EN 2003 RE­NUN­CIÓ A MADRID CUAN­DO FRAGA LE LLA­MÓ AL GO­BIERNO DE LA XUNTA

Tiempo - - A FONDO -

Co­mo a mu­chos ga­lle­gos, a Al­ber­to Nú­ñez-Fei­jóo el hun­di­mien­to del pe­tro­le­ro Pres­ti­ge le cam­bió la vi­da. La ma­rea ne­gra anegó sus as­pi­ra­cio­nes de ha­cer ca­rre­ra po­lí­ti­ca en Madrid. Fue la pri­me­ra de tres ocasiones, pre­ci­sa­men­te la mis­ma can­ti­dad de ma­yo­rías ab­so­lu­tas que tie­ne en su ha­ber. La úl­ti­ma la con­si­guió en las elec­cio­nes del pa­sa­do 25 de sep­tiem­bre, cuan­do Nú­ñe­zFei­jóo se con­vir­tió en el úni­co pre­si­den­te au­to­nó­mi­co en so­bre­vi­vir a la cri­sis eco­nó­mi­ca con una nue­va ma­yo­ría ab­so­lu­ta, y el PP ga­lle­go, en la úni­ca or­ga­ni­za­ción re­gio­nal ca­paz de re­sis­tir la ola de ma­los da­tos que su par­ti­do ha re­gis­tra­do en el res­to de España en au­to­nó­mi­cas y ge­ne­ra­les. Sus da­tos en Galicia, don­de ha sa­ca­do más de 70.000 vo­tos que los que ob­tu­vo Ma­riano Ra­joy el 20-D y ha re­cu­pe­ra­do par­te del vo­to que en las ge­ne­ra­les se fue del PP a Ciu­da­da­nos, le confirman co­mo hom­bre fuer­te del PP y le man­tie­nen co­mo uno de los fa­vo­ri­tos en una ca­rre­ra de su­ce­sión de Ra­joy, que se pre­sen­ta le­ja­na de nue­vo. Por una par­te, por­que aún pue­de se­guir en La Mon­cloa. Por otra, por­que Nú­ñez-Fei­jóo ju­ra y per­ju­ra que ter­mi­na­rá su nue­vo man­da­to co­mo pre­si­den­te de la Xunta, de ma­ne­ra que no que­da­rá li­bre has­ta 2020. Co­mo el pre­sen­te, el fu­tu­ro del PP pue­de es­tar tam­bién en ma­nos de un ga­lle­go, por­que pro­pios y aje­nos dan por se­gu­ro que Nú­ñe­zFei­jóo in­ten­ta­rá li­de­rar tar­de o tem­prano el par­ti­do a ni­vel na­cio­nal. De mo­men­to, es­te plan ha que­da­do apar­ca­do al me­nos has­ta en tres ocasiones, siem­pre por cir­cuns­tan­cias re­la­cio­na­das con Galicia. “Bueno, él di­ce que tie­ne un com­pro­mi­so, y efec­ti­va­men­te lo tie­ne... pe­ro la vi­da es la vi­da”, ríe un di­ri­gen­te del PP ga­lle­go que con­fió des­de el prin­ci­pio en el pre­si­den­te de la Xunta y que, aña­de, no tie­ne una “bo­li­ta de cris­tal” pa­ra ver el fu­tu­ro. Jo­sé Ma­nuel Ro­may Bec­ca­ría, a cu­yo la­do em­pe­zó Nú­ñez-Fei­jóo su ca­rre­ra po­lí­ti­ca, pre­fie­re no ha­cer apues­tas. Hoy es pre­si­den­te del Con­se­jo de Es­ta­do por nom­bra­mien­to de Ra­joy, con quien tam­bién trabajó cuan­do era vi­ce­pre­si­den­te del Go­bierno ga­lle­go pri­me­ro y cuan­do años des­pués coin­ci­die­ron co­mo mi­nis­tros de Jo­sé Ma­ría Az­nar. “Ten­go el me­jor con­cep­to de Fei­jóo. Di­ce que es­tá en Galicia y quie­re cum­plir su man­da­to y aho­ra lo de­más son elu­cu­bra­cio­nes”, con­ce­de.

El en­ca­lla­mien­to del Pres­ti­ge fren­te a la Cos­ta da Mor­te pro­vo­có en no­viem­bre de 2002 uno de los ma­yo­res de­sas­tres me­dioam­bien­ta­les de la his­to­ria de España y el ter­ce­ro de ma­yor di­men­sión en la his­to­ria de la na­ve­ga­ción. La em­bar­ca­ción trans­por­ta­ba 77 000 to­ne­la­das de fue­ló­leo que se de­rra­ma­ron cuan­do el bu­que se frac­tu­ró, an­tes de hun­dir­se a 250 ki­ló­me­tros

La ca­rre­ra po­lí­ti­ca de Fei­jóo em­pe­zó y ha si­do siem­pre res­pal­da­da por Ro­may Bec­ca­ría, ex­mi­nis­tro, ex­con­se­llei­ro y hoy pre­si­den­te del Con­se­jo de Es­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.