Los Gran­des ga­nan la par­ti­da

Bur­gos, 28 de sep­tiem­bre de 1464. La al­ta no­ble­za exi­ge a Enrique IV que des­he­re­de a su hi­ja, la Bel­tra­ne­ja.

Tiempo - - VIVIR -

el or­den di­nás­ti­co na­tu­ral en 1464, lo lo­gró y cam­bió pa­ra siem­pre la His­to­ria de España.

La cons­pi­ra­ción no­bi­lia­ria se apo­ya­ría en ese mo­te in­fa­man­te de Im­po­ten­te que le col­ga­ron a Enrique IV. Su pri­mer ca­sa­mien­to con Blan­ca de Na­va­rra, que du­ró 13 años, fue de­cla­ra­do nu­lo por el Pa­pa por no con­su­ma­do, atri­bu­yén­do­se ello a “un ma­le­fi­cio”, pues du­ran­te el pro­ce­so va­rias pros­ti­tu­tas die­ron tes­ti­mo­nio de que el rey po­día rea­li­zar el ac­to se­xual. Pro­bó en­ton­ces suer­te con otra es­po­sa, la prin­ce­sa Jua­na de Por­tu­gal, y du­ran­te 7 años se re­pi­tió la es­te­ri­li­dad ma­tri­mo­nial. Sin em­bar­go, en 1462 do­ña Jua­na dio a luz una ni­ña... ¡La di­nas­tía es­ta­ba sal­va­da!

La ni­ña, lla­ma­da tam­bién Jua­na, fue re­co­no­ci­da he­re­de­ra por las Cor­tes de Madrid, que le pres­ta­ron ju­ra­men­to co­mo prin­ce­sa de As­tu­rias, y en su bau­tis­mo hi­cie­ron de pa­dri­nos los que lue­go se­rían sus mor­ta­les enemi­gos, la her­ma­na del rey, Isa­bel la Ca­tó­li­ca, y el pri­va­do de Enrique IV, el ri­cohom­bre Juan Pa­che­co, mar­qués de Vi­lle­na.

Al po­co tiem­po, sin em­bar­go, el rey se in­cli­nó ha­cia un nue­vo fa­vo­ri­to, el apues­to don Bel­trán de la Cue­va, al que nom­bró maes­tre de la Or­den de Santiago, uno de los car­gos más po­de­ro­sos del reino. Pa­ra el des­pla­za- do mar­qués de Vi­lle­na, y pa­ra los ri­cos­hom­bres co­mo cla­se, dar­le el maes­traz­go de Santiago a un ad­ve­ne­di­zo cons­ti­tuía una afren­ta. No iban a con­sen­tír­se­la a un rey co­mo Enrique IV, al que des­pre­cia­ban por po­co vi­ril.

El me­teó­ri­co as­cen­so de don Bel­trán de la Cue­va en el fa­vor real da­ba pá­bu­lo o qui­zá fue el ori­gen del ru­mor que co­rría:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.