ES­PA­ÑA

Un to­tal de 4.538 per­so­nas de ori­gen se­far­dí han lo­gra­do la na­cio­na­li­dad es­pa­ño­la en el úl­ti­mo año, pe­ro so­lo tres con la nue­va ley. Los exá­me­nes de cas­te­llano y el via­je a Es­pa­ña pa­ra pe­dir un ac­ta no­ta­rial di­sua­den a mu­chos candidatos.

Tiempo - - SUMARIO - Antonio Ro­drí­guez aro­dri­guez.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

4.538 per­so­nas de ori­gen se­far­dí han lo­gra­do la na­cio­na­li­dad es­pa­ño­la en el úl­ti­mo año, pe­ro so­lo tres con la nue­va ley.

La an­he­la­da ob­ten­ción de la na­cio­na­li­dad es­pa­ño­la pa­ra los des­cen­dien­tes de los se­far­díes ex­pul­sa­dos por los Re­yes Ca­tó­li­cos en 1492 es­tá sien­do más pro­ble­má­ti­ca de lo que mu­chos ima­gi­na­ban. La ley apro­ba­da por el Eje­cu­ti­vo de Ma­riano Ra­joy en ju­nio de 2015 cuen­ta con unos re­qui­si­tos pa­ra el de­man­dan­te que han he­cho que so­lo tres per­so­nas ha­yan con­se­gui­do el pa­sa­por­te es­pa­ñol en el pri­mer año de es­ta nor­ma que úni­ca­men­te es­ta­rá tres años en vi­gor, has­ta el 1 de oc­tu­bre de 2018, aun­que el Consejo de Mi­nis­tros po­dría pro­rro­gar­lo un año más.

El Gobierno de­fien­de que ha con­ce­di­do la na­cio­na­li­dad es­pa­ño­la a un to­tal de 4.538 se­far­díes ori­gi­na­rios de Es­pa­ña, pe­ro la gran ma­yo­ría de ellos (4.302 en 2015 y 220 en 2016) lo re­ci­bie­ron me­dian­te car­tas de na­tu­ra­le­za apro­ba­das en Con­se­jos de Mi­nis­tros. El Eje­cu­ti­vo lo jus­ti­fi­có por­que habían ini­cia­do los trá­mi­tes pa­ra con­se­guir el pa­sa­por­te es­pa­ñol an­tes de la en­tra­da en vi­gor de la ley, de la que se di­jo que se po­drían be­ne­fi­ciar en­tre 200.000 y 500.000 des­cen­dien­tes de se­far­díes. Es­ta vía per­mi­tió a los agra­cia­dos sal­tar­se los re­qui­si­tos que tan­tos que­bra­de­ros de ca­be­za es­tán dan­do aho­ra a los nue­vos so­li­ci­tan­tes.

El la­dino co­mo idio­ma.

¿En qué con­sis­ten es­tas prue­bas? La pri­me­ra es un exa­men oral y es­cri­to de es­pa­ñol en el Ins­ti­tu­to Cer­van­tes más cer­cano al do­mi­ci­lio don­de se vi­va. El idio­ma que tie­nen los se­far­díes es el la­dino, el cas­te­llano que se ha­bla­ba en la pe­nín­su­la ibé­ri­ca en el si­glo XV y al que se han ido aña­dien­do vo­ca­blos del he­breo y otros dia­lec­tos. Fo­né­ti­ca­men­te sue­na pa­re­ci­do al cas­te­llano ac­tual, de ahí que un se­far­dí ten­ga po­si­bi­li­da­des de apro­bar el oral de es­pa­ñol con un po­co de es­fuer­zo.

La gra­má­ti­ca cas­te­lla­na, sin em­bar­go, es muy di­fe­ren­te al la­dino que se uti­li­za en la ac­tua­li­dad y re­quie­re un es­tu­dio con­cien­zu­do por el que po­cos candidatos es­tán dis­pues­tos a pa­sar. La ma­yo­ría de ellos son per­so­nas de avan­za­da edad que desean ob­te­ner la na­cio­na­li­dad es­pa­ño­la por una cues­tión sen­ti­men­tal, la de mo­rir­se co­mo es­pa­ño­les.

Los candidatos tie­nen que su­pe­rar lue­go un se­gun­do exa­men de co­no­ci­mien­to de la Cons­ti­tu­ción y cos­tum­bres so­cia­les que hay en Es­pa­ña, al­go que es di­fí­cil de asi­mi­lar pa­ra un se­far­dí que ape­nas co­noz­ca nuestro país. Y aque­llos que con­si­guen apro­bar es­tos exá­me­nes se en­cuen­tran con una ter­ce­ra ba­rre­ra, la obli­ga­to­rie­dad de via­jar a Es­pa­ña pa­ra ob­te­ner un ac­ta no­ta­rial que cer­ti­fi­que que se han su­pe­ra­do las dis­tin­tas prue­bas y que tie­ne to­da la do­cu­men­ta­ción re­que­ri­da por el Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia, por ejem­plo el do­cu­men­to que con­fir­ma el ori­gen se­far­dí del so­li­ci­tan­te, y que en nuestro país ex­pi­de la Fe­de­ra­ción de Co­mu­ni­da­des Ju­días de Es­pa­ña (FCJE), una co­pia de la par­ti­da de na­ci­mien­to o un cer­ti­fi­ca­do de an­te­ce­den­tes pe­na­les de su país de ori­gen.

Al via­je en avión de ida y vuel­ta hay que aña­dir­le una es­tan­cia mí­ni­ma de va­rios días en Es­pa­ña y el con­si­guien­te pa­go an­te no­ta­rio. Un “gas­to con­si­de­ra­ble”, se­gún la di­rec­to­ra de la FCJE, Ca­ro­li­na Ai­sen, que di­sua­de a más de un can­di­da­to. “Hay gen­te ma­yor que no es­tá pa­ra exá­me­nes de Cons­ti­tu­ción o es­pa­ñol por mu­cho que ha­ble la­dino. Pre­ci­sa­men­te, son la gen­te que más desea te­ner el pa­sa­por­te es­pa­ñol por una cues­tión sen­ti­men­tal y se es­tán echan­do atrás por­que les da mie­do afron­tar uno o dos exá­me­nes”, ex­pli­ca a TIEM­PO.

El re­sul­ta­do de es­tos re­qui­si­tos es que so­lo tres per­so­nas han su­pe­ra­do to­das las prue­bas en es­te pri­mer año de vi­da de la ley. La pri­me­ra fue Si­mo­na Jal­fon (ver ima­gen), una se­far­dí de ori­gen ma­rro­quí de 80 años que en abril ob­tu­vo la na­cio­na­li­dad en el con­su­la­do es­pa­ñol en Pa­rís, don­de vi­ve des­de ha­ce años. El Gobierno con­fía en que los nú­me­ros me­jo­ren en 2017. En los pri­me­ros do­ce me­ses de la ley en vi­gor 50.525 per­so­nas han ac­ce­di­do al por­tal crea­do por Jus­ti­cia, pe­ro so­lo 2.864 han ini­cia­do la so­li­ci­tud a tra­vés de él. Por paí­ses, los más de­man­dan­tes han si­do Ar­gen­ti­na (347), Is­rael (270), Venezuela (268), Bra­sil (170) y EEUU(166). Sor­pren­den los ba­jos da­tos de Ca­na­dá (112), Tur­quía (95) y Ma­rrue­cos (68), a pe­sar de que es­tos paí­ses con­cen­tran im­por­tan­tes nú­cleos de des­cen­den­cia se­far­dí. El he­cho de que paí­ses co­mo Ar­gen­ti­na, Venezuela o Bra­sil es­tén en lo alto de la ta­bla se de­be a las di­fi­cul­ta­des so­cia­les por las que pa­san, de ahí que el pa­sa­por­te es­pa­ñol sea una es­pe­cie de sal­vo­con­duc­to o gol­den vi­sa pa­ra mu­chos de ellos si la si­tua­ción em­peo­ra. A los is­rae­líes tam­bién les in­tere­sa ya que pa­ra una es­tan­cia pro­lon­ga­da en el es­pa­cio Schen­gen ne­ce­si­tan pe­dir vi­sa­do.

En es­tos mo­men­tos hay 406 ex­pe­dien­tes con las ac­tas de no­to­rie­dad ya au­to­ri­za­das y subidas a la pla­ta­for­ma de Jus­ti­cia, de mo­do que los ca­sos de Si­mo­na Jal­fon y los otros dos na­cio­na­li­za­dos no se­rán tan ex­cep­cio­na­les en bre­ve. Eso sí, en el de­par­ta­men­to de Ra­fael Ca­ta­lá ya no as­pi­ran a lle­gar a las ci­fras que se ba­ra­ja­ron en el mo­men­to en que se tra­mi­tó la ley, de ahí que la FCJE ha­ya pe­di­do por es­cri­to al Gobierno que mo­di­fi­que la ley “con el fin de fa­ci­li­tar el ac­ce­so a un ma­yor nú­me­ro de per­so­nas de­seo­sas de re­cu­pe­rar lo que nun­ca de­bió per­der­se”.

“Hay gen­te ma­yor que no es­tá pa­ra exá­me­nes”, di­cen en la Fe­de­ra­ción de Co­mu­ni­da­des Ju­días

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.