SO­CIE­DAD

Ca­da vez son más los ex­per­tos y tam­bién ama­teurs que im­par­ten sus co­no­ci­mien­tos en la Red. YouTu­be se ha con­ver­ti­do en una ex­ce­len­te pla­ta­for­ma pa­ra ello. Ma­te­má­ti­cas, fí­si­ca..., pe­ro tam­bién be­lle­za o co­ci­na.

Tiempo - - SUMARIO - Lu­cía Mar­tín

Ca­da vez son más los ex­per­tos y tam­bién ama­teurs que im­par­ten sus co­no­ci­mien­tos en YouTu­be.

No ca­be du­da, las lla­ma­das nue­vas tec­no­lo­gías han ve­ni­do a cam­biar nues­tras vi­das y, có­mo no, tam­bién las for­mas de apren­di­za­je. Y no ha­bla­mos so­lo de ta­ble­tas o de pi­za­rras di­gi­ta­les en la es­cue­la, no, sino de que aho­ra uno pue­de apren­der de to­do des­de el or­de­na­dor de su ca­sa y si quie­re, in­clu­so sin li­bros: en la Red se en­cuen­tra un uni­ver­so de ví­deos tu­to­ria­les que te en­se­ñan ab­so­lu­ta­men­te de to­do: des­de mon­tar un ca­rri­to de be­bé has­ta te­mas más ári­dos co­mo la fí­si­ca cuán­ti­ca, pa­san­do por jar­di­ne­ría, ma­qui­lla­je, co­ci­na...

YouTu­be, que la ma­yor par­te de pú­bli­co aso­cia a me­ra di­ver­sión, ha si­do una ex­ce­len­te pla­ta­for­ma pa­ra ello y son mu­chos los que cuen­tan con su pro­pio ca­nal y un nú­me­ro de se­gui­do­res que ya qui­sie­ran los pro­fes tra­di­cio­na­les en la es­cue­la. Y ojo, los en­car­ga­dos de im­par­tir es­tas cla­ses vir­tua­les pue­den ser ex­per­tos en la ma­te­ria o ama­teurs que lo ha­cen tan bien (no so­lo hay que sa­ber de lo que se ha­bla sino en­tre­te­ner en los ví­deos) que tie­nen alum­nos a man­sal­va. Ade­más, lo que pa­ra mu­chos de ellos em­pie­za co­mo un hobby o me­ro ins­tru­men­to de comunicación aca­ba con­vir­tién­do­se en fuen­te de in­gre­sos gracias a los ban­ners y pa­tro­ci­nios de em­pre­sas in­tere­sa­das en el ca­nal. Pe­ro no so­lo las per­so­nas fí­si­cas tie­nen es­tos ca­na­les: ca­da vez más ins­ti­tu­cio­nes y cen­tros de en­se­ñan­za se ani­man y ate­so­ran sus pro­pias he­rra­mien­tas de for­ma­ción en es­ta pla­ta­for­ma.

Uno de los ma­les de In­ter­net es que hay que sa­ber cri­bar, por­que la ofer­ta, ca­si ili­mi­ta­da, ha­ce im­po­si­ble sa­ber cuá­les son los cur­sos más de­man­da­dos/ po­pu­la­res. Triun­fan las ma­te­rias muy ge­ne­ra­les (be­lle­za y co­ci­na, por ejem­plo) y

al mis­mo tiem­po, las de co­no­ci­mien­tos muy es­pe­cí­fi­cos o de ni­cho. En to­do ca­so es tal el éxi­to de es­tas he­rra­mien­tas que la pro­pia YouTu­be ha lan­za­do un apar­ta­do, Youtu­be/edu, don­de es posible en­con­trar de to­do y co­mu­ni­car­se con pro­fe­so­res de to­das par­tes, co­mo si de una enor­me au­la glo­bal se tra­ta­se. Y no pen­se­mos que los usua­rios son so­lo teens, hay un uni­ver­so más allá del Ru­bius. La edad me­dia de los usua­rios de la pla­ta­for­ma es­tá en­tre 25 y 49 años, así que se des­mon­ta el es­te­reo­ti­po de pú­bli­co ju­ve­nil.

Se pue­de en­con­trar prác­ti­ca­men­te de to­do: des­de cla­ses de jar­di­ne­ría o ma­qui­lla­je a fí­si­ca cuán­ti­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.