“Los bri­tá­ni­cos se plan­tea­ron ase­si­nar a Se­rrano Sú­ñer”

Tiempo - - VIVIR -

Ós­car Sainz y Ain­hoa Cam­pos

Qué ocu­rrió en la reunión de Hitler y Fran­co en Hen­da­ya, que la pro­pa­gan­da fran­quis­ta pre­sen­tó co­mo una ne­ga­ti­va del

a me­ter­se en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial? Lo que ocu­rrió fue que Hitler no es­tu­vo se­gu­ro de con­fir­mar por es­cri­to que aten­de­ría to­das las pe­ti­cio­nes de Fran­co, que es­te, por lo de­más, ya ha­bía pre­sen­ta­do en ju­nio y ju­lio. ¿Por qué era tan im­por­tan­te pa­ra el Reino Uni­do man­te­ner Gi­bral­tar? Gi­bral­tar era la lla­ve que per­mi­tía el ac­ce­so por el Me­di­te­rrá­neo oc­ci­den­tal pa­ra en­viar re­fuer­zos a Egip­to y for­ta­le­cer el ul­te­rior com­ba­te bri­tá­ni­co (y lue­go an­glo-nor­te­ame­ri­cano) contra el Eje en el nor­te de Áfri­ca. ¿Desea­ba Ale­ma­nia in­vo­lu­crar a España en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial o el alia­do es­pa­ñol per­dió im­por­tan­cia fren­te a man­te­ner la Fran­cia de Vichy? A Hitler le hu­bie­se gus­ta­do que Fran­co en­tra­ra en gue­rra, pe­ro no era su ob­je­ti­vo esen­cial. Creía que la suer­te de las ar­mas le se­ría fa­vo­ra­ble y que Fran­co, al fi­nal, se de­ci­di­ría. Nun­ca con­si­de­ró for­zar la vo­lun­tad de Fran­co. ¿Co­no­ce otros ca­sos en los que el Reino Uni­do pre­sio­na­ra a fa­vor o en contra de la en­tra­da de un país en la gue­rra? España es­ta­ba en una po­si­ción úni­ca des­de el pun­to de vis­ta geo­es­tra­té­gi­co. Muy su­pe­rior a la de Tur­quía, con la que a ve­ces se com­pa­ra. La aten­ción pres­ta­da a España fue mu­cho ma­yor. Lo de­mues­tra el que, so­bre ella, se con­cen­tra­ran el grue­so de la pre­pa­ra­ción de ac­tua­cio­nes clan­des­ti­nas y no clan­des­ti­nas: las del SOE y el PWE bri­tá­ni­cos, y la pla­ni­fi­ca­ción mi­li­tar de una in­va­sión. ¿Quié­nes fue­ron los so­bor­na­dos, de dón­de pro­ve­nían y có­mo en­tra­ron en con­tac­to con el Reino Uni­do? No se co­no­cen to­dos los nom­bres, pe­ro en con­jun­to eran ge­ne­ra­les o je­fes de ten­den­cia mo­nár­qui­ca pró­xi­mos a Fran­co. Sin ol­vi­dar al her­mano. Los con­tac­tó Juan March. Al­gu­nos de ellos, no to­dos, te­nían a su vez con­tac­to di­rec­to con la em­ba­ja­da. Sus in­for­ma­cio­nes se ca­na­li­za­ron por los cau­ces de co­mu­ni­ca­ción ha­bi­tua­les con Londres. De aquí que cues­te tan­to tra­ba­jo es­ti­mar su im­pac­to real. Al­gu­nos, cier­ta­men­te, sa­bían que los so­bor­nos eran de pro­ce­den­cia bri­tá­ni­ca. ¿Se con­si­de­ró la po­si­bi­li­dad de que Se­rrano Sú­ñer, fa­vo­ra­ble al Eje y obs­tácu­lo pa­ra la operación, “su­frie­ra un ac­ci­den­te”, co­mo co­men­tó uno de los im­pli­ca­dos? Tras ma­du­ra re­fle­xión, el em­ba­ja­dor bri­tá­ni­co re­co­men­dó la operación. No he vis­to la res­pues­ta de Londres, pe­ro ob­via­men­te se des­es­ti­mó. Pue­de de­cir­se que a Se­rrano lo sal­vó Chur­chill.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.