La no­che pa­ra in­ves­ti­gar

Tiempo - - ACTUALIDAD - NA­TI­VEL PRE­CIA­DO @Na­ti­ve­lP­re­cia­do

Ha­ce más de una dé­ca­da que 250 ciu­da­des eu­ro­peas de­di­can un día in­ten­si­vo a la cien­cia con el pro­pó­si­to de acer­car la fi­gu­ra del in­ves­ti­ga­dor a los ciu­da­da­nos. La No­che eu­ro­pea de los in­ves­ti­ga­do­res se ce­le­bra el 30 de sep­tiem­bre, en­tre otras co­sas, pa­ra fo­men­tar en los ni­ños nue­vas vo­ca­cio­nes a tra­vés de un re­cla­mo atrac­ti­vo que con­sis­te en con­ver­tir en hé­roes a los cien­tí­fi­cos. Hé­roe es aquel que lu­cha contra el cán­cer o el cam­bio cli­má­ti­co, el que tra­ta de evi­tar el ham­bre o la se­quía, el que se las in­ge­nia pa­ra con­tra­rres­tar dis­ca­pa­ci­da­des, el que sue­ña con ha­cer po­si­ble la vi­da hu­ma­na en el es­pa­cio. Y he­roí­na, sin du­da, fue Ma­rie Cu­rie, a cu­yos lo­gros de­di­can es­te año una pro­gra­ma­ción es­pe­cial (“Scien­ce is won­der-ful”) la Co­mi­sión y el Par­la­men­to Eu­ro­peos. Le­jos que­da la idea de que el in­ves­ti­ga­dor cien­tí­fi­co era una es­pe­cie de anaco­re­ta o in­ven­tor chi­fla­do. Hoy se en­tien­de que su la­bor ge­ne­ra avan­ces so­cia­les, me­jo­ra el me­dio am­bien­te, la sa­lud y, en ge­ne­ral, la ca­li­dad del vi­da, pe­ro se ne­ce­si­tan mu­chas no­ches, in­ver­sión eco­nó­mi­ca y es­fuer­zo di­dác­ti­co pa­ra po­ten­ciar la ver­da­de­ra im­por­tan­cia de la cien­cia o, pa­ra ma­yor pre­ci­sión, de las ac­ti­vi­da­des li­ga­das a la in­ves­ti­ga­ción, desa­rro­llo e in­no­va­ción (I+D+i) a las que se van aña­dien­do nue­vos con­cep­tos co­mo la “E” de edu­ca­ción y la “e” de em­pren­di­mien­to, cu­yo ni­vel se mi­de en tér­mi­nos de por­cen­ta­jes del PIB que de­di­ca ca­da país. Es­ko Ta­pa­ni Aho, ex pri­mer mi­nis­tro fin­lan­dés, de­fi­ne pro­vo­ca­ti­va­men­te “in­ves­ti­ga­ción” co­mo la in­ver­sión de di­ne­ro pa­ra ob­te­ner co­no­ci­mien­to, mien­tras que “in­no­va­ción” se­ría in­ver­tir co­no­ci­mien­to pa­ra ob­te­ner di­ne­ro. Nues­tro país, la­men­ta­ble­men­te, es­tá le­jos de Es­to­col­mo, Londres, Pe­kín, Si­li­con Va­lley y Bos­ton, ca­pi­ta­les de la in­no­va­ción, por el es­ca­so pre­su­pues­to que de­di­ca a fi­nan­ciar pro­yec­tos que acer­quen a los ciu­da­da­nos la in­ves­ti­ga­ción. España, sin em­bar­go, si­gue dan­do prio­ri­dad a las cien­cias so­cia­les y eco­nó­mi­cas so­bre los dis­tin­tos pla­nes de I+D+i, cuan­do se­ría im­pres­cin­di­ble la co­la­bo­ra­ción de am­bas cul­tu­ras.

Ha­ce más de me­dio si­glo que Char­les Percy Snow, cien­tí­fi­co y no­ve­lis­ta in­glés, du­ran­te su fa­mo­sa con­fe­ren­cia en Cam­brid­ge, bau­ti­zó co­mo “la ter­ce­ra

ES IM­PRES­CIN­DI­BLE LA COM­PREN­SIÓN RE­CÍ­PRO­CA EN­TRE LA CIEN­CIA Y LAS HU­MA­NI­DA­DES

Icul­tu­ra” al re­sul­ta­do de la com­pren­sión re­cí­pro­ca en­tre la cien­cia y las hu­ma­ni­da­des. Allí de­fen­dió la idea de que se com­pren­de­rían me­jor los pro­ble­mas del mun­do si los ar­tis­tas e in­te­lec­tua­les, ade­más de de­di­car­se a la crea­ción de su pro­pia obra, se in­tere­sa­sen por co­sas ta­les co­mo la fí­si­ca de par­tí­cu­las o el con­trol ge­né­ti­co y, a su vez, los cien­tí­fi­cos es­tu­vie­ran al co­rrien­te de los re­cien­tes avan­ces cul­tu­ra­les. Me ale­gra sa­ber que el ob­je­ti­vo del Con­se­jo Su­pe­rior de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas es trans­for­mar sus in­ves­ti­ga­cio­nes en bie­nes­tar so­cial, eco­nó­mi­co y cul­tu­ral. Y me ale­gra aún más que la No­che eu­ro­pea de los in­ves­ti­ga­do­res re­ser­ve es­pa­cios pa­ra edu­ca­ción, mú­si­ca, tea­tro, poe­sía y otras ma­ni­fes­ta­cio­nes ar­tís­ti­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.