La cam­pa­ña de ima­gen contra Enrique IV cul­mi­nó con el gri­to de “¡A tie­rra, pu­to!”

Tiempo - - VIVIR -

que era él y no Enrique el au­tén­ti­co pa­dre de la prin­ce­si­ta Jua­na. La prin­ce­sa de As­tu­rias se con­vir­tió en­se­gui­da en “la Bel­tra­ne­ja”, un sam­be­ni­to que la acom­pa­ña­ría to­da su vi­da y le im­pe­di­ría ser rei­na. El ru­mor te­nía vi­sos de cre­di­bi­li­dad por ha­ber si­do Enrique IV in­ca­paz de con­su­mar sus ma­tri­mo­nios du­ran­te 20 años, ade­más de que la rei­na con­sor­te, Jua­na de Por­tu­gal, se mos­tra­ría dis­pues­ta a man­te­ner re­la­cio­nes adúl­te­ras. Cuan­do su ma­ri­do la en­ce­rró en el cas­ti­llo de Alae­jos en 1467, se fu­gó con uno de los no­bles que la cus­to­dia­ban, don Pe­dro de Cas­ti­lla el Mo­zo, con quien ten­dría dos hi­jos ge­me­los.

Gue­rra ci­vil.

Pe­ro vol­va­mos al con­ci­liá­bu­lo que cam­bió la His­to­ria de España. El mar­qués de Vi­lle­na ha­bía in­ten­ta­do por tres ve­ces un gol­pe de fuer­za pa­ra se­cues­trar a la fa­mi­lia real, aun­que sin éxi­to, de mo­do que a fi­na­les sep­tiem­bre de 1464 con­vo­có en Bur­gos a la Gran­de­za de Cas­ti­lla. Acu­die­ron en­tre otros al­tos li­na­jes los Álvarez de To­le­do, Zú­ñi­ga y Guz­mán o Man­ri­que de La­ra, así co­mo don Alonso Ca­rri­llo, ar­zo­bis­po de To­le­do, que era la dió­ce­sis más ri­ca de la cris­tian­dad, y el maes­tre de la po­de­ro­sa Or­den de Ca­la­tra­va, don Pe­dro Gi­rón, her­mano del mar­qués de Vi­lle­na. Des­de Bur­gos le man­da­ron al rey su dik­tat: no so­lo de­bía des­ti­tuir a don Bel­trán de la Cue­va, te­nía que des­he­re­dar a su hi­ja Jua­na –la Bel­tra­ne­ja– y ju­rar co­mo he­re­de­ro a su her­mano, el in­fan­te don Al­fon­so, que te­nía 12 años.

Enrique IV in­ten­tó con­tem­po­ri­zar, pro­pu­so ca­sar a don Al­fon­so con su hi­ja Jua­na pa­ra que am­bos fue­ran re­yes, pe-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.