Bus­can­do una res­pues­ta

Tiempo - - VIVIR - IG­NA­CIO VIDAL-FOLCH

En el úl­ti­mo nú­me­ro de la Re­vis­ta de Oc­ci­den­te vie­ne una lar­ga en­tre­vis­ta de Al­fon­so Ar­ma­da a Slo­bo­dan Mi­nic, au­tor del li­bro Bien­ve­ni­do a Sa­ra­je­vo, her­mano. An­tes de emi­grar a España e ins­ta­lar­se con su fa­mi­lia en La Es­ca­la, pro­vin­cia de Ge­ro­na, Mi­nic fue un ca­ris­má­ti­co lo­cu­tor de ra­dio bos­nio que pro­cu­ró sos­te­ner la mo­ral de los ve­ci­nos du­ran­te mil días de ase­dio de Sa­ra­je­vo. El li­bro tra­ta de aque­llas ex­pe­rien­cias. Di­ce Mi­nic en esa en­tre­vis­ta que es­tá es­cri­bien­do otro. Y di­ce tam­bién co­sas alar­man­tes que ya he oí­do de­cir en pú­bli­co a Ta­ma­ra Djer­ma­no­vic, de na­cio­na­li­dad ser­bia, pro­fe­so­ra en una uni­ver­si­dad de Barcelona y au­to­ra, en­tre otros li­bros, de una Crónica de mi país que ya no exis­te. Co­mo ella, co­mo otros ex­yu­gos­la­vos con los que he te­ni­do oca­sión de ha­blar, Mi­nic ad­vier­te de que las gue­rras yu­gos­la­vas eran inima­gi­na­bles –sal­vo pa­ra las éli­tes in­te­lec­tua­les y po­lí­ti­cas que las pre­pa­ra­ron–, una po­si­bi­li­dad in­ve­ro­sí­mil y aje­na por com­ple­to al “es­pí­ri­tu” y a los va­lo­res de la gen­te co­mún. Pe­ro se li­bra­ron.

La ho­rri­ble ex­pe­rien­cia va­cu­nó a es­tos tes­ti­gos contra cual­quier ten­ta­ción na­cio­na­lis­ta, y –no sé si por el com­pren­si­ble ex­ce­so de re­ce­lo y te­mor del ga­to es­cal­da­do del re­frán, que has­ta del agua fría huye– sub­ra­yan que de­ter­mi­na­das ac­ti­tu­des, dis­cur­sos, con­cep­tos, di­ná­mi­cas po­lí­ti­cas a las que asis­ten en Ca­ta­lu­ña las vie­ron, si no idén­ti­cas muy pa­re­ci­das, cal­dean­do el am­bien­te en la Yu­gos­la­via pre­bé­li­ca.

Pien­so en los días si­guien­tes a las ma­ni­fes­ta­cio­nes del pa­sa­do 11 de sep­tiem­bre en Ca­ta­lu­ña. Se per­ci­bía en­tre sus pro­mo­to­res una sen­sa­ción de in­co­mo­di­dad no por­que fue­ran me­nos nutridas que en pre­ce­den­tes con­vo­ca­to­rias, sino por el si­len­cio con que reac­cio­na­ron a ellas los gran­des par­ti­dos es­ta­ta­les y el Go­bierno de la na­ción. ¡Có­mo! ¿So­bre es­te “acon­te­ci­mien­to” de evi­den­cia in­dis­cu­ti­ble el enemi­go –sí, el enemi­go, es es­ta la ter­mi­no­lo­gía que se usa– no tie­ne na­da que de­cir? ¿Ni si­quie­ra pa­ra des­ca­li­fi­car­lo? ¡La úni­ca res­pues­ta es el si­len­cio!

La in­co­mo­di­dad fue ex­tre­ma, has­ta el pun­to de que un je­fe de la CUP lla­ma­do Quim Arru­fat ver­ba­li­zó el de­seo (o sue­ño hú­me­do, ya ma­ni­fes­ta­do an­tes re­pe­ti­da­men­te, de for­ma más o me­nos ex­plí­ci­ta o ve­la­da, por va­rios tri­bu­nos del pru­sés) de con­se­guir que el Es­ta­do re­pri­ma de una vez con vio­len­cia, pa­ra

EL SI­LEN­CIO DEL GO­BIERNO AN­TE LA DIA­DA ES LO QUE MÁS HA MO­LES­TA­DO A SUS PRO­MO­TO­RES

Ia­sí pro­vo­car, si no al­gún muer­to, que es el de­seo in­cons­cien­te e in­con­fe­sa­ble de esos arru­fats, un es­cán­da­lo: el es­cán­da­lo de un con­flic­to has­ta aho­ra in­vi­si­ble por in­com­pa­re­cen­cia del ad­ver­sa­rio y des­pre­cia­do por la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal.

Mien­tras es­to si­ga sien­do así, el “acon­te­ci­mien­to” no se ha­brá pro­du­ci­do de ver­dad o no ha­brá ser­vi­do pa­ra na­da y que­da des­va­lo­ri­za­do, a ni­vel de ker­mes­se fol­cló­ri­ca; que es lo que pa­re­ce; su mis­ma in­sig­ni­fi­can­cia de­ses­pe­ran­te in­ci­ta a sus ges­to­res a organizar otro desafío sus­cep­ti­ble de ob­te­ner, es­te sí, “una res­pues­ta”. No veo yo pe­li­gro ver­da­de­ro y gra­ve pe­ro nun­ca de­ben des­pre­ciar­se las po­si­bi­li­da­des en­tró­pi­cas de los ta­ra­dos cuan­do tie­nen po­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.