POR PRI­ME­RA VEZ SE JUZ­GA AL PP POR LU­CRAR­SE

Tiempo - - A FONDO -

sa­bía quién era esa fun­cio­na­ria que re­co­pi­ló el do­sier con las ac­ti­vi­da­des de la tra­ma. Es­ta re­vis­ta pu­bli­có por pri­me­ra vez su de­cla­ra­ción. Se­gún su tes­ti­mo­nio, ha­bía si­do de­gra­da­da de su pues­to den­tro del ayun­ta­mien­to por­que, se­gún con­tó al juez, “yo me he vis­to en si­tua­cio­nes, por ejem­plo, cuan­do te­nía­mos que rea­li­zar al­gu­na obra o al­gu­na ad­ju­di­ca­ción, en la que yo siem­pre me re­ti­ra­ba cuan­do veía el mo­men­to en el que se me in­si­nua­ba que te­nía que ser fa­vo­ra­ble ha­cia de­ter­mi­na­da em­pre­sa”. La per­se­cu­ción que su­frió en el ayun­ta­mien­to aún co­lea. Garrido ha ga­na­do un jui­cio so­bre aco­so la­bo­ral, aun­que el ayun­ta­mien­to lo ha re­cu­rri­do va­rias ve­ces, nun­ca con éxi­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.