A FON­DO

EL PRO­CE­SO DE PAZ EN CO­LOM­BIA, EL EXANALISTA DE LA NSA ED­WARD SNOW­DEN O LA RE­CON­CI­LIA­CIÓN EN­TRE HUTUS Y TUTSIS EN RUANDA TRAS EL GE­NO­CI­DIO DE 1994 TIE­NEN AL­GO EN CO­MÚN: EN TO­DOS ELLOS HAY ABO­GA­DOS ES­PA­ÑO­LES TRA­BA­JAN­DO EN LA TRAS­TIEN­DA.

Tiempo - - SUMARIO - Por Cla­ra Pi­nar cpi­nar.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Abo­ga­dos es­pa­ño­les es­tán de­trás de la de­fen­sa de gran­des ca­sos in­ter­na­cio­na­les, co­mo en el pro­ce­so de paz en Co­lom­bia.

Aho­ra mis­mo na­die sa­be lo que va a pa­sar ni si tra­ba­jo en eso o no tra­ba­jo”. Con es­tas la­có­ni­cas pa­la­bras, el abo­ga­do En­ri­que San­tia­go des­cri­bía un día des­pués del ple­bis­ci­to la in­cier­ta si­tua­ción a que ha da­do lu­gar la vic­to­ria del No al acuer­do de paz en Co­lom­bia en­tre el Gobierno de Juan Ma­nuel San­tos y las Fuer­zas Ar­ma­das Re­vo­lu­cio­na­rias de Co­lom­bia (FARC). El re­sul­ta­do de la con­sul­ta del pa­sa­do 2 de oc­tu­bre, ade­más de ines­pe­ra­do, ha pro­vo­ca­do zo­zo­bra en to­do el mun­do y du­das sobre el fu­tu­ro del acuer­do que pu­so fin a 52 años de con­flic­to con la gue­rri­lla co­mu­nis­ta. Tam­bién pa­ra San­tia­go, el abo­ga­do es­pa­ñol que ha ase­so­ra­do a las FARC du­ran­te la ne­go­cia­ción con el Gobierno co­lom­biano. Di­ri­gen­te de Iz­quier­da Uni­da (IU) en tiem­pos de Ca­yo La­ra y nú­me­ro 3 de la lis­ta de Al­ber­to Gar­zón en IU-Uni­dad Po­pu­lar en las elec­cio­nes del 2o de di­ciem­bre pa­sa­do, co­mo le­tra­do, ha re­pre­sen­ta­do en los úl­ti­mos años la acu­sa­ción de IU en la cau­sa con­tra Ban­kia. Sin em­bar­go, con nin­gu­na de es­tas ocu­pa­cio­nes

ha al­can­za­do la re­per­cu­sión que le ha supuesto su par­ti­ci­pa­ción co­mo di­rec­tor téc­ni­co del equi­po ne­go­cia­dor de las FARC en el pro­ce­so de paz de Co­lom­bia. San­tia­go es­tá fa­mi­lia­ri­za­do con las FARC des­de que, co­mo pre­si­den­te de la Co­mi­sión Es­pa­ño­la de Ayu­da al Re­fu­gia­do, in­ter­vino en procesos de pe­ti­ción de asi­lo de mu­chos co­lom­bia­nos, tam­bién fa­mi­lia­res de miem­bros de la gue­rri­lla. Su bue­na re­la­ción con la se­na­do­ra Pie­dad Cór­do­ba le lle­vó has­ta el equi­po ju­rí­di­co de las FARC y en el trans­cur­so de la ne­go­cia­ción fue ga­nan­do tan­to pe­so que su la­bor ha si­do re­co­no­ci­da por las dos par­tes, has­ta el pun­to de ser ca­li­fi­ca­do co­mo uno de los “ar­tí­fi­ces” de un acuer­do que él con­si­de­ra “un mo­de­lo” pa­ra el res­to del mun­do. Tras la vic­to­ria del No, cree que “no pe­li­gra” pe­ro sí que “se ha com­pli­ca­do”.

San­tia­go es el más co­no­ci­do en es­tos mo­men­tos pe­ro no el úni­co abo­ga­do es­pa­ñol que tra­ba­ja en ca­sos in­ter­na­cio­na­les re­la­cio­na­dos con con­flic­tos, li­ti­gios u otras si­tua­cio­nes mun­dial­men­te co­no­ci­das. Co­mo el pro­ce­so de paz de Co­lom­bia, los in­ten­tos de re­con­ci-

lia­ción en Ruanda 26 años des­pués del ge­no­ci­dio, la si­tua­ción del exa­gen­te de la Agen­cia de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal (NSA, por sus si­glas en in­glés) Ed­ward Snow­den, una que­re­lla con­tra el expresidente de Es­ta­dos Uni­dos Geor­ge W. Bush por Guan­tá­na­mo o el his­tó­ri­co con­ten­cio­so en­tre Chi­le y Bo­li­via por la sa­li­da al Pa­cí­fi­co que re­cla­ma es­te úl­ti­mo país tie­nen al­go en co­mún: de­trás hay un abo­ga­do es­pa­ñol. Co­mo los ca­sos, son muy dis­tin­tas sus tra­yec­to­rias pro­fe­sio­na­les. Al­gu­nos tra­ba­jan gra­tui­ta­men­te en es­te ti­po de ca­sos. Pa­ra otros, los li­ti­gios in­ter­na­cio­na­les son la esen­cia de su ca­rre­ra. Con des­pa­chos de abo­ga­dos en Es­pa­ña, pa­ra unos es­tas ase­so­rías in­ter­na­cio­na­les son una “pos­tu­ra éti­ca” an­te la realidad, di­ce Gon­za­lo Bo­ye, abo­ga­do chi­leno asen­ta­do en Es­pa­ña, edi­tor de la re­vis­ta sa­tí­ri­ca Mon­go­lia, y miem­bro del equi­po in­ter­na­cio­nal de abo­ga­dos de Snow­den y de­fen­sor de di­ver­sas cau­sas pa­les­ti­nas. Otros, co­mo Antonio Re­mi­ro Bro­tons, es­pe­cia­lis­ta en li­ti­gios en­tre Es­ta­dos y hoy abo­ga­do de Bo­li­via en su con­ten­cio­so con­tra Chi­le, ad­vier­ten de la di­fe­ren­cia en­tre su tra­ba­jo y el que desem­pe­ñan, por ejem­plo, Fe­li­pe Gon­zá­lez y Al­ber­to Ruiz-Ga­llar­dón, co­mo ase­so­res ju­rí­di­cos del opo­si­tor ve­ne­zo­lano Leo­pol­do López. A di­fe­ren­cia de su tra­ba­jo, ellos desem­pe­ñan “una es­pe­cie de ac­ción sim­bó­li­ca por­que ha­ce fal­ta es­tar co­le­gia­do o ser re­co­no­ci­do den­tro de un ám­bi­to ju­di­cial”. “Son más bien tes­ti­gos de ex­cep­ción, una es­pe­cie de es­pec­ta­dor ajeno”, di­ce un le­tra­do que ha pa­sa­do en va­rias oca­sio­nes por una de las con­se­cuen­cias de de­fen­der cau­sas con un alto com­po­nen­te na­cio­na­lis­ta, que es con­ver­tir­se en la es­tre­lla de la pren­sa del país en cues­tión. “A to­dos nos gus­ta ser que­ri­dos pe­ro el amor se con­vier­te en un sen­ti­mien­to ad­ver­so si las co­sas no van tan bien co­mo qui­sie­ras”, di­ce.

Tutsis, hutus y un ca­ta­lán.

“A ojos del ré­gi­men ruan­dés, des­de que se dic­ta­ron las ór­de­nes de jus­ti­cia in­ter­na­cio­nal, soy per­ci­bi­do co­mo par­cial”. Así se pre­sen­ta el abo­ga­do ca­ta­lán Jor­di Pa­lou, que es­tos días mi­ra de reojo el pro­ce­so co­lom­biano in­ten­tan­do fi­jar al­gu­nos pa­ra­le­lis­mos con el pro­yec­to en el que se em­bar­có en el 2000 pa­ra in­ten­tar la re­con­ci­lia­ción en­tre dis­tin­tas et­nias en Ruanda. El in­te­rés en es­te país por par­te de es­te ex­per­to en me­dia­ción de con­flic­tos lle­gó de la mano de los fa­mi­lia­res de las nue­ve víc­ti­mas es­pa­ño­las en el país en­tre 1994 y 2000, a las que des­pués se su­ma­ron víc­ti­mas ruan­de­sas.

To­do em­pe­zó con una ac­ción pe­nal. An­te la im­po­si­bi­li­dad de acu­dir al Tribunal In­ter­na­cio­nal Pe­nal pa­ra Ruanda o la Cor­te Pe­nal In­ter­na­cio­nal, Pa­lou ter­mi­nó pi­dien­do el pro­ce­sa­mien­to de miem­bros del ré­gi­men de Paul Ka­ga­me an­te la Au­dien­cia Na­cio­nal. Al mar­gen, Pa­lou fue pre­cur­sor del Diá­lo­go In­traRuan­dés, una ini­cia­ti­va que bus­ca el acer­ca­mien­to en­tre tutsis y hutus pa­ra su re­con­ci­lia­ción y avan­zar ha­cia al­gún ti­po de tran­si­ción de­mo­crá­ti­ca.

Em­pe­zó co­mo una ini­cia­ti­va des­de el exi­lio pe­ro en las reunio­nes anua­les que se han ce­le­bra­do des­de el 2000 en EEUU, Eu­ro­pa y Áfri­ca han par­ti­ci­pa­do ya dos ex­pre­si­den­tes y ex­mi­li­ta­res de di­fe­ren­tes gru­pos ar­ma­dos. La ini­cia­ti­va ha ido au­men­tan­do su di­men­sión has­ta el pun­to de que Ka­ga­me, que no la re­co­no­ce ofi­cial­men­te, tam­bién ha en­via­do emi­sa­rios “con pun­tos en la agen­da y con­sig­nas pa­ra ser tra­ta­das”.

Aun con di­fe­ren­cias evi­den­tes, Pa­lou ex­pli­ca que “igual que en Co­lom­bia, las par­tes dis­cu­ten de có­mo ges­tio­nar los abu­sos del pa­sa­do”. En los úl­ti­mos años, al­gu­nos ac­ti­vis­tas han de­ci­di­do re­gre­sar a Ruanda pa­ra se­guir la vía po­lí­ti­ca. En­tre ellos, Vic­toi­re In­ga­bi­re, que re­gre­só des­de Ho­lan­da en 2010 pa­ra in­ten­tar as­pi­rar a la pre­si­den­cia del país y que hoy cum­ple una con­de­na de 15 años

de prisión. Pa­lou es ase­sor le­gal de sus abo­ga­dos ruan­de­ses con un pa­pel “ab­so­lu­ta­men­te dis­cre­to” por la ma­la fa­ma que tie­ne en­tre las au­to­ri­da­des ruan­de­sas. “Mi pa­pel es de coope­ra­dor, de apor­ta­ción de ex­pe­rien­cia, no ac­túo vi­si­ble­men­te”, di­ce. Pa­lou tie­ne des­pa­cho en Bar­ce­lo­na y tra­ba­ja de ma­ne­ra gratuita en la ma­yo­ría de las ges­tio­nes re­la­cio­na­das con Ruanda. Cuan­do ha ha­bi­do gas­tos pa­ra man­te­ner las ac­cio­nes ju­di­cia­les se han pe­di­do sub­ven­cio­nes. “Lo que no he­mos he­cho nun­ca ha si­do pe­dir un so­lo eu­ro de las víc­ti­mas, es­pa­ño­las o ruan­de­sas”, di­ce.

Gon­za­lo Bo­ye tie­ne su des­pa­cho en Ma­drid y sa­be lo que es de­fen­der a los dé­bi­les en­fren­ta­dos a gi­gan­tes co­mo Es­ta­dos Uni­dos o Is­rael. Una se­ma­na des­pués de que en ju­nio de 2013 Wa­shing­ton re­vo­ca­ra el pa­sa­por­te a Ed­ward Snow­den con la es­pe­ran­za de que no pu­die­ra se­guir via­jan­do y fue­ra ex­tra­di­ta­do a EEUU pa­ra ser juz­ga­do por la fil­tra­ción ma­si­va de da­tos de la NSA, Bo­ye pa­só a for­mar par­te del equi­po in­ter­na­cio­nal de abo­ga­dos que lle­va su de­fen­sa. Snow­den vi­ve hoy exi­lia­do en Ru­sia y Bo­ye tra­ba­ja pro bono en su de­fen­sa. “De­ci­di­mos en ca­da mo­men­to lo que es me­jor pa­ra sus in­tere­ses des­de el pun­to de vis­ta ju­rí­di­co pa­ra evi­tar la ex­tra­di­ción a EEUU has­ta que no le dé un jui­cio jus­to”, ex­pli­ca.

No es el pri­mer ca­so de ám­bi­to in­ter­na­cio­nal del que se en­car­ga. En 2009 pre­sen­tó una que­re­lla con­tra ofi­cia­les del Ejér­ci­to y el Gobierno is­rae­líes por el ata­que a un in­mue­ble don­de se su­po­nía que se en­con­tra­ba un miem­bro de Ha­más que se­gó la vi­da de su familia y del res­to de la gen­te que vi­vía en el edi­fi­cio.

Abo­ga­do de cau­sas po­bres.

A par­tir de en­ton­ces, se ha con­ver­ti­do en un abo­ga­do de re­fe­ren­cia pa­ra “li­ti­gios de pa­les­ti­nos fue­ra de Pa­les­ti­na”, en­tre ellos, las ac­cio­nes con­tra el ata­que de Is­rael a la Flo­ti­lla de la Li­ber­tad, la em­bar­ca­ción que en 2010 pre­ten­dió rom­per el blo­queo en Ga­za pa­ra lle­var ayu­da hu­ma­ni­ta­ria y en el que mu­rie­ron diez ac­ti­vis­tas. Tam­bién es el res­pon­sa­ble de las ac­cio­nes le­ga­les fren­te a la FIFA pa­ra que sean ex­pul­sa­dos de la li­ga de fút­bol is­rae­lí de los equi­pos de las zo­nas ocu­pa­das por co­lo­nos.

Si Is­rael no era una po­ten­cia su­fi­cien­te, en 2009 for­mó par­te de otro gru­po in­ter­na­cio­nal de abo­ga­dos que se que­re­lló an­te los tribunales es­pa­ño­les con­tra los ase­so­res ju­rí­di­cos de Geor­ge W. Bush por la vio­la­ción de la Con­ven­ción de Gi­ne­bra por la cár­cel de Guan­tá­na­mo. La que­re­lla fue ar­chi­va­da tras la de­ro­ga­ción de la Ley de Jus­ti­cia Uni­ver­sal en Es­pa­ña y hoy Bo­ye si­gue con­ven­ci­do de que es ne­ce­sa­rio ser abo­ga­do de cau­sas po­bres: “No sé si dan más pres­ti­gio, lo que sí dan es más sa­tis­fac­ción. Al­gu­nos cree­mos que la abo­ga­cía no es so­la­men­te so­ta, ca­ba­llo y rey, sino tam­bién bus­car fór­mu­las de cam­biar la so­cie­dad”. Su so­cia de des­pa­cho tra­ba­ja jun­to a él tam­bién en es­tos ca­sos, en lo que cree que es más bien una ra­re­za en el mun­do ju­rí­di­co. “Hay po­cos. Los que so­mos, so­mos”.

Qui­zá no tan po­cos. Mil qui­nien­tos abo­ga­dos es­pe­cia­li­za­dos en in­mi­gra­ción y asi­lo fi­gu­ran en el re­gis­tro del Consejo Ge­ne­ral de la Abo­ga­cía Es­pa­ño­la pa­ra asis­tir tan­to a los re­fu­gia­dos que lle­gan a Es­pa­ña co­mo a los que lle­gan a los hots­posts, los cen­tros de iden­ti­fi­ca­ción lo­ca-

Unos tra­ba­jan gra­tis y otros for­man par­te de equi­pos in­ter­na­cio­na­les

li­za­dos en Ita­lia y Gre­cia. De la mis­ma for­ma, to­dos los años, le­tra­dos es­pa­ño­les par­ti­ci­pan a tra­vés de su fun­da­ción en pro­yec­tos pa­ra for­ta­le­cer sis­te­mas ju­di­cia­les o le­yes de igual­dad en otros paí­ses.

Crí­me­nes en Gua­te­ma­la.

En es­te con­tex­to, el ca­so de más re­le­van­cia es el de Car­los Cas­tre­sa­na, an­ti­guo fis­cal de la Au­dien­cia Na­cio­nal que en 2007 se con­vir­tió en el pri­mer di­rec­tor de la Co­mi­sión In­ter­na­cio­nal con­tra la Im­pu­ni­dad en Gua­te­ma­la (CI­CIG), de la ONU, con el mandato de pur­gar el Es­ta­do gua­te­mal­te­co de los cuer­pos ile­ga­les y clan­des­ti­nos de se­gu­ri­dad res­pon­sa­bles du­ran­te dé­ca­das de crí­me­nes de Es­ta­do. Cas­tre­sa­na, que en Es­pa­ña se hi­zo muy co­no­ci­do ha­ce dé­ca­das por sus en­con­tro­na­zos con Je­sús Gil co­mo fis­cal en el ca­so con­tra las irre­gu­la­ri­da­des en la con­ver­sión del Atlé­ti­co de Ma­drid en So­cie­dad Anó­ni­ma De­por­ti­va, se con­vir­tió en­tre 2007 y 2010 en el blan­co de las crí­ti­cas de to­dos los fren­tes en Gua­te­ma­la, tan­to den­tro del Es­ta­do don­de de­bía ha­cer lim­pia co­mo fue­ra de él. Di­mi­tió en 2010 tras el nom­bra­mien­to de un nue­vo fis­cal ge­ne­ral del Es­ta­do aso­cia­do con el cri­men or­ga­ni­za­do.

Cien­to trein­ta y tres años des­pués de que ter­mi­na­ra la Gue­rra del Pa­cí­fi­co, el abo­ga­do es­pa­ñol Re­mi­ro Bro­tons es uno de los ar­tí­fi­ces de que, por fin, Bo­li­via y Chi­le se pon­gan a ne­go­ciar la sa­li­da al mar que La Paz re­cla­ma sobre te­rri­to­rio chi­leno des­de el si­glo XIX. Él es uno de los cin­co miem­bros de le­tra­dos ex­ter­nos que for­man el equi­po ju­rí­di­co que re­pre­sen­ta al Es­ta­do bo­li­viano an­te el Tribunal In­ter­na­cio­nal de la Ha­ya, que en sep­tiem­bre del año pa­sa­do, en una de­ci­sión his­tó­ri­ca, se de­cla­ró com­pe­ten­te en el con­ten­cio­so en­tre los dos paí­ses, obli­ga­dos aho­ra a ne­go­ciar la sa­li­da al mar de Bo­li­via. Es­pe­cia­li­za­do en li­ti­gios en­tre Es­ta­dos an­te el tribunal de la ONU que tra­ta so­lo cues­tio­nes en­tre paí­ses, Re­mi­ro Bro­tons fue con­tac­ta­do por la Can­ci­lle­ría bo­li­via­na pa­ra for­mar par­te del equi­po no bo­li­viano de su de­fen­sa. Des­de su des­pa­cho de Ma­drid y con via­jes a La Paz y La Ha­ya, tra­ba­ja ac­tual­men­te en la pre­pa­ra­ción de los ar­gu­men­tos es­cri­tos que a lo lar­go del pró­xi­mo año Bo­li­via se in­ter­cam­bia­rá con Chi­le en la fa­se es­cri­ta del pro­ce­di­mien­to.

Por ex­pe­rien­cia, sa­be que su no­to­rie­dad co­mo abo­ga­do del ca­so lle­ga­rá cuan­do em­pie­ce la fa­se oral y ten­ga que di­ri­gir­se al tribunal en de­fen­sa de los in­tere­ses de Bo­li­via. En­ton­ces cal­cu­la que arre­cia­rá la pa­sión na­cio­na­lis­ta que sue­len sus­ci­tar los ca­sos de re­cla­ma­cio­nes te­rri­to­ria­les en­tre paí­ses. “Los ca­sos in­ter­es­ta­ta­les an­te ju­ris­dic­cio­nes in­ter­na­cio­na­les pro­vo­can un enor­me in­te­rés pú­bli­co”, di­ce. La pren­sa y la po­bla­ción si­guen con gran in­te­rés los por­me­no­res de ca­sos lle­nos de cues­tio­nes de­ma­sia­do téc­ni­cas pa­ra el pú­bli­co ge­ne­ral pe­ro en las que los po­lí­ti­cos sue­len ju­gar­se mu­cho. “Se no­ta la pre­sión”, di­ce un le­tra­do bien co­no­ci­do en va­rios paí­ses de América Latina por li­ti­gios an­te­rio­res en los que de­fen­dió a Ni­ca­ra­gua y a Ar­gen­ti­na y del que pro­ba­ble­men­te se ha­bla­rá tam­bién aquí cuan­do se con­vier­ta en la voz de Bo­li­via an­te el Tribunal de La Ha­ya.

Gon­zá­lez o Ga­llar­dón son “tes­ti­gos de ex­cep­ción” en Venezuela, di­ce Bro­tons

El pre­si­den­te de Co­lom­bia, Juan Ma­nuel San­tos (iz­quier­da), y el lí­der de las FARC, Ti­mo­chen­ko, se es­tre­chan las ma­nos tras fir­mar el acuer­do de paz en Car­ta­ge­na de In­dias.

Re­fu­gia­dos ruan­de­ses an­te cien­tos de ca­dá­ve­res de com­pa­trio­tas en la fron­te­ra con la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca del Con­go, en 1994.

Ed­ward Snow­den

Bo­li­via­nos se ma­ni­fies­tan en La Paz pa­ra re­cla­mar a Chi­le una sa­li­da al mar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.