Echar a Sán­chez no es su­fi­cien­te

La mi­li­tan­cia del PSOE es en bue­na par­te una mi­li­tan­cia pro­fe­sio­nal y uno de los gran­des pro­ble­mas del PSOE.

Tiempo - - ACTUALIDAD - AGUS­TÍN VA­LLA­DO­LID

En el mun­do de la em­pre­sa pue­de ocu­rrir, de he­cho ocu­rre a me­nu­do, que un ges­tor lle­ve a la com­pa­ñía que di­ri­ge a la rui­na. Si­len­cio­sa o ace­le­ra­da­men­te, las mo­da­li­da­des son múl­ti­ples. Si ade­más es pro­pie­ta­rio, el des­tino de esa so­cie­dad es­tá ca­si al cien por cien en sus ma­nos. En­de­re­zar el rum­bo de una em­pre­sa en per­sis­ten­te declive cuan­do to­do el po­der es­tá con­cen­tra­do en el cau­san­te del mis­mo, y no lo com­par­te, es ca­si im­po­si­ble. El otro mun­do que to­do lo en­vuel­ve, el de la po­lí­ti­ca, pa­re­cía es­tar a sal­vo de es­te ti­po de tran­ces, en tan­to que has­ta aho­ra su­po­nía­mos que cuan­do el di­ri­gen­te de un par­ti­do fra­ca­sa­ba abrup­ta­men­te en las ur­nas, y to­do el mun­do coin­ci­día en lo es­tre­pi­to­so y con­ti­nua­do del re­vés, aquel pa­sa­ba a me­jor vi­da (po­lí­ti­ca, se en­tien­de).

El em­pe­ño de Pe­dro Sán­chez en sub­es­ti­mar la vo­lun­tad de los ciu­da­da­nos y con­ce­der va­lor su­pre­mo a la de los mi­li­tan­tes, en pleno si­glo XXI, es más pro­pio del lí­der de una sec­ta que de al­guien que pre­ten­de de­vol­ver a su par­ti­do a la sen­da del éxi­to. Cier­to que hay an­te­ce­den­tes en la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la de ne­ga­ción de la reali­dad y atrin­che­ra­mien­to, pe­ro los pro­ta­go­nis­tas de ta­les con­duc­tas al me­nos no pre­ten­dían con­ven­cer­nos de su pro­fun­da fe de­mo­crá­ti­ca. Pe­dro Sán­chez pre­sen­ta la con­sul­ta a la mi­li­tan­cia de su par­ti­do co­mo un ac­to de su­pre­ma ab­ne­ga­ción, co­mo la prue­ba feha­cien­te de su pro­fun­do sen­ti­do de la leal­tad a unas si­glas. Lo que no nos cuen­ta es la con­tu­maz y sis­te­má­ti­ca in­je­ren­cia de su Se­cre­ta­ría de Or­ga­ni­za­ción en las te­rri­to­ria­les de su par­ti­do pa­ra mo­di­fi­car el equi­li­brio de fuer­zas con los mé­to­dos de siem­pre, es­to es, a tra­vés de pues­tos en las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas y otras pre­ben­das.

La mi­li­tan­cia so­cia­lis­ta no es la de los años 80 o 90 del si­glo pa­sa­do, nu­tri­da por gen­tes ham­brien­tas de li­ber­tad, de re­for­mas y co­nec­ta­das con la so­cie­dad ci­vil. Esa mi­li­tan­cia, en gran par­te, ya

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.