. Aque­llo se sal­dó con 202 dipu­tados pa­ra el PSOE y so­lo 2 pa­ra el par­ti­do de Ca­rri­llo.

El pri­mer desen­la­ce de la cri­sis del PSOE, por­que los efec­tos se ha­rán no­tar du­ran­te mu­cho tiem­po, des­pe­ja­rá tam­bién, al me­nos en par­te, el fu­tu­ro po­lí­ti­co es­pa­ñol que aho­ra se re­du­ce a que Ma­riano Ra­joy con­si­ga ser in­ves­ti­do con abstenciones so­cia­lis­tas o la con­vo­ca­to­ria de unas ter­ce­ras elec­cio­nes el 18 de di­ciem­bre. El Go­bierno Fran­kens­tein, con el que sí ha so­ña­do Sán­chez, pa­re­ce aho­ra im­po­si­ble, aun­que en po­lí­ti­ca nun­ca na­da lo es. Su apues­ta más se­gu­ra fue la ter­ce­ra ci­ta con las ur­nas, en don­de un re­sul­ta­do me­jor que el de ju­nio le con­so­li­da­ría co­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral pa­ra una lar­ga tem­po­ra­da. Es lo que bus­ca­ba con las pri­ma­rias y con el con­gre­so ex­prés y ade­lan­ta­do pe­ro la re­be­lión de la mi­tad de la Eje­cu­ti­va del par­ti­do –que per­se­guía su re­le­vo de la se­cre­ta­ría ge­ne­ral–, con el res­pal­do de nu­me­ro­sos ba­ro­nes au­to­nó­mi­cos, ha he­cho que el ob­je­ti­vo más ur­gen­te de Pe­dro Sán­chez sea su pro­pia su­per­vi­ven­cia po­lí­ti­ca, afe­rra­do al ar­gu­men­to de que hay que dar la voz a la mi­li­tan­cia, en el con­ven­ci­mien­to de que las ba­ses del par­ti­do le apo­ya­rían.

“¡La eco­no­mía, es­tú­pi­do!”, fue el fa­mo­so car­tel que co­lo­ca­ron en el cuar­tel ge­ne­ral de Bill Clin­ton en su pri­me­ra cam­pa­ña elec­to­ral. Na­die lo ha vis­to, pe­ro Sán­chez tie­ne en al­gún lu­gar bien vi­si­ble, aun­que sea vir­tual, la má­xi­ma ce­lia­na “el que re­sis­te ga­na”. Qui­zá por eso se ha fi­ja­do de­ma­sia­do en los ár­bo­les y ha per­di­do de vis­ta el bos­que, has­ta que lo te­nía en­ci­ma, co­mo le ocu­rrió a Mac­beth con el de Bir­nam.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.